El impacto del perdón

Aaron Lambert

Muy a menudo, los medios de comunicación cubren una historia que sirve como un recordatorio de lo que significa ser cristiano. Esto se debe a que vivir como cristiano en la sociedad post-cristiana de hoy es una forma de vida inusual, contrario a lo que el resto de la sociedad podría decir al respecto. No está “desactualizado”, no es “irrelevante”. Es radical, contracultural, y para algunos, incluso incomprensible.

El pasado 2 de octubre, el juicio de Amber Guyger llego a su final. Guyger, una exoficial de policía de Dallas, Texas, fue acusada de asesinar a Botham Jean, un hombre de 26 años que vivía en el mismo complejo de apartamentos que ella.

El 6 de septiembre del 2018, Guyger entró al apartamento de Jean pensando que era el de ella. Cuando vio a Jean senado en el sillón, y luego de darle ordenes verbales, Guyger le disparó dos veces arrebatándole la vida. Una verdadera tragedia que desató una controversia a nivel nacional sobre el comportamiento de la policía hacia las personas de color (Guyger es de raza blanca; Jean es afroamericano).

Lo que quiero resaltar en este momento, es lo que sucedió al final del juicio de Guyger tras ser sentenciada a 10 años en prisión. El hermano menor de Jean, Brandt, tomó el estrado de testigos para dirigirse directamente a la asesina de su hermano. El joven no planeaba decir nada durante el juicio, pero cambió de opinión a último momento. ¿Un impulso del Espíritu Santo? En base a lo que paso enseguida, yo creo que SÍ.

“Espero que te acerques a Dios con toda la culpa, todas las cosas que pudiste haber hecho en el pasado”, le dijo Brandt a Guyger.

“Si de verdad estas arrepentida, yo te perdono. Y si te acercas a Dios y le preguntas, él también te va a perdonar…

No voy a decir que deseo que te mueras… Personalmente yo quiero lo mejor para ti… Ni siquiera quiero que vallas a la cárcel. Quiero lo mejor para ti, porque sé que es exactamente lo que Botham hubiese querido… y lo mejor seria que le dieras tu vida a Cristo. Dar tu vida a Cristo sería lo que Botham desearía para ti”.

Pero aquí no terminó todo. Brandt fue suficientemente valiente de pedirle permiso al juez para darle un abrazo a Guyger. El juez se lo concedió, y ambos se abrazaron más de un minuto, Guyger llorando en el hombro de Brandt, tal como lo haríamos algunos de nosotros si fuéramos abrazados por Cristo.

(Tom Fox/The Dallas Morning News via AP, Pool)

Brandt tiene todas las razones para odiar a Guyger. La mujer le arrebato la vida a su hermano quien era una persona inocente con una vida por delante, y además recibió una sentencia menor de la que originalmente enfrentaba. Ni los presentes en el tribunal, ni las personas viendo el caso por televisión se hubieran sorprendido si Brandt le hubiera dicho a Guyger que le deseaba que se pudriera en el infierno.  Sin embargo, la conmoción de los presentes -y posteriormente en el resto de la nación- se produjo cuando el joven hizo exactamente lo contrario.

Con esas palabras y con el simple hecho de abrazar a la asesina de su hermano, Brandt le dio al mundo una increíble lección del perdón que Cristo nos llama a vivir. Por su puesto, podemos contar con las voces de las redes sociales y los expertos que aprovecharan este momento y explotaran a su propia conveniencia, pero es porque muchos no entienden. Hoy en día, en nuestra cultura no es normal perdonar. Tampoco es fácil. Y eso es lo que hace que presenciar algo como esto, sea tan impactante. No se esperaba que sucediera algo así, pero sucedió y desafió todas las expectativas. No se confundan: Brandt estaba viendo su llamado a ser como Cristo en ese momento. Y fue exactamente en ese momento -ese momento tan impactante- en el que podemos vislumbrar lo que es realmente ser cristiano.

Seguir a Jesús es realmente impactante. Y son esos momentos impactantes de nuestra vida que estamos llamados a mostrar al resto del mundo, tal como lo hizo Brandt Jean.

Próximamente: Asignaciones oficiales de diáconos permanentes 2020

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A continuación, una lista de todas las nuevas asignaciones permanentes de diáconos para la Arquidiócesis de Denver.

Nuevas asignaciones

Diácono Louis Arambula, relevado de sus deberes en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, y nombrado diácono en la parroquia St. Augustine de Brighton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Robert Cropp, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gordon Hudec, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Charles Lamar, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Pontillo, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono William Senger, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono en la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Patrick Whaley, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono de la parroquia St. Francis de Sales en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Reasignaciones

Diácono Matthew Archer, reasignado diácono en la parroquia St. Joan of Arc en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Arling, reasignado diácono en la parroquia Nativity of Our Lord en Broomfield, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Beck, reasignado diácono en la parroquia del Santuario de Santa Ana en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Geoff Bennett, reasignado diácono en la parroquia Holy Trinity en Westminster, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Bunch, reasignado diácono en la parroquia St. Jude en Lakewood, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Christopher Byrne, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Jesus en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Edward Clements, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Golden, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Colin Coleman, reasignado diácono en la parroquia St. Catherine of Siena en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Roberto Cuevas, reasignado diácono en St. Mary Magdalene en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono James Doyle, reasignado diácono en la parroquia Our Lady of Peace en Silverthorne, y la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Durnford, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Taylor Elder, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Fortunato, reasignado diácono en la parroquia St. Ignatius of Antioch en Rangely, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Grafner, reasignado diácono en la parroquia Christ the King en Evergreen, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Charles Hahn, reasignado diácono en la parroquia Spirit of Christ en Arvada, a partir del 1 de junio de 2020.

Diácono Kevin Heckman, reasignado diácono en la parroquia Blessed Sacrament en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Tim Kelly, reasignado diácono en la parroquia St. Vincent de Paul en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Kilbarger, reasignado diácono en St. Mary en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Kraft, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Robert Lanciotti, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Paul Louderman, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono James Mackin, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Mary en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ernest Martínez, reasignado diácono en la parroquia de Notre Dame en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Michieli, reasignado diácono en la parroquia St. Anthony en Sterling, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Gary Miller, reasignado diácono en la parroquia Guardian Angels en Denver, a partir del 1 de julio de 2020.

Diácono Jim Moat, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of the Snow en Granby y apoyando a la parroquia de St. Anne en Grand Lake, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Morin, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Darell Nepil, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of Lourdes en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gregory Perzinski, reasignado diácono en la Parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Peverley, reasignado diácono en la parroquia St. John XXIII en Ft. Collins, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Chris Pomrening, reasignado diácono en la parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Alan Rastrelli, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Riviera, reasignado diácono en Our Lady of the Valley en Windsor, y St. Mary Parish en Ault, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ronald Roderick, reasignado diácono en la parroquia St. Paul en Idaho Springs, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Frederick Torrez, reasignado diácono en la parroquia St. Mary en Greeley, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Donald Tracy, reasignado diácono en la parroquia St. Rose of Lima en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Patrick Travis, reasignado diácono en la parroquia de St. John the Evangelist en Loveland, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Unger, reasignado diácono en la parroquia Risen Christ en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Don Weiss, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Mark Wolbach, reasignado diácono en Light of the World Parish en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.