ACTUALIZACIÓN: Guía para la celebración de misas públicas

Arquidiócesis de Denver
Actualizado el 1 de octubre del 2020

A medida que la Arquidiócesis de Denver continúa trabajando para compaginar la protección y seguridad de nuestras comunidades con el ministerio y las necesidades espirituales de nuestros fieles, hemos emitido una guía actualizada para la celebración parroquial de misas públicas durante la actual pandemia.

La Arquidiócesis ha trabajado con expertos en salud, funcionarios electos y nuestros sacerdotes, diáconos y personal parroquial para desarrollar estos protocolos.

La forma en que se implementen las pautas variará de parroquia en parroquia, basada en una serie de factores que incluyen el tamaño de la parroquia, las instalaciones disponibles y las órdenes de salud específicas del condado. Por favor, infórmese sobre cómo está operando su parroquia durante este tiempo antes de ir a una misa pública.

Actualizaciones importantes:
  • La dispensación de asistir a misas dominicales y de precepto sigue en efecto. Sin embargo, es hora de comenzar a prepararnos para que la obligación sea restablecida PARCIALMENTE.
  • Los católicos que se encuentren en buen estado de salud deberán examinar los factores de riesgo en su vida y discernir si tienen razones válidas para quedarse en casa y no asistir a la misa dominical. Si no las tienen, deberán comenzar a asistir a misa regularmente, siempre y cuando lo permita el espacio de la parroquia. (Vea la sección “¿Quién debería asistir a una misa dominical pública con cupo limitado?”)
  • Se están aumentando los límites de personas que pueden asistir a una misa, siempre y cuando se pueda mantener un distanciamiento social apropiado entre familias y se sigan las restricciones locales.
  • Se permite una fila aparte para recibir la Comunión en la lengua, pero se deben de seguir los protocolos establecidos por la parroquia.

 

Esta guía está en vigencia desde el 1 de octubre del 2020.

Preguntas frecuentes

A continuación encontrará una breve sección de preguntas y respuestas sobre la guía actualizada.

When

La dispensación de asistir a misas dominicales y de precepto sigue en efecto. Sin embargo, anticipamos que la obligación de asistir será parcialmente restablecida para el comienzo del Adviento. Se proveerán más detalles e indicaciones antes de que eso suceda. Aun así, los católicos deberían comenzar a hacer un examen de conciencia para discernir si tienen razones serias para seguir quedándose en casa y no asistir a misa. Si no las tienen, deberían resumir su asistencia normal a la misa dominical para finales de noviembre, siempre y cuando el espacio de la parroquia lo permita.

Preguntas para el discernimiento:

  • ¿Corro gran peligro en cuestión de salud, o hay personas en mi hogar o bajo mi cuidado que corren gran peligro, de tal manera que tengo una razón seria para no asistir a misa en persona? ¿He estado usando la dispensación solo como una excusa para quedarme en casa?
  • El Catecismo de la Iglesia Católica dice que los fieles pueden estar “excusados por una razón seria (por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños)” (CCC 2181). ¿Ha creado la pandemia una razón seria para que yo siga quedándome en casa?
  • ¿Es mi disposición a ir a misa igual que mi disposición a ir a lugares públicos? ¿He resumido otras actividades pero no la de asistir a misa?

IMPORTANTELas personas que estén enfermas, tengan síntomas o hayan estado expuestas al coronavirus deberán quedarse en casa, ya que es un acto de caridad cristiano por el bien y la salud del prójimo.

What

La asistencia a las misas se está incrementado, pero seguirá habiendo restricciones para garantizar un distanciamiento social adecuado entre familias. La capacidad de los servicios será determinada de acuerdo a las regulaciones locales y por la cantidad de personas y familias que pueden distanciarse de forma segura en cualquier espacio.

Cada parroquia determinará sus propios procedimientos de programación y asistencia, por lo que es importante que se mantenga conectado a su parroquia a través de la página web, el correo electrónico, Flocknote, etc.

