Fotonoticias: Cientos de hispanos se unieron a la procesión de Corpus Christi por las calles de Denver

Vladimir Mauricio-Perez

Con cantos y oraciones, cientos de católicos de la Arquidiócesis de Denver se dieron cita en las calles de Denver para dar testimonio de la presencia real de Jesús en la Eucaristía el pasado jueves, 20 de junio.

(Foto de Brandon Ortega)

La tarde comenzó con una misa en la parroquia Sacred Heart de Denver repleta de fieles de diversas parroquias y movimientos de la arquidiócesis.

(Foto de Vladimir Mauricio-Perez)

El obispo auxiliar de Denver, monseñor Jorge Rodríguez, presidió la celebración eucarística, mientras docenas de fieles escuchaban desde fuera de la iglesia. El obispo de Latacunga, Ecuador, monseñor Giovanni Paz Hurtado, también estuvo presente y concelebró junto a otros sacerdotes de la Arquidiócesis de Denver.

(Foto de Brandon Ortega)

En su homilía, el obispo Jorge alentó a los presentes a mantener esta tradición de Corpus Christi, en la que se da testimonio de Jesús públicamente, incluso ante la indiferencia de unos y el antagonismo de otros, con la esperanza de que esta tradición crezca anualmente.

 

(Foto de Vladimir Mauricio-Perez)

La misma reacción descrita por el obispo Jorge en su homilía se hizo realidad en las decenas de personas que con curiosidad, indiferencia o desdén observaban a la multitud de católicos dar testimonio público de su fe.

(Foto de Vladimir Maurcio-Perez)

(Foto de Vladimir Mauricio-Perez)

El movimiento Adoración Nocturna encabezó la procesión, por ser esta una tradición ya establecida en su espiritualidad de adoración eucarística.

(Foto de Clemente Carballo)

(Foto de Clemente Carballo)

(Foto de Clemente Carballo)

Entre los demás movimientos presentes, con camisetas o estandartes que los definían, se encontraban: Apóstoles de la Palabra, Movimiento Familiar Cristiano, Cursillos de Cristiandad, Renovación Carismática, Encuentro Matrimonial, Prevención y Rescate, Pequeñas Comunidades, Enriquecimiento Matrimonial, Kairós, la Pastoral Juvenil y miembros de diferentes parroquias a través de la arquidiócesis.

 

(Foto de Vladimir Mauricio-Perez)

(Foto de Clemente Carballo)

La procesión culminó con la llegada a la parroquia Annunciation, a una milla de distancia.

(Foto de Clemente Carballo)

Fuera de la iglesia se impartió la bendición solemne, después de la cual decenas de adoradores nocturnos y otros fieles permaneciaron adorando a Jesús Sacramentado.

(Foto de Clemente Carballo)

Para ver más fotos y videos de este evento, ¡síguenos en Facebook!

Próximamente: Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

Una educación religiosa se relaciona directamente con un desarrollo positivo en los años de juventud adulta.

Escritor Invitado

Por: Cerith Gardiner | Aleteia

Criar a nuestros hijos con fe les da, obviamente, muchos beneficios espirituales, pero un estudio reciente de Harvard ha mostrado que los niños con una educación religiosa reciben también beneficios físicos y mentales, en especial en su juventud adulta.

Llevan un estilo de vida más saludable

El estudio, publicado en 2018 por la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que los niños que asistían a misa semanalmente o que tenían una activa vida de oración eran más positivos y tenían una mayor satisfacción vital cuando llegaban a la veintena. Estos jóvenes adultos tenían tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando las bebidas, el tabaco, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Utilizando una muestra de 5.000 niños durante un periodo de 8 a 14 años, el estudio reveló unos descubrimientos sorprendentes: al menos el 18 % de los que asistían a misa con regularidad informaron de niveles más altos de felicidad a partir de los 20 años que sus pares no religiosos. Y lo que es más importante, de esa misma muestra, el 29 % tendía a unirse a causas en beneficio de la comunidad y el 33 % se mantuvo alejado de drogas ilegales.

Una de las autoras del estudio, Ying Chen, se refirió a los descubrimientos en una rueda de prensa diciendo: “Muchos niños reciben una educación religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede tener consecuencias significativas sobre sus comportamientos relacionados con la salud, su salud mental y su felicidad y bienestar generales”.

Les aporta fortalezas

No se trata del primer estudio que demuestra las ventajas de una educación religiosa. Emilie Kao, directora del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, comparte en la web Stream.org que “las creencias religiosas dan a las personas fortalezas espirituales que conducen a hábitos saludables y construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en la vida”.

Estos resultados son especialmente alentadores en un tiempo en que el número de asistentes regulares a misa parece estar en declive. El estudio podría servir como motivador para los padres que tienen dificultades para que sus hijos reticentes vayan a la iglesia, sobre todo durante los años de adolescencia.