Jesús no es opcional

Algunas veces decido sobre el tema que voy a escribir, y en otras ocasiones es Dios quien decide.

Acabo de regresar de la conferencia FOCUS en Phoenix, Arizona. Por cierto, fue increíble y recomiendo encarecidamente que lo consideren para el próximo año. Sí, es un evento patrocinado por los estudiantes de Fellowship of Catholic University. Y sí, asisten muchos estudiantes universitarios. Pero también asiste una gran cantidad de adultos, excelentes oradores y actividades increíbles.

El primer orador fue el padre Mike Schmitz, y el tema de su charla fue “Jesús no es opcional”. Fue un tema maravilloso que me dio mucho alimento espiritual para pensar.

Escribí “Jesús no es opcional” en mi pequeña lista de ideas para mis temas.

Luego regresé a casa y fui a ver una película. La película “Vida Oculta”, trataba de Franz Jagerstatter, el objetor de conciencia australiano que fue ejecutado por los nazis en 1943.  También muy recomendable. En la película, hay una escena donde Franz esta conversando con un hombre que pinta murales en la iglesia. Él habla de cómo pinta a Jesús como amable, sin amenazas. Dice que lo hace porque “[Nosotros] creamos admiradores. No creamos seguidores. La vida de Cristo es una demanda. No queremos que nos lo recuerden “.

Un mensaje similar que me llega dos veces es un mensaje que Dios me envía. Y esa es mi columna.

Entonces, hablemos de Jesús.

No creo que en nuestra cultura se encuentren muchas personas que lo consideren abiertamente de manera negativa. Incluso los Doobie Brothers dijeron que “Jesús está bien”. (Lo cual, en el lenguaje del día, significaba que Él es “genial”). Es una especie de virtud débil que indica hablar alto, pero vagamente, de Él. Por supuesto, el “Jesús” a quien la gente se refiere con frecuencia tiene poco o ningún parecido con el verdadero Jesús que caminó sobre la tierra, aquel cuya vida y mensaje están registrados en las Escrituras. No, él es suave, agradable y algo feminizado, y solo quiere que todos se lleven bien.

De hecho, leí una publicación de Facebook el otro día (no recuerdo el contexto) en el que una mujer estaba dando una conferencia a alguien sobre cómo el mensaje de Jesús tenía que ver con la UNIDAD y la IGUALDAD. Aparentemente, ella nunca llegó a la parte sobre cómo un padre se dividirá contra sus hijos y una suegra contra su nuera.

Todos vemos a los “extraños” cambiando a Jesús para que se ajusten a sus propias agendas. ¿Pero qué hay de aquellos de nosotros que nos llamamos cristianos, seguidores de Cristo? ¿Dónde encaja Jesús en nuestras vidas?

Sostengo que una gran mayoría de “cristianos” probablemente caen más en la categoría de “admirador” que “seguidor”. Hablamos de Él, ocasionalmente, pero siempre en tonos reverentes. Ponemos su foto en un rincón de la casa en alguna parte. Quizás incluso lo citamos cuando sus palabras refuerzan nuestro argumento.

¿Pero es eso lo que nos pide? ¿Dijo Él: “Únete a mi iglesia y dame servicio de labios de vez en cuando”? ¿Dijo: “¿Mientras seas una buena persona no necesitas prestarme demasiada atención?”?

No. Él dijo: “Sígueme”. En realidad, técnicamente, era “negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme”. Nos invitó a perder nuestras vidas por su bien. Él nos ordenó amarlo con todo nuestro corazón y alma.

¿Cómo es seguirlo? Es como Santa Teresa de Calcuta, que nunca se preocupó por financiar sus ministerios, pero rezó durante una hora todos los días y los fondos llegaron cuando fueron necesarios. Es como San Juan Pablo II, que arriesgó su vida persiguiendo el sacerdocio en un seminario subterráneo desafiando a los nazis. Es como el beato Franz Jagerstatter, quien se negó a jurar lealtad al dictador asesino Hitler, incluso cuando condujo a su ejecución.