Los católicos que no puedan asistir a misa deben continuar observando el Día del Señor, teniendo un tiempo de oración que incluya las lecturas del día, lo que se puede reforzar viendo una misa pregrabada o en vivo, y haciendo una comunión espiritual.

What

Todavía se observarán varios cambios litúrgicos TEMPORALES: permanecerán suspendidos los actos de tomarse de las manos e intercambiar físicamente un signo de paz, así como el uso del agua bendita. Se podrá usar un solo cantor o un coro de no más de 4 personas. Se deberá limitar el canto de la congregación.

La distribución de la Preciosísima Sangre seguirá suspendida, pero la distribución de la Comunión en la lengua se permitirá si se realiza en una fila aparte o después de que todos los demás la hayan recibido. Por favor, siga las instrucciones de su párroco para formar filas y recibir la Comunión de manera segura.

MASCARILLAS: Por observancia, precaución y caridad mutua, los fieles deben seguir el mandato de usar su mascarilla durante las misas públicas. Para el sacerdote y el diácono, es prudente usar una mascarilla para la procesión, durante la distribución de la comunión, la recesión y al saludar a las personas después de la Misa.

Where

El arzobispo Aquila ha otorgado una “dispensación de lugar” para que las parroquias puedan utilizar otros espacios para misas, incluyendo gimnasios, salones parroquiales y espacios al aire libre. Se pide a los feligreses que eviten congregarse en las entradas y que tengan en cuenta el distanciamiento social en pasillos estrechos, entradas de baños, etc., especialmente si se utilizan múltiples espacios.

How

Seguiremos tomando los pasos apropiados con amor y caridad mutua para mantener nuestras parroquias lo más seguras posible, y pedimos cooperación y comprensión mientras los párrocos y sus empleados navegan este tiempo difícil.

Manténgase conectado a su parroquia para recibir información sobre instrucciones y protocolos específicos para asistir a misa. Recuerde que habrá diferencias de parroquia en parroquia.

Mantengamos nuestra confianza en el Señor para sobrellevar esto hasta que podamos reunirnos de nuevo todos juntos.

Próximamente: Propuesta 115: La verdad detrás del aborto tardío

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Esta vez, quiero centrarme específicamente en una parte del tema: el aborto tardío. Hago esto porque Colorado votará sobre medidas electorales para limitar estos abortos tardíos. Actualmente, somos uno de los siete estados sin límites en cuanto a la edad gestacional en la que se puede realizar un aborto. La Propuesta 115 prohíbe los abortos en Colorado después de 22 semanas, a menos que la vida de la madre esté en peligro inmediato. La medida prevé sanciones para los médicos que realicen tales abortos, pero especifica que no se podrán presentar cargos contra las mujeres que se sometan a ellos.

Creo que quizás se ha llegado el momento de echar un breve vistazo al tema.

En primer lugar, entendamos de qué estamos hablando. Un aborto después de las 22 semanas se realiza mediante un método llamado dilatación y extracción, lo que básicamente significa que el cuello uterino está dilatado y que el bebé, que pesa entre una libra y el peso completo al nacer, es “extraído” del útero y destruido. La forma en que se realiza es inquietante, por decir lo menos. (Considere esto como mi “advertencia desencadenante” para lo más delicado). El médico comienza inyectando el corazón del bebé para matarlo. Esto, según Wikipedia, se hace para “ablandar los huesos”. En una “extracción no intacta”, el médico utiliza unas pinzas para agarrar, torcer, aplastar y separar las distintas partes del bebé, hasta que el útero está vacío. Luego, el bebé se vuelve a montar en una mesa para asegurarse de que no se hayan dejado partes. En una “extracción intacta”, el bebé nace, con los pies primero, hasta que solo queda la cabeza dentro del cuerpo de su madre. Y luego el médico aplasta la cabeza del bebé o le clava unas tijeras en la parte posterior del cráneo y succiona el cerebro.

