Los peligros de una supuesta educación sexual en las escuelas de Colorado

Un análisis sobre el impacto de la propuesta HB 19-1032.

Carmen Elena Villa

Entrevista al padre Luis Granados

El proyecto de ley 1032 de Colorado que busca supuestamente dar una educación sexual a los niños en las escuelas públicas ¿ayuda a su formación? ¿trae algún peligro? El padre Luis Granados, doctor en teología moral nos responde.

Posted by El Pueblo Católico on Friday, 22 February 2019

Un controversial proyecto de ley de educación sexual fue aprobado por la Casa de Representantes y ahora busca ser aprobado por el Senado estatal de Colorado comenzando con una audiencia el 28 de febrero. Se trata de el poroyecto HB 19-1032 que busca imponer desde tercero elemental en las escuelas públicas y autónomas una educación sexual con orientación LGTBQ, basada en la ideología de género (donde cada persona puede supuestamente decidir si se es mujer, hombre o transexual) y donde el aborto se presenta como una opción igualmente válida a la decisión de dar a luz.

Educación sexual sin tapujos. Sacar a los niños y adolescentes de la ignorancia para evitar comportamientos con consecuencias como embarazos no deseados, enfermedades venéreas o el bullying en las escuelas hacia jovencitos que tienen atracción al mismo sexo. Esos son los argumentos que dan los legisladores de Colorado para defender el proyecto de ley.

Sobre el tema El Pueblo Católico consultó a tres expertos en materia de moral (Padre Luis Granados, doctor en teología moral), educación (Elizabeth Walker, psicóloga) y salud (Francisco La Rosa profesor asociado de la Universidad de Colorado).

¿Llena un vacío? 

El doctor La Rosa asegura que permitir que el gobierno introduzca la educación sexual durante los años de formación del cerebro, el cuerpo y el sentido de identidad es “introducir confusión y dudas que pueden llevar a graves problemas psicológicos que incluyen ansiedad, depresión y suicidio”. La psicóloga Welker dice que estas enseñanzas pueden “alentar a una curiosidad, a experimentaciones sexuales poco saludables”. Además, “las imágenes sexuales gráficas pueden ser retenidas de manera indefinida en el cerebro”.

Por ello, sobre el argumento de “llenar el vacío en materia de educación sexual” el padre Granados afirma: “Es mejor no enseñar nada a enseñar cosas negativas. Mejor no dar de comer a dar veneno” y califica este proyecto como una “mala noticia para los niños y los padres porque los niños vendrán a casa con preguntas, muy confundidos y desorientados y los profesores que no estén de acuerdo con esta enseñanza y tengan que objetar, tendrán que ser despedidos porque no pueden enseñar algo que le hace daño al niño”.

Religión ¿Una ideología? 

Uno de los puntos de este proyecto de ley es afirmar que dicha educación sexual debe estar “lejos de toda ideología religiosa”, ante lo cual el padre Granados aclaró que “la enseñanza católica sobre la sexualidad no es una ideología”, más bien esta “nos ayuda a entender la verdad de nuestra persona y la ley natural” e irónicamente esta ley “mete su propia ideología que es tan dañina” la cual hace afirmaciones como “decirle a un chico que él puede ser una chica en cuerpo de niño”.

La doctora Walker por su parte recuerda que la orientación católica sobre la persona humana “está enraizada en la ley natural”. Una ley que dice que el ser humano es “creado hombre o mujer”, y que la contracepción y el aborto “son contrarios a la ley natural”. El doctor La Rosa citó a la psicóloga Mary Bernstein sobre los objetivos culturales del movimiento LGBTQ que incluyen disputar los modelos tradicionales de hombres y mujeres y la prevalencia de la familia nuclear heterosexual: “Por ello pretenden cambiar leyes y políticas, para obtener nuevos derechos, beneficios y protecciones especiales. Lo que está sucediendo en Colorado es, pues, un reflejo de ello”. Frente a este tema, el doctor La Rosa dice que debemos preguntarnos: “¿Dónde está la prueba de que la ideología LGBTQ es correcta y apropiada para un niño en desarrollo? ¿Qué hace que la ideología LGBTQ sea más apropiada que la supuesta ideología de nuestras religiones?”.

