5 formas de fortalecer el 2021

Por Jenny Uebbing

En el futuro, cuando recordemos el 2020 en los libros de historia, creo que el tema universal será “sufrimiento”. Ya sea que ese sufrimiento haya tomado la forma de enfermedad, muerte, ruina financiera, luchas de salud mental o aislamiento social, es seguro decir que el 2020 no se anduvo con rodeos.

Se ha puesto de moda lamentar todo lo que sucedió durante este año, y yo misma lo he hecho de manera considerable. Pero también estoy convencida de que el 2020 tuvo un lado positivo relativamente fuerte, y es este: todos los vendajes fueron eliminados.

Después del último año, puedo decir con seguridad que estoy familiarizada íntimamente con todas mis cicatrices y defectos de una manera que no deja lugar a dudas. Diagnóstico: soy ser humano. Soy frágil, falible y parece que encontré 100 nuevas formas de fallar a mis amigos, mi familia y a Dios durante los últimos 12 meses.

Tal vez te preguntes qué de bueno tiene todo esto. Pues esto: las máscaras han sido eliminadas. Quizás no las máscaras reales, sino las que usamos incluso antes de que todos conociéramos las mascarillas quirúrgicas. Las máscaras que habíamos usado durante tanto tiempo y tan cómodamente, que quizás ya habíamos olvidado cómo lucíamos detrás de ellas. Teníamos nombres para esas máscaras, como “ocupado” y “económicamente exitoso”, o “fuerte e independiente”, o “incansablemente optimista”, “atleta de cuatro deportes”, “viajero del mundo” y otros 100 nombres que habíamos tomado como nuestras identidades primarias. Y han desaparecido.

El verano pasado, una amiga estaba desahogando su alma en el confesionario sobre los muchos miedos y frustraciones que sentía por el nuevo estado riguroso de las cosas y la presión de los medios de comunicación. El padre escuchó con compasión y tranquila atención, y estuvo de acuerdo en que era demasiado para que cualquier ser humano pudiera manejarlo… solo:

“Hagamos algo nuevo del 2020. Creemos algo nuevo en nuestras familias y en nuestros hogares para que en el futuro, dentro de unos años, podamos señalar el calendario y decir ‘oh, sí, el 2020, ese es el año en que comencé a rezar un rosario diario, ir a misa diaria, rezar en voz alta con mi cónyuge todos los días…’. Que el 2020 sea el punto de inflexión”.

Casi medio año después, sigo reflexionando en el consejo que le dio. Y aunque estoy desesperada por que este año pase a la historia, sé que el 2021 solo puede ser diferente si hago algo realmente diferente. Así que aquí comparto algunas ideas:

 

1. Deja de leer las noticias todo el día

This image has an empty alt attribute; its file name is AdobeStock_332230548.jpeg

Te está causando ansiedad y locura, ¡y eso es algo grandioso para las empresas de medios y sus resultados finales! Si tienes que consumir noticias, ya sea por trabajo o por una curiosidad personal (culpable), elige un horario fijo, como lo harías para una cita o reunión, pon una alarma en tu teléfono o calendario y limítate a una cantidad razonable de información. He oído decir, en forma de anécdota, que deberíamos pasar tantos minutos en oración como lo hacemos desplazándonos por nuestro newsfeed todos los días.

 

2. Lo que me lleva a… las redes sociales

This image has an empty alt attribute; its file name is AdobeStock_139758238.jpeg

¿Realmente las necesitas? ¿De verdad, de verdad? Hace unos años leí un libro que me cambió la vida titulado “Deep Work” (“Trabajo profundo”) de Cal Newport, y cambió para siempre la forma en que pensaba en cómo pasar mi tiempo. El autor pide que nos preguntemos constantemente: “¿Estoy obteniendo algo significativo del tiempo que paso en estas aplicaciones… o están robando algo de mí?” Si eres honesto contigo mismo, como he tenido que serlo yo, sospecho que encontrarás pocas cosas que valga la pena salvar.

3. Prioriza la oración

This image has an empty alt attribute; its file name is lightstock_688348_download_medium_patrick_finegan.jpg

Si te levantas de la cama corriendo cuando lo hacen tus hijos, pon la alarma cinco minutos antes de la primera distracción. Si vas de camino al trabajo y escuchas la radio, intenta apartar 15 minutos de silencio. Es totalmente posible hacer la Lectio Divina con un niño pequeño en tus brazos o hacer una oración de meditación mientras estas en medio del tráfico. Es solo cuestión de ponernos en la presencia de Dios; Él hace el resto.

 

4. No descuides tu vocación principal

This image has an empty alt attribute; its file name is lightstock_216006_full_patrick_finegan.jpg

Si el 2020 nos enseñó algo, es lo mucho que ocurre en la vida entre nuestras cuatro paredes. Las heridas que necesitaban sanar quedaron expuestas, muchas veces dolorosamente. Las roturas que necesitaban reparación se pusieron en primer plano. Las conversaciones que habíamos estado evitando por temor a un conflicto o por complacencia, de repente… sucedieron. Y sin importar cómo te hayas sentido, no es malo. Estamos aquí en la tierra para crecer en santidad y caridad a través de nuestras vocaciones: un camino específico y personal que nos lleva a Dios. La persona que prometiste amar y cuidar, los niños que estas criando juntos, son el camino y el medio por el cual llegaremos al cielo. O quizás no. Dios no me va a preguntar qué tan limpios estaban mis pisos, pero creo que va a estirar el cuello y buscar a mi esposo e hijos, preguntándome si hice todo lo posible para acercarlos a él.

