62.9 F
Denver
martes, agosto 16, 2022
InicioLocales¿Cómo cultivar el amor? William y Andrea responden

¿Cómo cultivar el amor? William y Andrea responden

Con una conferencia denominada “Cultivando el amor” y una cena romántica, el departamento de familia del Ministerio Hispano celebró el día de San Valentín en el Centro San Juan Diego, al cual acudieron 35 parejas hispanas de la Arquidiócesis de Denver.

La conferencia estuvo a cargo de los esposos colombianos William Cardona y Andrea Blanco, coordinadores de la vida familiar hispana, catequesis y formación en la fe de adultos en la diócesis de Raleigh en Carolina del Norte.

“Me llamó la atención la diversidad de edades en las parejas que asistieron”, dijo William en diálogo con El Pueblo Católico,. “Tuvimos parejas jóvenes, los matrimonios que se encuentran entre los 10 y 15 años y también otros que ya han pasado sus bodas de plata”, compartió el conferencista.

Con diez años de casados y diez también viviendo en los Estados Unidos, William y Andrea hablaron a los participantes sobre qué es el amor, cómo fortalecerlo, cómo trabajar algunas diferencias para no dejar perder esa primera chispa que con los años madura, se transforma y crece.

También brindaron herramientas a través de algunos ejercicios: Ir al momento en que se conocieron, en que se enamoraron, cómo han pasado esas etapas del amor y reconocer que éste va cambiando, “a veces de manera positiva pero otras, negativa” dijo Andrea. “Con esa base, el fortalecimiento del amor comienza en ese inicio del caminar juntos”, asegura.

Iglesia doméstica

SV16
Los esposos William Cardona y Andrea Blanco se han especializado en brindar catequesis y formación sobre el tema de familia a los hispanos en Estados Unidos.

El amor de Andrea y William ha tenido un fruto muy concreto: el proyecto “Iglesia doméstica”, el cual ofrece una serie de catequesis en español, disponibles en la página web http://www.iglesiasdomesticas.com/ Allí el usuario puede encontrar material para trabajar y meditar en las diferentes etapas del amor: desde el noviazgo hasta la vida familiar y la pastoral familiar en las parroquias.  Este año, William y Andrea están desarrollando también una serie de catequesis relacionadas con el Jubileo Extraordinario de la Misericordia. El portal está avalado por los dicasterios del Consejo Pontificio para la Familia y por el de la Nueva Evangelización en la Santa Sede.

El nombre “Iglesia doméstica” responde a una expresión que nace del Concilio Vaticano II que indica que «los padres han de ser para sus hijos los primeros anunciadores de la fe con su palabra y con su ejemplo, y han de fomentar la vocación personal de cada uno y, con especial cuidado, la vocación a la vida consagrada» (Lumen Gentium 11).

 

Trabajo en la diócesis de Raleigh

Visitar parroquias, llevar la presencia de la diócesis a los lugares más alejados de Raleigh (tres o cuatro horas de distancia) y ofrecer espacios de formación a los hispanos allí presentes, es parte del trabajo que hacen Andrea y William.

Ellos buscan formar líderes, ofrecer herramientas sobre varios temas, entre ellos educación sexual, planificación natural familiar y Teología del Cuerpo: “nos apasiona el trabajo, son muchas horas y lo hacemos con todo el amor”, comparte Andrea.

“A las parroquias de nuestra diócesis asisten muchas familias”, comenta William. “Los inmigrantes necesitan ver que la parroquia se preocupe por ellos. Están ávidos de formación doctrinal, también de formación sobre su salud física y espiritual”, indica.

Sobre las riquezas que ven en los fieles hispanos presentes en el estado de Carolina del Norte, Andrea destaca “el sentido de unidad y la devoción popular.  Eso hace que la parroquia tenga unión, apoyo y ayuda. El hispano busca la parroquia  y se siente como mimbro de una familia”.

También ven muchos desafíos como la necesidad de responder ante la llamada “colonización ideológica», a la que tantas veces se refiere el Papa Francisco, que pretende de manera errada trastocar las bases de la familia y del matrimonio basado en el amor entre un hombre y una mujer. Para responder a este reto es necesaria una educación integral. “Buscamos que los fieles hispanos aprendan a ser personas con aspiraciones positivas y constructivas. La base central de la formación tiene que ser la familia: los padres educando a sus hijos y viceversa”, indica William.

Estos esposos trabajan en la formación continua de los fieles: “La gente desaparece después de los sacramentos por eso hay que acompañarlos pastoralmente a través también de la formación”, asegura.

Así, el trabajo artesanal de William y Andrea está contribuyendo a lo que el Papa Francisco dijo en la Jornada Mundial de las familias en Filadelfia el pasado 26 de septiembre: “una sociedad crece fuerte, crece buena, crece hermosa y crece verdadera si se edifica en la base de la familia”.

 

Artículos relacionados

Lo último