“La verdadera discapacidad está en el corazón”, Marcos Chau

Carmen Elena Villa

De niño Marcos Chau vivía amargado, se quejaba, se encerraba en el baño y le daba golpes a las paredes. La razón de sus lamentos era una semi parálisis cerebral con la que nació. Además su hermana gemela Ana María es sordomuda. Él le preguntaba al Señor: “¿por qué a nosotros?”.

“No podía entender ante la sociedad que a veces te marca, te hiere, te pone sobrenombres, se burla y te aparta”, comparte Marcos en diálogo con El Pueblo Católico. “Eso iba marcando mi corazón”.

Marcos Chau es un cantautor nicaragüense, quien hoy reside en Miami, y pertenece a la comunidad Siervos de Cristo Vivo. Estuvo recientemente en Colorado ofreciendo un curso de animadores de alabanza y adoración en la parroquia Our Lady Mother of the Church en Commerce City. Tiene cinco producciones discográficas y una de las canciones más reconocidas es “¡Qué grande amor!”, de su autoría.

Marcos pasó de ser un joven triste a un hombre de fe. Y esto ocurrió el 15 de agosto de 1984, en un retiro al cual decidió ir motivado nada más porque iba a asistir una linda muchacha. Pero allí encontró algo infinitamente más bello: a un Jesús que lo amaba tal y como era, que le había dado lo que él necesitaba para ser feliz y darle gloria. Según cuenta Marcos, en un momento fuerte de oración escuchó a Jesús que le dijo: “Marcos, no me importa cómo tú seas, lo que me importa eres tú”. Esas palabras calaron en su corazón. “Le di gracias (a Dios) porque desde chiquito necesitaba una respuesta ante mis preguntas”, testimonia Marcos.

“Llegué a mi casa, le conté a mi familia. Me puse en frente de un espejo y me dije: ´Marcos, tú eres bello porque no fue el hombre quien te creó, fue Dios´”, recuerda. “Y me abracé a mí mismo, comencé a llorar porque el Señor había comenzado en mí una serie de sanación y me di cuenta además de que la peor incapacidad no es la física. La peor incapacidad del hombre está en el corazón”.

Marcos prosigue diciendo: “Si te maltrataron, si te pisotearon, si te abandonaron, si te dijeron que no valías nada, esto a veces llega al corazón, te marca y te incapacita de poder realizar cosas en la vida”.

Y fue en el mismo retiro, donde se encontró con un Jesús que lo amaba, que vio una guitarra: “Me di cuenta de que el Señor iba a utilizar un medio para servirle y era la música”, la cual ha sido su pasión desde que era niño. “Yo escuchaba a Camilo Sexto, Julio Iglesias y toda esa gente y lo imitaba y me integré a un coro, tocaba un atabal, cantaba y después de eso me vine a los Estados Unidos, me integré a un grupo de una parroquia”, recuerda. Y como no había quién tocara la guitarra, él se animó a hacerlo. “Comencé a tocar para retiros, a hacer un ministerio de música y a entrar en esa aventura de la música, a componer”, cuenta Marcos. “Es lindo este ministerio y cuando uno canta con pasión, esto te sana y te libera”.

Marcos se casó con Emma Rodríguez a quien llama una cubana “muy chula” y con ella tuvo a su hija Faith, de 17 años. Marcos asegura que cuando encuentra a alguien con discapacidad lo aconseja diciéndole: “Para Dios no hay nada imposible”. Y también “no digas que no puedes hacer algo. Eso va a impedir tus sueños. El Señor le dará a cada uno lo que necesita para lograr lo que anhela. No hay peor incapacidad que la que está en el corazón”.

 

Próximamente: Obispos de Estados Unidos: Cierre del programa de refugiados es “preocupante”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: ACI Prensa

El presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. Joe S. Vásquez, calificó de “preocupante” si son ciertos los recientes informes sobre grandes recortes a los programas de reubicación y asilo de refugiados en el país.

El medio Politico.com informó que el Gobierno de turno estaba considerando recortar el límite anual de refugiados para el 2020 a “cero” o a números muy reducidos, es decir, entre 10 mil y 3 mil personas. Esto representa el número total de refugiados que podrían ingresar a los Estados Unidos en el próximo año fiscal.

“Este informe reciente, si es cierto, es preocupante y está en contra de los principios que tenemos como nación y como pueblo, y tiene el potencial de terminar por completo el programa de reubicación de refugiados”, dijo el 19 de julio Mons. Vásquez.

Los informes fueron filtrados a Politico.com por tres individuos cercanos a las recientes reuniones de los funcionarios de seguridad.

Estas cifras representarían una disminución dramática con respecto al límite del 2019: de 30 mil refugiados. En 2018, el límite fue de 45 mil y en 2017 fue de 50, mil. De acuerdo con los datos del Instituto de Políticas de Migración, reportados por el Washington Post, antes de la presidencia de Donald Trump, el límite de inmigración generalmente se estableció, desde la década de 1990, entre 70, mil y 80 mil.

Mons. Vásquez dijo que estaba preocupado por los informes de recortes cuando “el mundo está en medio de la mayor crisis de desplazamiento humanitario en casi un siglo”.

“Me opongo firmemente a cualquier otra reducción del programa de reubicación de refugiados. Ofrecer refugio a aquellos que huyen de la persecución religiosa y de otro tipo ha sido la piedra angular de lo que hizo a este país un lugar fantástico y de bienvenida. La eliminación del programa de reubicación de refugiados los deja en peligro y mantiene a sus familias separadas en los continentes”, sostuvo el Prelado.

El también Arzobispo de Austin señaló que los refugiados ya se someten a un intenso proceso de investigación que a menudo dura entre un año y medio a dos años, e incluye entrevistas extensas y verificación de antecedentes.

“Muchos de estos refugiados tienen vínculos familiares aquí y rápidamente comienzan a trabajar para reconstruir sus vidas y enriquecer sus comunidades”, agregó.

“Como dijo el Papa Francisco, debemos trabajar por la ‘globalización de la solidaridad’ con los refugiados, no por una globalización de la indiferencia. En lugar de cerrar el programa, deberíamos trabajar para restaurar el programa a sus normas históricas de una meta anual de reubicación de 95 mil”, concluyó Vásquez.

A principios de este mes, el Gobierno publicó un nuevo reglamento para los solicitantes de asilo, que establece estos deben probar que también buscaron protección en al menos otro país antes de llegar a Estados Unidos.

La medida, filtrada a Politico.com, parece estar dirigida a la ola de migrantes de los países de América Central, que pasan por México para llegar a la frontera de Estados Unidos.

Trump ha convertido el aumento de las restricciones y regulaciones de inmigración en la piedra angular de su campaña de reelección presidencial de 2020.

El tope final para el número refugiados del año fiscal 2020 se anunciará en septiembre.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA

Foto de David Ramos | CNA