¿Qué sucede en la Misa? Te explicamos paso a paso

Suscríbete a la revista de El Pueblo Católico

Vladimir Mauricio-Perez

¡Suscríbete a la revista haciendo clic AQUÍ!

¿Alguna vez estando en Misa, y quizá un poco distraído, te has preguntado cuál es el significado de todo lo que se hace en Misa semana tras semana: las oraciones, los cantos, los momentos para hincarse, ponerse de pie, sentarse? Parece lo mismo cada vez, pero ¿por qué no cambia? ¿Cuál es la razón por la que la Iglesia Católica tiene Misa todos los domingos y no hace algo más “creativo” o “divertido”?

Estas son preguntas frecuentes y válidas, y si alguna vez has querido entender la Misa un poco más, entonces tienes que leer la nueva edición de la revista de El Pueblo Católico, titulada “¿Qué sucede en la Misa?”, que te introducirá al significado de la celebración eucarística.

Haz clic en la imagen para leer la versión digital.

Este tiempo, en el que el acceso a la Eucaristía ha sido restringido debido a la pandemia del COVID-19, puede ser el mejor para prepararnos para volver a recibir a Jesús en la Eucaristía con regularidad.

La realidad es que cuando recibimos algo gratis y con regularidad, existe el riesgo de acostumbrarnos a su valor y de no apreciarlo debidamente.

Un examen de conciencia

La pandemia ciertamente ha causado muchas reacciones distintas en todos nosotros. ¿Qué ha causado en ti?

Quizá para ti ha sido un golpe muy fuerte y ha aumentado tu deseo de poder recibir de nuevo la Eucaristía, como cuando extrañas a un ser muy querido.

O quizá lo que ha pasado es que el domingo ha ido perdiendo su sentido y te has acostumbrado a no ir a Misa. Incluso puede que hayas disfrutado un poco tener todo el domingo “libre” para hacer otras cosas.

Pueden que sean ambas cosas: que te has encontrado en una lucha constante, sintiéndote algo culpable.

Cualquiera que haya sido tu experiencia hasta el momento, no podemos ignorar que la Misa debe ser una parte central en nuestra vida. ¿Por qué?

No un invento

La Misa no es un invento que algún día se la ocurrió a un católico. Desde el primer siglo ya los apóstoles y discípulos de Jesús se reunían para “partir el pan” en el domingo. Pero ¿a qué se referían estas palabras? No era simplemente compartir los alimentos, pues ya el mismo san Pablo decía: “El que come el pan o bebe la copa del Señor indignamente, peca contra el cuerpo y la sangre del Señor” (1 Cor 11,27).

Sabían que era algo más profundo. Jesús mismo se hacía presente en el pan y el vino, como él mismo lo había dicho: “Esto es mi cuerpo… Esta es mi sangre… Hagan esto en memoria mía” (Lc 22,19-20; 1 Cor 11, 23-25). Y también cuando aseguró: “Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida”, cuando muchos de sus discípulos no querían interpretar estas palabras de forma literal (Jn 6,51-66).

Por eso no nos debe impresionar que tenemos archivos y escritos de los primeros siglos, como los de san Justino mártir del año 150 después de Cristo, que ya describen las partes principales de la Misa que aún celebramos hoy en día. San Justino también proclamaba con toda seguridad:

“El alimento que se ha convertido en la Eucaristía por la oración eucarística establecida por [Cristo]… es el cuerpo y la sangre del mismo Jesús encarnado”.

Y así se ve a través de la historia hasta nuestro día.

“No consideren el pan y el vino como simplemente eso, pues son, según la declaración del Maestro, el cuerpo y la sangre de Cristo”, decía san Cirilo de Alejandría por el año 350 después de Cristo.

Una invitación

Si la liturgia eucarística se ha celebrado desde el tiempo de los apóstoles hasta ahora, entonces significa que es algo muy importante, algo que los discípulos de Jesús hicieron basado en los mismos actos y palabras de Jesús.

La Santa Misa no es como cualquier otro momento. Es el lugar y la hora en donde Dios quiso venir a nosotros en la apariencia de pan y vino. Es la manera en que él quiso darnos lo que necesitamos y en que él quiso que lo adoráramos. Él desde el principio nos dio la mejor manera de responder a sus gracias: en la celebración eucarística, la Misa.

La Misa es más de lo que parece. Y detrás de los momentos de estar sentados, parados o hincados, o de las oraciones que pueden parecer muy largas, se esconde una realidad muy rica que nos invita a descubrirla.

Así que no tomes la Misa a la ligera. Te invitamos a descubrir su significado, pues Dios mismo se hace presente frente a tus ojos.

Encuéntralo. Descúbrelo.

La nueva edición de la revista de El Pueblo Católico puede ser un primer paso en este descubrimiento.

¡Suscríbete haciendo clic AQUÍ!

Léela haciendo clic en la imagen abajo.

Book psd created by freepik – www.freepik.com

Próximamente: Cómo un católico NO debería votar

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “La fe y la vida pública” Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

 

NO VOTAR BASÁNDOSE EN LA AFILIACIÓN A UN PARTIDO POLÍTICO

Ninguno de los dos partidos principales está completamente en línea con lo que creemos como católicos. Por lo tanto, es más importante considerar las posturas de los candidatos que su partido. Esto significa que es posible votar por candidatos de diferentes partidos en las elecciones.

NO VOTAR SEGÚN EL CARISMA O APARIENCIA

Algunos candidatos son mejores oradores y tienen más carisma o mejor apariencia. Sin embargo, esto no es lo importante, sino su postura sobre diversos temas, sobre todo los principios morales más serios.

NO VOTAR POR CANDIDATOS SOLO PORQUE DICEN SER CATÓLICOS

Desafortunadamente, muchos candidatos católicos rechazan principios esenciales de su fe en el ámbito político.

NO VOTAR SOLO PENSANDO EN UNO MISMO

Esto puede ser difícil, pero el católico debe esforzarse por considerar el bien común de la sociedad y no solo cómo él se beneficiaría de esa situación. El voto afectará la dirección del país en diferentes áreas que se deben considerar.

NO VOTAR POR CANDIDATOS QUE ACIERTAN EN COSAS DE MENOR GRAVEDAD, PERO FALLAN EN ASUNTOS MORALES SERIOS

Hay que saber sopesar la seriedad y gravedad de ciertos temas morales apoyados por cada candidato (ver p. 22).

 

Para más información sobre la postura de los candidatos y/o las plataformas de los partidos, puede llamar a la oficina de campaña de los candidatos o visitar las siguientes páginas web:

  • Partido Republicano de Colorado: cologop.org/
  • Partido Republicano Nacional: gop.com/
  • Partido Demócrata de Colorado: coloradodems.org/
  • Partido Demócrata Nacional: democrats.org/
  • Ciudadanos Fieles (USCCB): usccb.org/resources/formingconsciences-for-faithful-citizenship-spanish.pdf

 

Lee todos los artículos de la edición “La fe y la vida pública” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.