85.2 F
Denver
lunes, junio 24, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de DenverEl Corazón Eucarístico de Jesús en pleno despliegue en la procesión de...

El Corazón Eucarístico de Jesús en pleno despliegue en la procesión de Arvada

Segundos después de que Jesús y sus peregrinos perpetuos subieran a su camioneta y partieran hacia la siguiente parada de Jesús Eucaristía, los cielos de Arvada se abrieron el viernes.

La lluvia parecía recordar los propios bautismos de la comunidad, a través de los cuales cada amado hijo e hija de Cristo nacían de nuevo. De manera similar, la providencial visita del Señor Jesús, presente en la Eucaristía, marcó un momento profundo de vida en la historia de la parroquia St. Joan of Arc.

El párroco de St. Joan of Arc en Arvada, el padre Nathan Goebel, dijo que la parroquia era un anfitrión inesperado. Una llamada telefónica providencial meses atrás, recibida con alegría, llevaría a casi 500 personas a encontrarse con el Señor.

«No tenemos idea de cómo fuimos elegidos o por qué fuimos elegidos. Simplemente fuimos elegidos, y estábamos emocionados por ello», recordó el padre Nathan, evocando esa llamada inicial.

«Una de las razones por las que creo que nuestra parroquia fue identificada como una parada potencial es que hemos tenido una capilla de adoración por 30 años», continuó el padre Nathan.

Desde la visita transformadora del papa san Juan Pablo II a Denver en 1993, un grupo dedicado de feligreses de St. Joan of Arc se ha reunido las 24 horas del día durante los últimos 30 años en oración y adoración a Jesús Eucaristía.

«Así que ya tienes una comunidad llena de esperanza y deseosa de que venga el Señor», dijo el Padre Nathan.

Desde esa primera llamada telefónica, la devota y esperanzada parroquia se movilizó, preparándose a sí mismos y a su comunidad para la visita de Jesús Eucaristía en su camino hacia Indianápolis.

A pesar de varios contratiempos logísticos el viernes por la mañana, los peregrinos perpetuos llegaron a St. Joan of Arc con Jesús y fueron recibidos por una comunidad católica (es decir, universal) entusiasta.

«Para mí, ver a tantos fieles, no solo de nuestra parroquia, sino de todo el país y nuestras diferentes diócesis, reunirse para dar reverencia y alabanza a Dios muestra la catolicidad de nuestra fe», dijo el padre Nathan a El Pueblo Católico, reflexionando sobre todos aquellos que se unieron a la procesión. Junto a los feligreses de St. Joan of Arc estaban fieles de otras parroquias, visitantes y personas menos comprometidas con su fe. Individuos de muchos orígenes raciales y étnicos, edades y capacidades estuvieron presentes, uniéndose en oración y adoración al Único Señor.

«Fue un regalo poder verlos a todos procesionando detrás de Jesús, quien los estaba guiando en la solemnidad del Sagrado Corazón», continuó el padre Nathan.

La universalidad, o catolicidad, de la fe ciertamente se exhibió en la procesión eucarística de St. Joan of Arc.

Para Faith Brake, una ex misionera de Annunciation Heights que casualmente estaba visitando Denver durante la peregrinación, fue esa demostración de la unidad de la Iglesia lo que más la conmovió.

«He estado impresionada por un recordatorio de la universalidad de nuestra fe, y que no soy solo yo aquí viajando con Jesús, sino que la Iglesia está viva y enardecida», dijo Faith a El Pueblo Católico. «El espíritu era tangible allí dentro. Definitivamente me siento revitalizada».

«Esto honestamente se sintió como un pequeño adelanto del Cielo, al ser recordado de que somos peregrinos en la tierra de una manera muy tangible», compartió Kat Hurd, otra ex misionera de Annunciation Heights y visitante de St. Joan of Arc. «Fue genial, pero sobre todo recordar eso en una multitud de muchas personas, niños, ancianos y todos los que caminaban. Fue genial estar entre ellos».