Aborto 

Otro de los temas que se discuten en este proyecto de ley es cómo enfrentar un embarazo no deseado. Los profesores deberán decirle a los niños que ante este desafío hay tres opciones igualmente válidas: tener al niño y educarlo, darlo en adopción o abortar. El padre Granados advirtió que “están poniendo a la niña en la situación de que da igual que mate a su hijo o que lo tenga o lo de en adopción”, y dice que en esta materia la enseñanza “dice ser neutral pero lo que está haciendo es promover la cultura de muerte porque, evidentemente si se le presentan las tres opciones como iguales, elegirá el aborto”. La doctora Walker enfatiza sobre el delicado tema del síndrome post aborto: “una especie de muerte espiritual y emocional; hasta un punto post-abortivo para la mujer (y para otras que le ayudaron a facilitarle el aborto) sufren de un profundo luto, arrepentimiento, culpa y sintomatología depresiva y post traumática”. Un trauma que puede llevar a la mujer a tener comportamientos suicidas o auto destructivos. El doctor La Rosa asegura que la mejor manera de reducir los abortos “es educando a los niños para que respeten la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, y practicar la castidad”.

Verdadera educación 

Pero ¿cómo llenar el vacío en educación sexual que tienen tantos niños y adolescentes? El padre Luis Granados propone: “que los padres hablen de sexualidad a sus hijos y que en las parroquias los sacerdotes hablen de sexualidad de forma adecuada”. Y recuerda que hay muchos programas como la Teología del cuerpo, Teen star, que ayudan a los niños y adolescentes a conocer su cuerpo y orienta a los padres para que le hablen de la mejor manera a sus niños. “La sexualidad es buena, ha sido creada por Dios y como padres tenemos esa responsabilidad de decir que Dios nos ha creado varón y mujer. Tenemos que dar gracias a Dios quien da sentido al sexo”.  Pero ¿promover la abstinencia puede resultar atractivo para un joven del siglo XXI? La doctora Walker desde su experiencia comparte: “Cuando a los jóvenes se les presenta con la verdad del plan de Dios sobre la sexualidad y el matrimonio, sus ojos brillan y algo hace clic en sus mentes”. Y esto se da porque “la ley natural está escrita en cada ser humano”. Y cuando enseñan rectamente estas verdades “los puede llevar a conversiones dramáticas”. Ella ha sido testigo de “gente joven que se arrepiente y opta por una nueva manera de vivir; vivir una vida virtuosa y pura trae mucha paz”. El doctor La Rosa puntualiza que los papas Pío XI y Pío XII “nos han instruido muy claramente que la enseñanza tradicional sobre educación sexual no debería ser principalmente una cuestión de discutir temas sexuales explícitos, sino más bien una cuestión de inculcar modestia, pureza, castidad y moralidad”.

El estado toma el control 

Según la doctora Walker, esta ley, al hacer que el Estado tome control de la educación sexual de los hijos y hacerla obligatoria para todos, “violaría la libertad religiosa de los padres, educadores y los niños mismos”. El padre Luis considera que se trata de una “medida totalitaria” que le hace recordar “los comunistas de la Unión Soviética o las medidas socialistas donde el Estado quiere adoctrinar a los niños e imponer a los padres la ideología”.  La doctora Walker indica que “sería muy ingenuo pensar que las escuelas católicas y los niños que reciben educación en casa no se van a ver afectados (con la aplicación del proyecto de ley) en un futuro cercano. Debemos luchar para proteger a todos los niños del estado de Colorado de esta enseñanza agresiva de la ideología de género”.

Por ello, en lugar de imponer una educación que puede generar confusión en los niños y adolescentes, el padre Luis Granados recomienda “enseñarles a vestir con dignidad sin enseñar lo que debe estar oculto”. También dialogar con ellos y preguntarles cuando lleguen de la escuela “¿Qué has aprendido? ¿Qué te han explicado?” Asimsmo, la doctora Walker alienta a los padres a “hablar sobre castidad, pureza y modestia con sus hijos desde una edad muy temprana”.

El proyecto de ley HB 19-1032 hace pues parte de lo que el Papa Francisco llama “colonización ideológica” la cual “usa la necesidad de las personas para tomar una oportunidad de entrar y volverse fuertes con los niños”, según dijo en el vuelo de regreso de Filipinas en enero de 2015 y advirtió que “cuando las condiciones son impuestas por colonizadores imperiales, buscan hacer que las personas pierdan su propia identidad y hagan una uniformidad”.

