Papa Francisco: Fiesta de Corpus Christi es oportunidad para reanimar fe en Eucaristía

Escritor Invitado

Por: Mercedes de la Torre | ACI Prensa

El Papa Francisco animó a vivir la fiesta del cuerpo y sangre del Señor, “Corpus Christi”, como una “oportunidad especial para reavivar nuestra fe en la presencia real del Señor en la Eucaristía”.

Así lo dijo el Santo Padre en la Plaza de San Pedro al finalizar la Audiencia General de esta semana al saludar a los peregrinos polacos.

Este jueves 20 de junio se celebra en el Vaticano la fiesta de “Corpus Christi”, o también conocido como “Corpus Domini”, por lo que el Pontífice animó a verla como un momento importante para acercarnos a la Eucaristía.

“La fiesta de Corpus Christi es una oportunidad especial para reavivar nuestra fe en la presencia real del Señor en la Eucaristía. La celebración de la Santa Misa, la Adoración Eucarística y las procesiones en las calles de ciudades y pueblos son el testimonio de nuestra veneración y adhesión a Cristo que nos da su Cuerpo y Sangre, para nutrirnos con su amor y hacernos partícipes de su vida en la gloria del Padre”, explicó el Papa.

En esta línea, en su cuenta oficial de Twitter @Pontifex el Santo Padre recordó este jueves que “Jesús se ha hecho pan partido para nosotros, y nos pide que nos demos a los demás, que no vivamos más para nosotros mismos, sino los unos para los otros”.

Además, Francisco explicó a los fieles de lengua francesa presentes en el Vaticano el pasado miércoles que “la fiesta del cuerpo y sangre de Cristo, que estamos por celebrar, es una invitación para dar un lugar central a la Eucaristía en nuestra vida. Es la Eucaristía que nos hace vivir la vida de Cristo y hace la Iglesia”, señaló.

En este sentido, el Papa destacó también a los peregrinos de lengua alemana que “el Espíritu Santo da la vida y nos reúne en Cristo como su Iglesia” por lo que animó a “dejarnos transformar por su fuerza para anunciar la salvación del Señor y para testimoniar su paz y su reconciliación de la cual el mundo tanto necesita”.

Mientras que en el Vaticano se celebra esta solemnidad de la Eucaristía hoy jueves, en Roma y el resto de Italia, así como también en muchos países del mundo, la fiesta del Corpus Christi se celebrará litúrgicamente el domingo 23 de junio.

Por este motivo, el Santo Padre presidirá el próximo domingo una Celebración Eucarística, que será seguida de una procesión con el Santísimo Sacramento. Posteriormente el Papa impartirá la bendición eucarística.

La cita para celebrar la Solemnidad del cuerpo y sangre de Cristo será en el barrio romano de Casal Bertone, en donde el Papa visitará la iglesia de Santa María Consoladora (Santa Maria Consolatrice) y después se realizará la procesión eucarística en la zona cercana.

Este año será la segunda ocasión en la cual el Papa Francisco no celebra la habitual Misa en el atrio de San Juan de Letrán, con la tradicional procesión en la calle Merulana de Roma hasta llegar al atrio de la Basílica de Santa María La Mayor e impartir la bendición eucarística.

En 2018, el Santo Padre se trasladó para la fiesta de Corpus Christi a las afueras de Roma en el barrio de Ostia -muy cerca del mar- y allí se celebró la Misa, procesión y bendición eucarística. Este año, la Diócesis de Roma participará con el Papa Francisco en Casal Bertone.

Próximamente: Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

Una educación religiosa se relaciona directamente con un desarrollo positivo en los años de juventud adulta.

Escritor Invitado

Por: Cerith Gardiner | Aleteia

Criar a nuestros hijos con fe les da, obviamente, muchos beneficios espirituales, pero un estudio reciente de Harvard ha mostrado que los niños con una educación religiosa reciben también beneficios físicos y mentales, en especial en su juventud adulta.

Llevan un estilo de vida más saludable

El estudio, publicado en 2018 por la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que los niños que asistían a misa semanalmente o que tenían una activa vida de oración eran más positivos y tenían una mayor satisfacción vital cuando llegaban a la veintena. Estos jóvenes adultos tenían tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando las bebidas, el tabaco, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Utilizando una muestra de 5.000 niños durante un periodo de 8 a 14 años, el estudio reveló unos descubrimientos sorprendentes: al menos el 18 % de los que asistían a misa con regularidad informaron de niveles más altos de felicidad a partir de los 20 años que sus pares no religiosos. Y lo que es más importante, de esa misma muestra, el 29 % tendía a unirse a causas en beneficio de la comunidad y el 33 % se mantuvo alejado de drogas ilegales.

Una de las autoras del estudio, Ying Chen, se refirió a los descubrimientos en una rueda de prensa diciendo: “Muchos niños reciben una educación religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede tener consecuencias significativas sobre sus comportamientos relacionados con la salud, su salud mental y su felicidad y bienestar generales”.

Les aporta fortalezas

No se trata del primer estudio que demuestra las ventajas de una educación religiosa. Emilie Kao, directora del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, comparte en la web Stream.org que “las creencias religiosas dan a las personas fortalezas espirituales que conducen a hábitos saludables y construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en la vida”.

Estos resultados son especialmente alentadores en un tiempo en que el número de asistentes regulares a misa parece estar en declive. El estudio podría servir como motivador para los padres que tienen dificultades para que sus hijos reticentes vayan a la iglesia, sobre todo durante los años de adolescencia.