Cómo discernir la voluntad de Dios

Escritor Invitado

Por: Padre Ryan O’ Neill

Dios le habló a Abram. Moisés vio la zarza ardiente y escuchó la voz de Dios.

El joven Samuel Dios lo despertó cuando dijo su nombre en el santuario. Simón Pedro fue confrontado por Jesús después una pesca milagrosa. En todas estas hermosas historias, Dios habla y actúa muy clara y obviamente en torno a la vocación de una persona en particular.

El principal conflicto que encuentro en los jóvenes que están discerniendo la voluntad de Dios, es una ignorancia sobre cómo escuchar la voz de Dios. Dios nos habla de varias maneras. Dios habló y la creación nació. La belleza de la naturaleza nos puede hablar a nuestros corazones y almas, porque es la palabra implícita de Dios presentándose constantemente ante nosotros.

¿Cuántos de nosotros escuchamos a Dios hablarnos a través de la creación y la belleza natural? Si no podemos darnos cuenta de la llamada de Dios mediante los niveles básicos de comunicación, ¿cómo esperamos escucharlo en los modos más espirituales y refinados?

Dios nos habla a través de nuestros pensamientos, de nuestros sentimientos y nuestros deseos. ¿Nos damos el tiempo durante el día de reflexionar sobre nuestros pensamientos o nuestros sentimientos? Quiero hacer una pausa por un momento antes de decir, deseos.

Muchos jóvenes con los que hablo sobre la vocación a menudo me dicen que ellos saben que Dios les llama a casarse o al sacerdocio porque eso es lo que ellos desean. No estoy de acuerdo. Solo porque tú desees casarte con un joven apuesto, no significa que así será.

Hay muchos factores que deben estar en su lugar para que una mujer en particular se case con un hombre en particular. Y solo porque tú desees ser una hermana religiosa, no significa necesariamente que Dios esté llamándote. El llamado es diferente al deseo. Creo que el deseo puede ser un indicador del llamado, pero no podemos decir que el llamado y el deseo son lo mismo.

Cuando yo era joven, tenía un fuerte deseo de casarme y tener hijos. Mi vida se movía en esa dirección, hasta que empecé a dejar de lado mi deseo y abrí mi corazón al plan de Dios para mi vida. Nunca deseé ser un sacerdote hasta que comencé a discernir la voluntad de Dios.

Comparto esta historia porque estoy preocupado de que muchos jóvenes adultos suponen que su deseo inicial debe ser la voluntad de Dios y nunca se toman el tiempo de aprender a discernir. Otro principio básico del discernimiento es que no puedes manejar un coche que está estacionado. Lo que quiero decir es que muchos de nosotros estamos tan preocupados por cometer un error o de tomar una decisión equivocada que terminamos paralizados y sin hacer nada en absoluto. Los jóvenes que se encuentran en esta situación comúnmente dicen cosas como: “aún sigo discerniendo”, también son conocidos como discernidores perpetuos.

La perfección no tiene lugar en la vida espiritual ni en el acto de discernir la voluntad de Dios. Dios tiene un plan hermoso para tu vida, pero por lo general está esperándonos a que giremos la llave y prendamos el motor. ¿A qué me refiero? ¡Sal a una cita romántica! ¡Visita un convento! ¡Habla con una hermana religiosa! ¡Visita un seminario!

No se trata de que solo te sientes a esperar a que Dios te envié un correo electrónico espiritual.

En mi experiencia, Dios siempre comienza a hablar cuando yo comienzo a actuar. Y si llego a un camino sin salida o recibo un “no” como respuesta, ¡alabado sea el Señor! Por lo menos he encontrado una respuesta. Muchos de nosotros tenemos miedo a un rechazo, pero al discernir la voluntad de Dios, un “no” es tan bueno como un “sí”.

Cuando comencé a trabajar como director de vocaciones de la Arquidiócesis de Denver, me sentía mal y frustrado por tener que decirles a ciertos hombres que “no”. Ellos querían postularse para un seminario, pero por alguna razón, discerní que no era el tiempo correcto o una buena idea para ese hombre en particular. Me sentía como el portador de malas noticias. Me sentía como si estuviera arruinando vidas. Entonces, le recé a Dios y le pedí que me ayudara a ver mi papel en su plan para esos hombres a los que tuve que negar.

Dios contestó mi oración, y vi una imagen de mí mismo como Gabriel el arcángel, llevando las buenas nuevas a la Santísima Virgen María. Dios me estaba diciendo que no soy portador de malas noticias, sino que soy un ángel de buenas noticias.

¿Es difícil decirle a alguien que “no”? ¡Si! Pero ¿lo veo como una parte necesaria del proceso de discernimiento para ayudar a este hombre a conocer la voluntad de Dios? Si.

Aliento a todos a tomarse un momento para reconsiderar como Dios nos está hablando y actuando en nuestras vidas. Cuando todos nos involucramos en el discernimiento, se hace la voluntad de Dios.

El padre Ryan es el director de vocaciones de la Arquidiócesis de Denver.

Imagen de Josh Applegate | Unsplash

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.