¡Hasta siempre Juan Carlos Reyes!

“Con gran tristeza anunciamos la muerte de Juan Carlos Reyes”, dijo el pasado 20 de marzo el arzobispo de Denver Samuel Aquila. “El fue una increíble bendición para la Arquidiócesis de Denver en los años pasados”, aseguró el prelado.

Como un hombre alegre, trabajador, comprometido con la evangelización, especialmente con los inmigrantes hispanos. Como un esposo enamorado y un padre comprometido con sus tres hijos. Así recuerdan sus compañeros y amigos al director de Centro San Juan Diego Juan Carlos Reyes, quien falleció el pasado 20 de marzo a los 33 años de edad, tras luchar los últimos dos meses contra una grave enfermedad.

El obispo auxiliar de Denver monseñor Jorge Rodríguez calificó a Juan Carlos como un joven millenial que rompe los lugares comunes del concepto que los mayores tienen de esta generación: “Fue un hombre joven comprometido con Dios, con su familia, con la sociedad y con la Iglesia”.

Juan Carlos nació en Michoacán, México el 28 de diciembre de 1985. Llegó cuando tenía 13 años a los Estados Unidos donde realizó sus estudios secundarios y luego su licenciatura en Ciencias Religiosas, gracias a un convenio realizado entre la Universidad Anáhuac en Ciudad de México y Centro San Juan Diego. También estudió en el Catholic Biblical School de la división de laicos del seminario Saint John Vianney de Denver y se encontraba estudiando una maestría virtual en innovación pastoral en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla UPAEP.

Un recorrido de fe

Foto provista. Juan Carlos Reyes en el año 2005. Fue un líder de la Pastoral Juvenil Hispana.

Durante su adolescencia se vinculó al grupo de jóvenes de la parroquia Saint Anthony of Padua en Denver y luego comenzó a asistir a Centro San Juan Diego donde realizó diferentes cursos y capacitaciones de agentes de pastoral. También fue líder del grupo juvenil de la parroquia Our Lady of Guadalupe de Denver.

Su hermano Jorge lo recuerda como “Un Santo entre nosotros. Su vida estuvo llena de alegría, de amor al prójimo, del amor de Dios. Le encantaba jugar con sus hijos y pasar tiempo de calidad con ellos. El dejó una huella de amor en cada uno de los que lo conocimos”.

Foto de Nissa LaPoint. Reyes junto con el arzobispo Samuel Aquila, durante la celebración de los 15 años de Centro San Juan Diego en octubre de 2018.

Su aporte al Centro San Juan Diego

Comenzó a trabajar en Centro San Juan Diego en el año 2012. En 2015 pasó a ser el encargado del departamento de Servicios Familiares y en marzo de 2018 fue nombrado director de esta entidad donde lideró importantes programas de atención a los inmigrantes y de formación de agentes de pastoral. Juan Carlos fue uno de los impulsores del convenio entre Centro San Juan Diego y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla UPAEP en México, logrando así que muchos inmigrantes pudieran estudiar una carrera en español y con validez en los Estados Unidos.

“Conocerlo era, de manera inmediata reconocer a una persona con liderazgo , con alegría profunda y con mucha capacidad de enfoque”, dijo desde Puebla Ivonne Martínez, coordinadora de proyectos de virtualización de UPAEP. “Juan Carlos identificaba a cada estudiante.  Inmediatamente tú decías el nombre de un alumno, él sabía quién era y si estaba pasando alguna situación difícil o tuvo una historia complicada de inmigración, él lo ayudaba a salir adelante. Eso era movido por una profunda fe que veía al ser humano como un ser trascendente”, indica Ivonne.

Foto de Brandon Ortega. Tomada en agosto de 2018

“Hablar de Centro San Juan Diego en parte es hablar de mi vida. Yo no estuviera aquí sino fuera porque Centro San Juan Diego estuvo presente. Vi en CSJD una Iglesia activa que se acercó a mí”, dijo Juan Carlos en diálogo con El Pueblo Católico el pasado mes de octubre.

“En Centro San Juan Diego nos toca ver de primera fila la determinación, la perseverancia de nuestro pueblo hispano”, aseguró Reyes en un video que fue subido al sitio en Facebook de Centro San Juan Diego el pasado 16 de enero. “Padres que vienen a aprender inglés después de trabajar todo el día en la construcción o en el calor de la cocina. Madres que vienen a tomar el curso de GED para darle un buen ejemplo a sus hijos, emprendedores con los ojos llenos de esperanza porque quieren ser sus propios jefes”, destacó.

“El Centro San Juan Diego y él se habían identificado profundamente”, señaló el obispo Jorge Rodríguez. “Juan Carlos es un modelo de lo que los jóvenes hispanos pueden aportar a la sociedad americana: liderazgo, talento y pasión por cambiar las cosas para el bien de todos. Su trabajo por la defensa y promoción de la comunidad inmigrante, y por la educación y superación de los hispanos seguirán haciendo fructificar su vida entre nosotros”, indicó el Prelado.

Reyes también hizo parte de los encargados de la delegación de Denver para de V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana que se realizó en Grapevine, Texas, el pasado mes de septiembre.

Además de su trabajo en la Arquidiócesis Juan Carlos realizaba, junto con su hermano Jorge, un ministerio denominado Sangre y Agua en el que se comentan las lecturas de la misa del día por medio de videos en YouTube, los cuales logran, en muchas ocasiones, más de 100 mil visitas diarias desde diferentes lugares de Hispanoamérica.