«Estoy asombrado y abrumado por la alegría», compartió Joe Trujillo, coordinador de la pastoral juvenil de la parroquia. «Ver la alegría de todos aquí y su disposición para estar aquí con Jesús es totalmente vivificante y un recordatorio de que la Iglesia está muy viva».

Al igual que la procesión eucarística fue un testimonio de la vida de la Iglesia, la presentación que siguió la procesión inspiró a aquellos que se reunió. Los feligreses aprendieron más sobre la vida de la Sierva de Dios Michelle Duppong, quien fue bautizada en St. Joan of Arc y cuya causa de canonización está abierta.

La ex misionera de la Fraternidad de Estudiantes Universitarios Católicos (FOCUS por sus siglas en inglés), cuya causa de santidad está ahora abierta, es más conocida por su testimonio simple, diario y alegre del evangelio de Jesucristo. A pesar de su batalla contra el cáncer, la Sierva de Dios Michelle Duppong permaneció arraigada en su fe, la alegría de Cristo y la esperanza de la vida eterna. Desde esta entrega llena de fe, pudo compartir el amor de Cristo con todos aquellos a quienes conoció, compartió Ashley, quien estuvo en discipulado con la Sierva de Dios Michelle Duppong mientras asistía a la Universidad de Nebraska.

«Fue especialmente en su sufrimiento y en su muerte que mostró la plenitud de la alegría, lo que significaba vivir por la alegría», ella dijo. «Se veía diferente, por supuesto, pero mostró esa alegría en su paciencia y perseverancia. Incluso mientras estaba muriendo de cáncer, estaba ministrando a otros a través de esta alegría y paz».

Para Duppong, esa profunda, contracultural alegría provenía de un solo lugar: su identidad como una amada hija de Dios.

«Esa alegría provenía en primer lugar y ante todo de la absoluta seguridad de Michelle en quién era ella», continuó Ashley. «Ella sabía completa y profundamente que era una amada hija de Dios. Ese conocimiento de quién era le dio la libertad para mostrar alegría. Así como pudo recibir ese amor de Dios, pudo compartirlo con otros. Compartir el amor de Dios no era solo algo que hacía, sino que era quien era».

«Para nosotros, como parroquia, estamos creciendo en nuestro amor por Jesús como ella tenía amor por Jesús», compartió el padre Nathan. «Estamos viendo a nuestros feligreses entrar en conexión con Michelle. Y es hermoso ver que otras personas se dan cuenta de que la fe nace de la parroquia, de la pila bautismal. La fe se transmite a través de Cristo, a través del ministerio del sacerdote, y se extiende por toda la iglesia».

«Nuestra gente estaba lista y ansiosa por recibirlo. Hay tanta alegría en un padre cuando sus hijos ya están haciendo lo que se supone que deben hacer sin que siquiera les digas. Su reverencia; su alegría; conocían todas las canciones; soportaron el calor. Estamos muy agradecidos», dijo el padre Nathan a El Pueblo Católico.

Incluso los cielos de Arvada no pudieron contener sus lágrimas de alegría por haber dado la bienvenida a Jesús Eucaristía a su comunidad.

Habiendo encontrado al Señor en la Eucaristía, y habiendo conocido a una de sus amadas hijas en la Sierva de Dios Michelle Duppong, la comunidad tuvo un asiento de primera fila en el reino del Señor.

«La Comunión de los Santos no está tan lejos», compartió el Padre Nathan. «La Iglesia y el corazón de Jesús son uno».

+++

Para más información sobre los próximos eventos con la Peregrinación Eucarística Nacional en la arquidiócesis de Denver, haz clic aquí.

Para ver más de las últimas noticias, actualizaciones y fotos de la Peregrinación, haz clic aquí.

André Escaleira, Jr.
André Escaleira, Jr.
André Escaleira es el editor de Denver Catholic y El Pueblo Católico. Nacido en Connecticut, André se mudó a Denver en 2018 para servir como misionero con Christ in the City, donde servió por dos años.
Artículos relacionados

Lo último