También significa que tú y yo nos esforcemos por ponerlo en primer lugar en nuestra vida cotidiana. Significa que leemos su palabra y reflexionamos sobre lo que nos está diciendo a través de ella. Significa que trabajamos para vivir una vida de servicio en lugar de meramente comodidad. Significa que vemos su imagen y semejanza en cada persona que encontramos. Significa que defendemos su verdad de nuestras propias pequeñas maneras, incluso cuando hacerlo nos costará popularidad o negocios o “me gusta”.

Pero eso puede ser desagradable en el mejor de los casos, y puede costarnos la vida en el peor de los casos. ¿Por qué tenemos que pasar por todo esto? ¿Son estos los aros por los que se supone que debemos saltar para poder llegar al Cielo?

No. Nos molestamos no porque nos necesite, sino porque lo necesitamos a Él. Lo necesitamos en el centro de nuestras vidas. Lo necesitamos porque, como dijo el padre Mike en su discurso, no estamos “bien” sin él. Estamos desesperados, en necesidad de un salvador, para salvarnos en esta vida y en la próxima.

Además, para que no pienses que te estoy predicando desde alguna posición espiritual elevada donde he logrado esta increíble unidad con él, piénsalo de nuevo. Solo soy la chica que escuchó un recordatorio dos veces en una semana y tuvo que analizar detenidamente su propia vida.

Hagamos el compromiso de sacarlo de la esquina en este 2020. Pongámoslo primero. Asegurémonos de que su voz sea la primera que buscamos en la mañana, y que su palabra informe todas nuestras decisiones. Vamos a pedirle que brille su amor a través de nosotros. Volvamos a comprometernos con sus sacramentos.

Y luego podemos mostrarle al mundo quién es Él realmente.

Próximamente: Cómo un católico NO debería votar

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “La fe y la vida pública” Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

 

NO VOTAR BASÁNDOSE EN LA AFILIACIÓN A UN PARTIDO POLÍTICO

Ninguno de los dos partidos principales está completamente en línea con lo que creemos como católicos. Por lo tanto, es más importante considerar las posturas de los candidatos que su partido. Esto significa que es posible votar por candidatos de diferentes partidos en las elecciones.

NO VOTAR SEGÚN EL CARISMA O APARIENCIA

Algunos candidatos son mejores oradores y tienen más carisma o mejor apariencia. Sin embargo, esto no es lo importante, sino su postura sobre diversos temas, sobre todo los principios morales más serios.

NO VOTAR POR CANDIDATOS SOLO PORQUE DICEN SER CATÓLICOS

Desafortunadamente, muchos candidatos católicos rechazan principios esenciales de su fe en el ámbito político.

NO VOTAR SOLO PENSANDO EN UNO MISMO

Esto puede ser difícil, pero el católico debe esforzarse por considerar el bien común de la sociedad y no solo cómo él se beneficiaría de esa situación. El voto afectará la dirección del país en diferentes áreas que se deben considerar.

NO VOTAR POR CANDIDATOS QUE ACIERTAN EN COSAS DE MENOR GRAVEDAD, PERO FALLAN EN ASUNTOS MORALES SERIOS

Hay que saber sopesar la seriedad y gravedad de ciertos temas morales apoyados por cada candidato (ver p. 22).

 

Para más información sobre la postura de los candidatos y/o las plataformas de los partidos, puede llamar a la oficina de campaña de los candidatos o visitar las siguientes páginas web:

  • Partido Republicano de Colorado: cologop.org/
  • Partido Republicano Nacional: gop.com/
  • Partido Demócrata de Colorado: coloradodems.org/
  • Partido Demócrata Nacional: democrats.org/
  • Ciudadanos Fieles (USCCB): usccb.org/resources/formingconsciences-for-faithful-citizenship-spanish.pdf

 

Lee todos los artículos de la edición “La fe y la vida pública” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.