Uno de sus amigos más cercanos fue Alfonso Lara, director hispano de evangelización de la Arquidiócesis de Denver: “Muchos fuimos testigos de cómo Juan Carlos creció y maduró como hombre, como cristiano, como católico como líder”, dijo. “Siempre nos atrajo su potencial, su ánimo, su entrega. Siempre admiré su juventud, su dedicación y amor por la gente. El salió de la comunidad hispana y fue a ellos a quienes sirvió y entregó su corazón”, comparte Lara.

Por su parte Luis Soto, antiguo director de Centro San Juan Diego y actual director de enlace hispano del Augustine Institute, lo conoció cuando tenía 15 años y lo recuerda como un joven “dinámico, divertido, con ideas y ganas de servir. Miembro de una familia en donde todos estaban comprometidos en su fe. Era inquieto y con hambre de aprender para servir mejor. Se inscribió a cuanto programa iniciamos”.

La enfermedad de Juan Carlos despertó una gran cadena de oración y solidaridad tanto en Denver como en su país natal, México. Al día siguiente de que muchos de sus compañeros de la Arquidiócesis de Denver culminaran una novena a San José por su salud o para que aceptara la voluntad, Juan Carlos falleció.

El arzobispo Aquila concluyó diciendo que Juan Carlos fue “un hijo amado que amó a nuestro Señor, su familia y su ministerio. Incluso en medio de su intenso sufrimiento en las pasadas semanas, fue un hombre de una fe profunda y permaneció como un dedicado discípulo de Jesucristo. Mantengámonos fuertes en las promesas de vida eterna y sigamos orando por el descanso de su alma y el consuelo de su familia”, dijo el Arzobispo.

Aquí los detalles del funeral de Juan Carlos Reyes
– Viernes 29 de marzo: 7:30 p.m. Velorio y rosario. Parroquia Saint Anthony of Padua, Denver.
– Sábado 30 de marzo. 12 p.m. Misa fúnebre. Parroquia Queen of Peace, traslado de sus restos al cementerio Mount Olivet. Tambien sera transmitido en directo https://archden.org/livestream/ ¡Descansa en paz!

@calenvilla

Próximamente: Obispos de Colorado piden votar “Sí” para prohibir el aborto tardío en noviembre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Los obispos de Colorado publicaron la siguiente carta sobre la iniciativa que podría prohibir el aborto tardío y que aparecerá en la boleta electoral de noviembre.

1 de julio del 2020

El 8 de junio, con apoyo bipartidista, los habitantes de Colorado consiguieron suficientes firmas para asegurar que la prohibición del aborto tardío (actualmente denominada “Iniciativa 120”) apareciera en la boleta electoral de noviembre.

Nosotros, los obispos de Colorado, imploramos a los habitantes de Colorado -especialmente a los fieles católicos- a votar para la prohibición del aborto tardío en la boleta electoral de noviembre. Hemos encomendado esta prohibición al patronazgo de santa Francisca Xavier Cabrini, “la Madre Cabrini”, dado su papel en la ayuda a niños e inmigrantes en Colorado.

Le pedimos a la Madre Cabrini que interceda por todas las familias y niños directamente afectados por el aborto, y por el éxito de este esfuerzo para prohibir el aborto tardío.

Colorado es uno de siete estados en Estados Unidos que no tiene restricciones para tener un aborto con respecto a la edad de gestación. Esto significa que en Colorado niños no nacidos pueden ser asesinados en cualquier momento antes del parto. La mayor parte de estados del país han puesto restricciones el aborto a partir de las 20 semanas de gestación o de la viabilidad del bebé fuera del vientre. Colorado está muy por detrás de otros estados en la protección de la vida de los no nacidos.

Terminar la protección legal del aborto es el objetivo político más importante de los católicos de Colorado porque estos niños son privados del derecho a vivir. Aunque la prohibición del aborto tardío no eliminaría el aborto por completo, sí protegería a los niños que tienen más de 22 semanas de gestación. Este es un cambio positivo del estado actual y promueve una “cultura de vida” que valora a los niños no nacidos. Es un paso en la dirección correcta.

La Iglesia enseña, y la razón humana basada en hallazgos científicos afirma, que la vida humana comienza en la concepción. La Iglesia se opone al aborto bajo el principio moral de que cada persona tiene una dignidad inherente, y por eso ha de ser tratada con el respeto debido a una persona humana. Este es el fundamento de la doctrina social de la Iglesia. Nunca ha habido y nunca habrá una necesidad legítima de abortar a un bebé de 22 semanas en el vientre.

Es nuestro deber como fieles católicos y habitantes de Colorado aprovechar esta oportunidad única para abordar la ley injusta de Colorado y reducir los abortos limitándolo a las 22 semanas. Esto requiere de su participación, votando “SÍ” para prohibir el aborto tardío en la boleta electoral de noviembre.

Madre Cabrini, ruega por nosotros.

Su Exc. Revma. Samuel J. Aquila

Arzobispo de Denver

Su Exc. Revma. Jorge Rodríguez

Obispo Auxiliar de Denver

Su Exc. Revma. Stephen J. Berg

Obispo de Pueblo

Su Exc. Revma. Michael J. Sheridan

Obispo de Colorado Springs