71.8 F
Denver
domingo, mayo 26, 2024
InicioConoce tu feOraciónCómo rezar la coronilla del divino rostro de Jesús

Cómo rezar la coronilla del divino rostro de Jesús

La batalla espiritual es real, y mientras la Iglesia de EE. UU. emprende el camino del Avivamiento Eucarístico, podemos estar seguros de que el enemigo hará todo lo posible para socavar la labor de avivar el fervor de los fieles por la Eucaristía.

Afortunadamente, la Iglesia ofrece a sus fieles poderosas defensas contra estos ataques en forma de oración. Una oración que es particularmente eficaz contra los ataques del demonio es la coronilla del divino rostro de Jesús. Esta devoción se centra en una especie de grito de batalla que invoca el nombre del Señor y obliga a sus enemigos a huir: “¡Levántate, oh, Señor! Que tus enemigos se dispersen, y que todos los que te odian huyan ante tu rostro”.

La coronilla está compuesta por 39 cuentas. Las cuentas se dividen en cinco grupos (o “misterios”) en honor a los sentidos de Jesús: tacto, oído, vista, olfato y gusto. Las últimas tres cuentas recuerdan los 30 años de su vida oculta. Cada misterio tiene seis cuentas (30 en total), que, junto con las últimas tres, suman 33; el número 33 representa cada año de la vida de Jesús en la tierra. Se dice la oración “Jesús, ten misericordia” antes y después de cada misterio (seis veces en total).

Al recordar los cinco sentidos del santo rostro del Señor, la oración hace reparación por todos los sufrimientos que el Señor ha soportado en su rostro a través de cada sentido.

San Atanasio aseguró que los demonios, más que cualquier otro versículo bíblico, odian las palabras: “¡Levántate, oh, Señor! Que tus enemigos se dispersen”, tomadas del Salmo 68. Al escucharlas, los enemigos del Señor se ven obligados a huir. Esta oración será un arma poderosa durante el Avivamiento Eucarístico. Te animamos a rezarla al menos una vez a la semana o, de ser posible, todos los días. ¡Levántate, oh, Señor! Que tus enemigos se dispersen.

Coronilla del divino rostro de Jesús

Señal de la cruz y oración: “Dios mío, ven en mi auxilio. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén”.

1. En honor al sentido del TACTO de Jesús, en una sola cuenta: “Jesús, ten misericordia”. Gloria…

  • Rezar en las seis cuentas: “¡Levántate, oh, Señor! Que tus enemigos se dispersen, y que todos los que te odian huyan ante tu rostro”.

2. En honor al sentido del OÍDO de Jesús: “Jesús, ten misericordia”. Gloria…

  • Rezar en las seis cuentas: “¡Levántate, oh, Señor! Que tus enemigos se dispersen, y que todos los que te odian huyan ante tu rostro”.

3. En honor al sentido de la VISTA de Jesús: “Jesús, ten misericordia”. Gloria…

  • Rezar en las seis cuentas: “¡Levántate, oh, Señor! Que tus enemigos se dispersen, y que todos los que te odian huyan ante tu rostro”.

4. En honor al sentido del OLFATO de Jesús: “Jesús, ten misericordia”. Gloria…

  • Rezar en las seis cuentas: “¡Levántate, oh, Señor! Que tus enemigos se dispersen, y que todos los que te odian huyan ante tu rostro”.

5. En honor al sentido del GUSTO de Jesús: “Jesús, ten misericordia”. Gloria…

  • Rezar en las seis cuentas: “¡Levántate, oh, Señor! Que tus enemigos se dispersen, y que todos los que te odian huyan ante tu rostro”.

Rezar una vez más en la última cuenta: “Jesús, ten misericordia”. Gloria…

En las últimas tres cuentas sobre el crucifijo: “¡Levántate, oh, Señor! Que tus enemigos se dispersen, y que todos los que te odian huyan ante tu rostro”.

Conclusión: “Dios, protector nuestro, míranos y mira el rostro de Cristo”.

 

Para obtener más recursos, visita archden.org/revival.

Artículos relacionados

Lo último