La misión de San Francisco de Asís continúa viva en una parroquia de Denver

Vladimir Mauricio-Perez

Las columnas ornamentadas de escayola delimitan con firmeza la nave central de la iglesia Católica Annunciation, como si San Francisco de Asís sostuviera a la Iglesia. Su vida, hechos y palabras continúan inspirando a muchos hombres y mujeres en la parroquia, dando frutos 800 años después de su muerte.

Los franciscanos capuchinos que han servido en la parroquia Annunciation en Denver por cerca de 50 años lo han hecho posible. Guiados por el espíritu del santo, han asistido a este vecindario de Denver con una marca de hermandad, pobreza y dedicación.

“Desde la época de San Francisco hasta el día de hoy, todo nuestro enfoque del ministerio es que somos principalmente hermanos. Y [así es como] llegamos a las personas “, dijo el padre Charles Polifka, párroco de Annunciation y capuchino durante 51 años. “Sí, tenemos personas como yo que han sido ordenadas, pero principalmente, es un sentido de hermandad y comunidad el que tratamos de construir”.

La parroquia fue construida por inmigrantes irlandeses, eslavos, alemanes e italianos, consagrada en 1907, y restaurada por feligreses hispanos y afroamericanos que llegaron en la década de 1950.

Desde que la orden franciscana de los frailes menores fue asignada a la parroquia por el arzobispo de Denver James V. Case en mayo de 1970, los frailes han buscado identificar y satisfacer la necesidad de la comunidad.

“Nuestra gente quiere encontrar seguridad y un hogar aquí, y hay muchos que viven con miedo debido a lo que está sucediendo con la inmigración”, dijo el padre Polifka. “Poder ayudarlos a tener fe es grandioso: dejarles saber que son aceptados, que son amados, que son personas que traen sus dones y aportan grandeza a nuestra comunidad y vecindario. Afirmar su valía y valor es algo que es muy importante”.

La manera en que los capuchinos han servido a la comunidad de la iglesia, que ahora es predominantemente hispana, ha dado frutos en las familias, así lo menciona Doricel Aragón, una feligresa quien creció en el vecindario: “La iglesia es una extensión de nuestra familia. Es un ejemplo para nosotros. Nos ha ayudado a formar a nuestros hijos en amor a Dios y a la Iglesia”.

Pobreza y dedicación

El padre Polifka, quien actualmente es asistido por otro capuchino en la parroquia, el padre Joseph Mary Elder, espera que la espiritualidad franciscana se refleje en todos los ministerios, incluyendo la escuela, el banco de comida, y los programas de jóvenes y jóvenes adultos.

Según James Chappell, un feligrés que conoce al Padre Charles y los capuchinos desde hace más de 30 años desde que vivió en Kansas, los frailes llevan a cabo este deseo vívidamente: “Son muy humildes y son un grupo maravilloso. Toman en serio los votos de pobreza”.

“Los cpuchinos no se ven en los campos de golf”, continuó. “Están trabajando de rodillas, jugando con niños, ayudando a las personas, trabajando con parejas divorciadas, siendo parte del proceso de sanación …”

Chappell es miembro de la Antigua Orden de los Hibernians en Annunciation, una organización fraternal católica irlandesa que ayuda al párroco y a la parroquia a alcanzar sus metas financieras y espirituales a través de la planificación de diferentes eventos.

Una manera critica en la que la orden ayuda a la parroquia es a través del apoyo financiero a la escuela católica Annunciation, considerada una de los ministerios más importantes del padre Polifka.

“La escuela brinda un lugar seguro para las personas de nuestra parroquia y comunidad, un lugar llego de amor y fe”, dijo. “La gente está buscando un lugar seguro para sus hijos, un lugar donde sus hijos sean amados y donde se vivan los valores de nuestra fe católica”.

Para Chappell, el éxito que él ve en el trabajo de los capuchinos y el personal de la escuela supera las necesidades y los peligros que enfrenta un estudiante, que van desde la pobreza hasta la violencia y el abandono.

“Los niños en la escuela son algunos de los menos afortunados financieramente en la arquidiócesis. Pero consistentemente sus puntajes en las pruebas los muestran cerca o por encima de [las escuelas de Denver] “, aseguró. “Cuando nos fijamos en los porcentajes de niños que tienen éxito, está en los 80s y 90s y no en los 40s. La educación de nuestros hijos es una de las misiones más importantes y [nuestros capuchinos y maestros] hacen un gran trabajo al respecto “.

El padre Polifka considera que su misión en la escuela católica Annunciation es la continuación de la misión que las hermanas de la caridad de Leavenworth, Kans. dejaron cuando fundaron la escuela parroquial en 1890. “Su fe y su comunidad siguen siendo evidentes aquí”, dijo.

“Es impactante ver a un tipo con una cuerda marrón que parece un linebacker de los Broncos de Denver rodeado de tantos niños de escuela preparatoria”, dijo Chappell, refiriéndose al Padre Elder. “Hacen un gran trabajo y no soy solo yo, son muy queridos por muchas personas”.

 

Próximamente: Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

Una educación religiosa se relaciona directamente con un desarrollo positivo en los años de juventud adulta.

Escritor Invitado

Por: Cerith Gardiner | Aleteia

Criar a nuestros hijos con fe les da, obviamente, muchos beneficios espirituales, pero un estudio reciente de Harvard ha mostrado que los niños con una educación religiosa reciben también beneficios físicos y mentales, en especial en su juventud adulta.

Llevan un estilo de vida más saludable

El estudio, publicado en 2018 por la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que los niños que asistían a misa semanalmente o que tenían una activa vida de oración eran más positivos y tenían una mayor satisfacción vital cuando llegaban a la veintena. Estos jóvenes adultos tenían tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando las bebidas, el tabaco, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Utilizando una muestra de 5.000 niños durante un periodo de 8 a 14 años, el estudio reveló unos descubrimientos sorprendentes: al menos el 18 % de los que asistían a misa con regularidad informaron de niveles más altos de felicidad a partir de los 20 años que sus pares no religiosos. Y lo que es más importante, de esa misma muestra, el 29 % tendía a unirse a causas en beneficio de la comunidad y el 33 % se mantuvo alejado de drogas ilegales.

Una de las autoras del estudio, Ying Chen, se refirió a los descubrimientos en una rueda de prensa diciendo: “Muchos niños reciben una educación religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede tener consecuencias significativas sobre sus comportamientos relacionados con la salud, su salud mental y su felicidad y bienestar generales”.

Les aporta fortalezas

No se trata del primer estudio que demuestra las ventajas de una educación religiosa. Emilie Kao, directora del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, comparte en la web Stream.org que “las creencias religiosas dan a las personas fortalezas espirituales que conducen a hábitos saludables y construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en la vida”.

Estos resultados son especialmente alentadores en un tiempo en que el número de asistentes regulares a misa parece estar en declive. El estudio podría servir como motivador para los padres que tienen dificultades para que sus hijos reticentes vayan a la iglesia, sobre todo durante los años de adolescencia.