Próximamente: Santos fuertes para nuestros tiempos de duda

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“Declaro en verdad y con alegría en mi corazón – ante Dios y sus santos ángeles – que nunca he tenido ningún motivo en mi trabajo que el de predicar la Buena Noticia y sus promesas. Esta es la única razón por la que regresé aquí a Irlanda – lugar del que apenas escapé vivo”. Estas palabras del libro La Confesión de San Patricio reflejan la fuerza del Espíritu Santo que se desarrolló a través de Jesús cuando dio su vida en la cruz,  cuando inspiró a San Esteban, el primer mártir, y cuando continúa moviendo a personas alrededor del mundo para ser testigos de Cristo, sin importar el costo.

Esta semana celebramos las fiestas de dos hombres fuertes: San Patricio y San José. Ambos vivieron durante tiempos difíciles y buscaron vivir plenamente la fe. El ejemplo de estos hombres, nuestros predecesores en la fe nos proveen un modelo de una Cuaresma provechosa y también de una labor evangelizadora en una cultura que duda de todo.

San José era, de acuerdo con el evangelio de San Mateo, un “hombre justo” (Mt. 1:19) cuyo deseo de seguir a Dios en todo lo que hacía era evidente en sus acciones. Bajo la ley judía, José debía divorciarse de María porque la había encontrado embarazada luego de que ellos se habían comprometido, pero antes de que vivieran juntos. Y así, José vio cuán pura y buena era María.

Cuando un ángel apareció a San José en un sueño y le dijo que María estaba embarazada por obra del Espíritu Santo, él no dudó en traerla a su casa, aún cuando sus compañeros creyentes ciertamente cuestionaran su integridad y la de ella. Esta es una lección muy valiosa para las personas de fe de hoy. Es mucho mejor seguir el plan de Dios para nosotros que estar de acuerdo con lo que la sociedad considera sabio.

Esto lo vemos también en la disposición de San José de huir a Egipto a instancias de otro sueño angelical. Quizás él tendría que conformar su corazón con el del plan del Padre cuando escuchó al profeta Simeón predecir que una espada atravesaría el corazón de María y que Jesús sería un “signo de contradicción” (Lc. 2: 22 – 36). Seguramente su corazón pudo haber estado movido por el deseo de proteger a su esposa y a su hijo adoptivo, pero él también pudo ver que Dios estaba en sus obras y en las de su familia.

Cuando San Patricio tenía unos 15 años, fue capturado de su casa en Gran Bretaña occidental por piratas irlandeses y fue vendido en esclavitud. Pasó seis años como esclavo cuidando los rebaños de su amo, pero durante este tiempo se fue acercando progresivamente a Dios y a la fe que previamente había desechado.

Después de regresar a casa cuando escapó de la esclavitud en Irlanda, Patricio tuvo una visión en la cual los irlandeses lo llamaron para que regresara. “¡Niño santo!”, clamaron usando el apodo con el que se burlaron de él cuando eran esclavos: “Ven y camina con nosotros”. Curiosamente, en lugar de enojarse, San Patricio dijo que su corazón se conmovió con estas plegarias.

San Patricio supo lo que estaba enfrentando. Una tierra poblada de 150 tribus cada una liderada por un rey, una sociedad influenciada por los druidas (clase sacerdotal que tenían una gran influencia en la sociedad celta n.d.t) y otras religiones paganas y la Iglesia cristiana contaban probablemente solo en cientos. Pero San Patricio no se desanimó y con fe y alegría se dirigió a Irlanda.

En las mentes y corazones de Irlanda había muchas ideas en conflicto (muchas de ellas dañinas) compitiendo como ocurre ahora. Mientras recorremos nuestro camino a lo largo de la Cuaresma y buscamos una intimidad más grande con Dios – quien es el camino, la verdad y la vida – pidamos la fe fuerte de San José y San Patricio que nos ayude en nuestro caminar. Escuchemos la voz de Dios, la voz de Jesús y no la del mundo, o lo que es peor, la del diablo.

Con el don de la fe y la fuerza del Espíritu Santo, digamos como San Patricio: “Dios escuchó mis plegarias para que yo, por tonto que fuera, pudiera atreverme a emprender una misión tan santa y maravillosa en estos últimos días – que, a mi manera, podría ser como aquellos que Dios dijo que vendrían a predicar y ser testigos de las buenas nuevas para todos los no creyentes … “.

Traducido del original en inglés por Carmen Elena Villa @CalenVilla