Es espantoso. Y me enferma físicamente pensar que no podemos encontrar una forma más humana de resolver los problemas de las mujeres, sean los que sean.

Entonces, ¿por qué alguien piensa que este terrible procedimiento debería ser, o seguir siendo, legal? Veamos los argumentos en contra de la Propuesta 115, extraídos directamente de BallotPedia:

“La medida no incluye excepciones por riesgos para la salud de la mujer o para una mujer que ha sido víctima de violación o incesto”.

La salud de la madre es obviamente el argumento más poderoso. Pero pensemos en esto. Este no es un embrión diminuto. Es un feto entre las 22 y las 36 semanas de desarrollo. El primer bebé prematuro que sobrevivió nació a las 21 semanas. Dejando de lado por el momento la opción de St. Gianna Molla de una madre que sacrifica su vida por su hijo, ¿no sería más compasivo dar a luz al niño y hacer todo lo posible para tratar de salvar ambas vidas? En cuanto a la violación o el incesto, me opongo a esos abortos en cualquier etapa. ¿Pero incluso un partidario del aborto encontraría la necesidad de permitirlos después de que una mujer ya haya estado embarazada de cinco a nueve meses?

“La decisión de interrumpir un embarazo es a menudo una decisión seria y difícil, y debe dejarse únicamente en manos de la mujer, en consulta con su médico y de acuerdo con sus creencias”.

¿En qué otra área de la ley o de la vida permitimos que una persona tome la vida de otra “de acuerdo con sus creencias”?

“Además, no ofrece excepciones para la detección de una anomalía fetal grave después de las 22 semanas, lo que puede obligar a las mujeres a llevar a término un embarazo no viable”.

Este es un bebé actualmente vivo, pero se espera que muera más tarde. Así que, no. No cortamos a los bebés ni les chupamos el cerebro porque tienen una esperanza de vida corta. Entiendo que es un sacrificio tremendo para una mujer tener un bebé que no se espera que sobreviva mucho después del nacimiento. Pero se sabe que esos bebés sorprenden incluso a los profesionales. Y, ya sea que vivan horas, días, semanas o meses, son creados a imagen y semejanza de Dios, amados por Él y destinados a la vida eterna en su tiempo (de Dios), no en el nuestro. Cuando terminamos prematuramente con sus vidas, nos hacemos dioses y anulamos el plan de Dios para el desarrollo de la vida de ese niño, por breve que sea.

“Después de 21 semanas, solo se inician 1.2% de los procedimientos de aborto”.

Y eso equivale a más de 8,000 incidentes por año en los EE. UU. Decir que esta brutalidad “solo” ocurre 8,000 veces al año no es un respaldo rotundo.

Particularmente triste para mí, es la cantidad obscena de dinero que se ha invertido para mantener legales estos procedimientos obscenos. Según BallotPedia, “La campaña que apoya [la Prop. 115] había recaudado $257,398 en contribuciones. Los opositores a la iniciativa habían recaudado 5.3 millones de dólares. “La gran mayoría de ese dinero proviene de varias organizaciones de Planned Parenthood.

Somos David, luchando contra Goliat.

Quiero dejar en claro que me uno a la Iglesia para oponerme al aborto en cualquier etapa, de cualquier forma que se realice. Para citar al Dr. Seuss, “una persona es una persona, no importa cuán pequeña sea”. Cada aborto detiene el latido de un corazón humano. Muchas mujeres que conozco y amo han tenido abortos. Algunas me consta, otras solo supongo. En los casos que conozco, han sufrido mucho como consecuencia. Simplemente no creo que podamos resolver los problemas de las mujeres tomando su dinero, invadiendo sus cuerpos, matando a sus bebés y enviándolas a casa.

Podemos hacer mucho más por las mujeres y sus hijos.

Sé que esta es una elección complicada, desordenada y difícil en muchos niveles. Pero les estoy pidiendo, implorándoles, que tengan en cuenta a los no nacidos al emitir sus votos.

Y vote sí en la Propuesta 115.