 

5. Elije la gratitud

This image has an empty alt attribute; its file name is AdobeStock_342998554.jpeg

En tiempos de pobreza o abundancia…, al final del día, lo único que realmente puedo controlar es mi propia actitud hacia la vida que se me ha entregado ese día. Y así, al final del día en nuestra familia, damos gracias, simple y específicamente, reconociendo que Dios es el dador de todos los buenos dones. ¿Y si las cosas no van bien? Pues, nos concentramos en la creencia de que “Él obra todas las cosas para bien de aquellos que lo aman”.

En palabras de San Juan Pablo II, un héroe personal mío, “recuerda el pasado con gratitud. Vive el presente con entusiasmo. Ve hacia el futuro con confianza”.

Próximamente: Participa en la Marcha por la Vida desde tu hogar y defendamos la dignidad de la vida

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este año, al igual que la mayoría de eventos y festejos, la Marcha Anual por la Vida será un poco diferente, lo que seguirá igual, es el entusiasmo de la comunidad pro-vida que una vez más está lista para demostrar y defender la belleza de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural.

Debido a las restricciones por el COVID-19 y para mantener a todos seguros, la Marcha por la Vida no se llevará a cabo en Denver este año. No obstante, los defensores de la vida aún podrán ser partícipes de esta celebración de manera segura y desde sus hogares o parroquias locales.

“Necesitamos agradecer a Dios por el regalo de la vida y compadecernos por la pérdida de los millones de niños inocentes”, dijo Lynn Grandon, directora de programas de la Oficina Respect Life de Caridades Católicas de Denver. “Participa en nuestra campaña en las redes sociales con mensajes ingeniosos y conmovedores, y ora antes de publicarlos para que Dios pueda usarlos para tocar corazones y cambiar vidas”.

Campaña en redes sociales

La oficina de Respect Life, ha lanzado una campaña en redes sociales durante todo el mes de enero para que las personas muestren su apoyo de maneras creativas. Para participar, las personas solo tienen que crear imágenes, canciones o pancartas y colocarlas en aceras públicas de intersecciones de su ciudad, apoyando el movimiento provida. También pueden participar creando publicaciones, mensajes, videos, memes, o mensajes inspiradores provida y compartirlas en redes sociales usando la etiqueta #CelebralaVida2021.

Formas locales de participar

En Colorado y en todo el país, las parroquias locales celebrarán la vida a su manera con misas especiales, Horas Santas de Adoración y Procesiones Eucarísticas siguiendo las pautas COVID-19 del Departamento de Salud para mantener a todos seguros.

Para parroquias de Colorado que participarán en la celebración de por vida visita, respectlifedenver.org.

Para encontrar la parroquia más cercana a través de un mapa interactivo, HAZ CLIC AQUÍ.

Además, el arzobispo Samuel J. Aquila celebrará una misa especial de “Respeto a la vida” que será  transmitida en vivo el 23 de enero a las 10 a.m. Para sintonizar esta celebración visita: archden.org/livestream/

“Es sumamente importante que nuestra familia/comunidad continúe defendiendo la vida ya que a diario vemos la falta de amor, respeto y valor a la vida humana y la falta a la dignidad de la vida. Porque nuestra sociedad carece en valorar la vida humana. Vemos que nuestra sociedad tiende a defender más la vida de un animal que la de un ser humano, y viendo que en nuestro estado el aborto sigue siendo legal durante los 9 meses del embarazo, sería fatal que esto avanzara a ser como en NY que es legal el aborto en las primeras 24 horas del nacimiento”, dijo María Elisa Olivas, Coordinadora Comunitaria de Caridades Católicas de Denver.

Día Nacional de Oración, el 22 de enero

Otra forma de participar en la celebración por la vida es uniéndose al “Día de oración por la protección legal de los niños no nacidos”, el 22 de enero. En este día en el año 1973, la Corte Suprema de los Estados Unidos legalizó el aborto en todo el país. Como católicos y defensores de la vida, estamos llamados a observar este día a través de la oración y el ayuno. Para más información haz clic AQUÍ. 

Marcha Nacional por la Vida

Por otro lado, tal como ha sucedido desde 1974, la Marcha Nacional por la Vida se llevará a cabo el 29 de enero en Washington DC.  El evento contará con el orador principal e invitado de honor Tim Tebow, ex jugador de la NFL, autor de bestsellers del New York Times y ganador del Trofeo Heisman. Entre otros invitados especiales, Carl Anderson, Caballero Supremo de los Caballero de Colón, será honrado con el Premio Legado Pro-Vida 2021, un premio que reconoce su trabajo excepcional en defensa de la dignidad del ser humano no nacido. Para ver los eventos virtualmente el 29 de enero y más información visita: marchforlife.org.

Horas Santas transmitidas en vivo por EWTN

Además, como resultado de las restricciones de asistencia locales vigentes, la Vigilia Nacional de Oración por la Vida de este año en Washington, D.C., no estará abierta al público. En respuesta, por primera vez, los obispos de todo el país se turnarán para dirigir las horas santas transmitidas en vivo durante toda la noche, con una celebración de la misa de apertura que será televisada a través de EWTN. Para ver el calendario completo de programación, haz clic AQUÍ.

“Unirnos a estos eventos nos recuerda que no estamos solos en el desafío de defender nuestra fe en público”, concluyó Grandon. “Además, nuestro Señor y la gran nube de testigos que nos han precedido se unen a nosotros en la Santa Misa para hablar a nuestros corazones y darnos gracia y el valor para hacer lo correcto mientras nos esforzamos por promover el Evangelio de la vida”.