La verdadera vida está aquí, en el hoy

En un esfuerzo por romper mi hábito de “mirar la aplicación de Facebook cada vez que tengo un minuto libre”, he estado guardando textos de libros espirituales en mi teléfono, para leer pequeños fragmentos durante mi tiempo libre. El último libro fue Busca la paz y consérvala del padre Jacques Philippe. Como todo lo que él escribe, es fabuloso. Te recomiendo que lo leas, al igual que cualquier otro libro que puedas conseguir y que sea escrito por él. Es muy bueno.

Al discutir las diversas situaciones que pueden hacernos perder la paz, cita al jesuita francés Arthur Rimbaud, quien escribió sobre el sentimiento que a menudo tenemos de que “la verdadera vida está en otra parte”. El padre Philippe continúa diciendo: “Estoy concentrado en los aspectos negativos de mi situación actual, en lo que me falta para ser feliz. Esto me hace sentir infeliz, envidioso y desanimado y no puedo seguir adelante. La verdadera vida está en otra parte, me digo a mí mismo, y simplemente me olvido de vivir”.

¿Alguna vez te has sentido así? ¿Que la vida que estás viviendo no es la vida que se supone deberías estar viviendo? No en el sentido de que vives pecaminosamente ni nada. Pero solo que estás en el lugar equivocado, y que, si estuvieras en un lugar diferente, o en una circunstancia diferente, o en un estado de vida o etapa diferente, y que, si las cosas fueran diferentes, ¿entonces tu verdadera vida comenzaría?

Sé que yo, como persona soltera, tengo este tipo de pensamientos. No tengo una familia. No tengo un cónyuge. No tengo hijos. Si tuviera esas cosas, entonces tendría la vida que se supone que debo tener. Una verdadera vida, una buena vida. O tal vez si me mude a otro lugar o hago algo más. Pero luego hablo con otras personas, en diferentes circunstancias, y me dicen que ellos también se sienten inquietos. Que podrían estar mucho mejor si no se limitaran a los deberes de la casa y el hogar. O que su verdadera vida comenzará cuando los niños sean mayores. O cuando los hijos están fuera de la casa. O cuando tengan hijos. O cuando se jubilen. O cuando vuelvan a trabajar. O cuando se muden a una ciudad diferente o consigan un trabajo diferente. Lo que sea.

El padre Philippe me dio de frente justo con esto. Él dice: “No son las circunstancias exteriores las que deben cambiar; es sobre todo nuestro corazón el que debe cambiar”. Mi “verdadera vida” no está en otro lugar, ni en otro momento, ni en ninguna otra circunstancia. Está justo aquí, ahora mismo. No importa cuánto idealice mis visiones de una vida alternativa, Dios me ha colocado aquí, en esta. Aquí es donde se encuentra conmigo. Aquí es donde camina conmigo y me da la gracia de pedir mi pan de cada día. Aquí es donde él me sostiene.

Obviamente, no estoy diciendo que sea imposible que Dios en algún momento nos llame a otro lado. O que no debes alejarte de una vida de pecado o trabajar para mejorar nosotros mismos o nuestra vida. Lo que digo es que la inquietud constante, esa idea de que nuestra “verdadera vida” aún no han comenzado, nos impide vivir la voluntad de Dios en el “ahora”, y nos impide reconocer el bien en la vida que el Señor nos ha dado.

El padre Philippe dice que este tipo de pensamiento distorsionado puede afectarnos especialmente en nuestra vida espiritual, que podemos convencernos de que no podemos crecer en santidad debido a alguna condición externa en nuestra vida. Que, si solo fuéramos más saludables, o viviéramos más cerca de una capilla, o tuviéramos más tiempo para orar, creceríamos de una manera que ahora no somos capaces de hacer. Olvidamos que él ha prometido que no nos dejará solos, que proporcionará todo lo que necesitamos para crecer en santidad.

Y que más que nada, “crecer o enriquecer la vida espiritual es aprender a amar”.

Esa es la respuesta. Dondequiera que estemos, en cualquier estado o situación que Dios nos ha plantado, debemos amar. Punto. Ya sea con la familia frente a nosotros, los vecinos a nuestro lado o los pobres y desfavorecidos en nuestras comunidades, nunca nos faltan oportunidades para servir, para llevar el amor de Dios a los demás. Y como dijo mi santo favorito: “Nos encontramos a nosotros mismos solo a través de un don sincero de nosotros” (san Juan Pablo II). Y para interpretarlo mejor, encontramos nuestra vida a través de formas de dar dentro de nuestro entorno actual.

Lo que sea que esté sucediendo en tu vida, cualquier dificultad que estés experimentando o cruces que estés cargando, por muy maravillosa que creas que podría ser la vida en otro lugar u otra etapa, Dios te ha colocado donde estás. Y él está trabajando a través de todas esas cruces y dificultades, por tu bien. Lo único que te pide es que confíes en él y tomes su camino.

Entonces, en lugar de soñar despierto con esa vida diferente, abre los ojos a la que tienes. Mira alrededor. ¿Cómo puedes mejorarlo? ¿A quién puedes amar de una manera más profunda? ¿Cómo puedes acercarte a Dios, aquí mismo donde Él te ha plantado?

Esto mi amigo, es la verdadera vida.

Próximamente: Cómo un católico NO debería votar

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “La fe y la vida pública” Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

 

NO VOTAR BASÁNDOSE EN LA AFILIACIÓN A UN PARTIDO POLÍTICO

Ninguno de los dos partidos principales está completamente en línea con lo que creemos como católicos. Por lo tanto, es más importante considerar las posturas de los candidatos que su partido. Esto significa que es posible votar por candidatos de diferentes partidos en las elecciones.

NO VOTAR SEGÚN EL CARISMA O APARIENCIA

Algunos candidatos son mejores oradores y tienen más carisma o mejor apariencia. Sin embargo, esto no es lo importante, sino su postura sobre diversos temas, sobre todo los principios morales más serios.

NO VOTAR POR CANDIDATOS SOLO PORQUE DICEN SER CATÓLICOS

Desafortunadamente, muchos candidatos católicos rechazan principios esenciales de su fe en el ámbito político.

NO VOTAR SOLO PENSANDO EN UNO MISMO

Esto puede ser difícil, pero el católico debe esforzarse por considerar el bien común de la sociedad y no solo cómo él se beneficiaría de esa situación. El voto afectará la dirección del país en diferentes áreas que se deben considerar.

NO VOTAR POR CANDIDATOS QUE ACIERTAN EN COSAS DE MENOR GRAVEDAD, PERO FALLAN EN ASUNTOS MORALES SERIOS

Hay que saber sopesar la seriedad y gravedad de ciertos temas morales apoyados por cada candidato (ver p. 22).

 

Para más información sobre la postura de los candidatos y/o las plataformas de los partidos, puede llamar a la oficina de campaña de los candidatos o visitar las siguientes páginas web:

  • Partido Republicano de Colorado: cologop.org/
  • Partido Republicano Nacional: gop.com/
  • Partido Demócrata de Colorado: coloradodems.org/
  • Partido Demócrata Nacional: democrats.org/
  • Ciudadanos Fieles (USCCB): usccb.org/resources/formingconsciences-for-faithful-citizenship-spanish.pdf

 

Lee todos los artículos de la edición “La fe y la vida pública” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.