¿Por qué San Valentín es el patrón de los enamorados?


San Valentín, el patrono de los enamorados, nació en Italia, cerca del año 175. Fue ordenado sacerdote y posteriormente obispo. Famoso por su evangelización, milagros y curaciones, ejerció en Roma durante el siglo III bajo el emperador Claudio II, quien prohibía la celebración de matrimonios entre los jóvenes. El emperador decía que “los solteros sin familia son mejores soldados, ya que no tienen ataduras”.

Valentín no acató el decreto, y desafió al emperador celebrando en secreto matrimonios para jóvenes enamorados. El emperador se enteró y lo mandó encarcelar. Fue torturado y decapitado el 14 de febrero del año 270.

La creencia general es que esta fiesta es reciente pero la realidad es que esta celebración data del Siglo III, y comenzó a cobrar más notoriedad a partir del siglo XIV, tomando como nombre de Día de los Enamorados o Día del Amor y la Amistad.

Esta fiesta ha sido manipulada por la comercialización. La tradición dice que los enamorados, novios o esposos y hasta los amigos deben expresarse su amor con un regalo o una cita, y mientras más grande y costoso sea, más grande el amor. El consumismo se ha apoderado pues de esta fiesta.

El Día del Amor y la Amistad puede ser una fiesta muy bonita para nosotros católicos pues es la oportunidad de celebrar la verdad del amor. Jesucristo nos dejó como mandamiento nuevo: “Ámense los unos a los otros como yo los he amado” (Jn. 13, 34), entonces el punto de referencia de cómo debo de amar no es cómo yo amo sino cómo Jesús me ama a mí. Incluso, lo puso como condición para sus discípulos cuando dijo: “En esto conocerán todos que ustedes son mis discípulos; si se aman los unos a los otros como yo los he amado” (Jn. 13, 35). El fundamento de nuestra fe está en el amor, pues “Dios es Amor” (1 Jn. 4, 8).

Como seres humanos todos anhelamos amar y ser amados. Desde el bebé que duerme en los brazos de su madre hasta el anciano que espera con ansias la visita de sus hijos y familiares, todos tenemos una necesidad innata de sabernos importantes, valiosos y amados por otras personas. Nuestros corazones anhelan amor, lo sepamos o no. Dios nos creó con una sed y necesidad de ser amados para que justamente lo busquemos a Él que es la única fuente del amor.

Él es esencial, pues constituye el principio, la idea por la cual el hombre fue creado y el fin para el cual existe. Esta será la actividad del hombre por toda la eternidad.
El amor es la única razón que justifica la existencia de todos y cada uno. El universo entero se creó por amor. Es el acto supremo de la libertad, la actividad humana por la que una persona elige y realiza el bien del otro. Y la prueba más grande de amor nos la dio Jesucristo. Él se entregó y derramó hasta la última gota de su sangre por nosotros.

Esto es lo que el Obispo Valentín, como santo de la Iglesia Católica, nos inspira a vivir en su día.

 

Próximamente: Las 10 enfermedades del espíritu que afectan tu matrimonio

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

No hay peor enfermedad para los matrimonios que las enfermedades del espíritu. Así lo asegura el Padre Ángel Espinoza de los Monteros, sacerdote especializado en temas de matrimonio y familia, quien ha ayudado a muchas parejas a salvar su matrimonio a través de sus conferencias de revitalización de matrimonios y vida familiar.

El padre Ángel, compartió las 10 enfermedades del espíritu que pueden debilitar la unión matrimonial, y al mismo tiempo nos invita a reflexionar con ello para así lograr dar al amor de pareja una dimensión espiritual.

Los ciegos: No quieren ver todo el mal que hacen con su forma de comportarse. No ven todo lo bueno que podrían hacer si cambiaran un poco su carácter. No se dan cuenta cómo tratan a los demás: su marido, su mujer, sus hijos o personas que los rodean. Los ciegos pueden ver lo que hay afuera pero no lo que hay adentro de sí mismos y es por eso que creen que están bien. Juzgan a los demás. No alcanzan la felicidad porque no ven todo lo que tienen.

Los sordos: No saben o no quieren escuchar. Un consejo para los hombres: Escuchen a su mujer. Cuando estén con ella tengan estas frases preparadas ¡No me digas!; ¿Qué más?; ¡Qué barbaridad! o pueden salir con otra frase mejor: … ¡No puede ser!

Y es que no vale la pena discutir. Ábrete a la posibilidad de que él o ella tengan la razón. Pierde todas las discusiones tontas y te ganarás el corazón de tu marido o tu mujer.

Los mudos: No se quieren comunicar. No hablan. Hablan de más, pero no de lo importante. Le hacen daño al matrimonio quienes no logran transmitir sus sentimientos. Dile a tu mujer o a tu marido: “¡Te quiero!, ¡te amo!, ¡te necesito!”. Otro consejo para los maridos: dile a tu mujer “¡qué guapa estas”, ¡aunque luego te confieses!

Déficit de atención: Concentrarse en todo menos en la familia. Ningún éxito profesional justifica fracasar en la familia.

Estar manco: No saber servir y no saber dar cariño. Jubilarse de la intimidad sin avisar. ¿Qué han hecho del cariño que se tenían antes de que se casaran?

Tetraplejia: Quisiera…pero nunca hacen nada. Hay que hablarse con respeto.

Depresión: A la que le pusimos el nombre bonito y llamamos “Depre”… pariente de la flojera. La vida es un ciclo, existen etapas…como las estaciones del año. Aprende a ver lo bueno de cada momento. Pide ayuda cuando necesites y estés pasando por un momento en el que creas que no puedes más.

Esclerosis múltiple: La dureza de trato, de palabra, de juicio.

El Alzheimer selectivo. Se nos olvidan los detalles. Se nos olvidan las cosas pequeñas. Se nos olvidan las promesas del matrimonio. Se nos olvida que estamos casados.

Esposa Zeta. Solo habla para amenazar o pedir dinero.

Según el padre Espinoza, ser fiel es el principio para cuidar el matrimonio. “Amar y hacer feliz a una persona es un proyecto de vida.

“Una cura para las enfermedades espirituales es el amor”, señaló el conferencista “y el médico es Jesús”. Recen unidos. Acérquense a Dios y háganse estas preguntas: ¿Te estoy haciendo feliz? ¿Qué más tengo que hacer para hacerte feliz? Y recuerden “vivir en amor… ¡El anillo es para siempre!”, concluyó el sacerdote.