46.1 F
Denver
lunes, diciembre 5, 2022
InicioLocalesJóvenesJóvenes regresan ardorosos a Denver

Jóvenes regresan ardorosos a Denver

La experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud en Rió, renovó profundamente a más de 3 millones de jóvenes del mundo entero. Entre ellos, un buen grupo de jóvenes de Denver, regresaron a su cuidad con grandes deseos de vivir más de cerca al Señor y compartir con otros jóvenes como ellos, el don de la fe. Aquí algunos testimonios.

María Saldaña (24), de la Parroquia St. Therese

“Quedé muy sorprendida al ver como con cada JMJ, Jesús me llama de diferente forma. En Madrid Él me pidió que fuera firme en mi fe; ahora en Río de Janeiro, Él me llamó a ser su discípula y llevar el Evangelio a otros jóvenes, adultos, niños. Y ser misionera de su Palabra.

El Papa Francisco o simplemente Francisco como le gritaban todos los jóvenes a mi alrededor, en la playa de Copacabana, nos dio las herramientas para llevar a cabo esta misión. Ahora sólo queda ponerlas en práctica, siendo íntimos amigos de Jesús”.

 

Luis Salazar (21), de Our Lady Mother of the Church, Commerce City.

“No tengo palabras para describir la experiencia. Ser parte de una vigilia y adoración frente al Santísimo en la playa de Copacabana junto con el Papa Francisco y más de 3 millones de personas y luego participar en una Misa celebrada por el Papa, dirigiéndose a nosotros los jóvenes, fue muy emocionante. Tuve la bendición de darme cuenta de que ser misionero no es solamente ir a visitar lugares extranjeros o a centros para indigentes. ¡Yo puedo ser misionero compartiendo mi testimonio de ser cristiano Católico, dando palabras y miradas de ánimo, fe, y alegría para proclamar a un Cristo verdaderamente vivo!”

 

Silvia Castañón (17), de la Parroquia Ascension, Denver.

“Lo más bonito de la JMJ fue ver a los brasileños celebrando su fe. También tuve la oportunidad de ver al Papa de cerquita y me impactó mucho. Es un hombre muy humilde y cariñoso con los jóvenes; a través de sus gestos y palabras, sentí todo el amor que Dios tiene por los jóvenes y por mí. El Papa nos ha dado mucha confianza.

Regreso, por un lado triste de haber dejado las amistades que hice en Brasil, pero feliz de haber estado ahí. Experimenté el amor de Dios y tengo una fe más grande. Antes de ir a la JMJ no estaba tan cerca a la Iglesia, pero al llegar de Brasil he venido renovada. Los jóvenes que no fueron tienen que ir a la siguiente, es lo más bonito que he experimentado. La JMJ me cambió la vida”.

 

Karla Ramos (25), de Our Lady Mother of the Church, Commerce City.

“Escuchar al Papa hablarte en tu idioma, de una manera tan sencilla y con gran humildad, cambia tu vida. No puedes ir a la Jornada y regresar con las manos cruzadas. Yo llevo en mi corazón la llamada personal que el Papa me hizo de ir y hacer discípulos.

Tengo que empezar con mi propia vida, evangelizar con mis actos en cualquier parte del planeta que me encuentre. Porque para nuestra Iglesia no hay barreras, ni idiomas, ni razas. Todos somos uno en Cristo”.

 

 

Artículos relacionados

Lo último