Los peligros de una supuesta educación sexual en las escuelas de Colorado

Un análisis sobre el impacto de la propuesta HB 19-1032.

Carmen Elena Villa

Entrevista al padre Luis Granados

El proyecto de ley 1032 de Colorado que busca supuestamente dar una educación sexual a los niños en las escuelas públicas ¿ayuda a su formación? ¿trae algún peligro? El padre Luis Granados, doctor en teología moral nos responde.

Posted by El Pueblo Católico on Friday, 22 February 2019

Un controversial proyecto de ley de educación sexual fue aprobado por la Casa de Representantes y ahora busca ser aprobado por el Senado estatal de Colorado comenzando con una audiencia el 28 de febrero. Se trata de el poroyecto HB 19-1032 que busca imponer desde tercero elemental en las escuelas públicas y autónomas una educación sexual con orientación LGTBQ, basada en la ideología de género (donde cada persona puede supuestamente decidir si se es mujer, hombre o transexual) y donde el aborto se presenta como una opción igualmente válida a la decisión de dar a luz.

Educación sexual sin tapujos. Sacar a los niños y adolescentes de la ignorancia para evitar comportamientos con consecuencias como embarazos no deseados, enfermedades venéreas o el bullying en las escuelas hacia jovencitos que tienen atracción al mismo sexo. Esos son los argumentos que dan los legisladores de Colorado para defender el proyecto de ley.

Sobre el tema El Pueblo Católico consultó a tres expertos en materia de moral (Padre Luis Granados, doctor en teología moral), educación (Elizabeth Walker, psicóloga) y salud (Francisco La Rosa profesor asociado de la Universidad de Colorado).

¿Llena un vacío? 

El doctor La Rosa asegura que permitir que el gobierno introduzca la educación sexual durante los años de formación del cerebro, el cuerpo y el sentido de identidad es “introducir confusión y dudas que pueden llevar a graves problemas psicológicos que incluyen ansiedad, depresión y suicidio”. La psicóloga Welker dice que estas enseñanzas pueden “alentar a una curiosidad, a experimentaciones sexuales poco saludables”. Además, “las imágenes sexuales gráficas pueden ser retenidas de manera indefinida en el cerebro”.

Por ello, sobre el argumento de “llenar el vacío en materia de educación sexual” el padre Granados afirma: “Es mejor no enseñar nada a enseñar cosas negativas. Mejor no dar de comer a dar veneno” y califica este proyecto como una “mala noticia para los niños y los padres porque los niños vendrán a casa con preguntas, muy confundidos y desorientados y los profesores que no estén de acuerdo con esta enseñanza y tengan que objetar, tendrán que ser despedidos porque no pueden enseñar algo que le hace daño al niño”.

Religión ¿Una ideología? 

Uno de los puntos de este proyecto de ley es afirmar que dicha educación sexual debe estar “lejos de toda ideología religiosa”, ante lo cual el padre Granados aclaró que “la enseñanza católica sobre la sexualidad no es una ideología”, más bien esta “nos ayuda a entender la verdad de nuestra persona y la ley natural” e irónicamente esta ley “mete su propia ideología que es tan dañina” la cual hace afirmaciones como “decirle a un chico que él puede ser una chica en cuerpo de niño”.

La doctora Walker por su parte recuerda que la orientación católica sobre la persona humana “está enraizada en la ley natural”. Una ley que dice que el ser humano es “creado hombre o mujer”, y que la contracepción y el aborto “son contrarios a la ley natural”. El doctor La Rosa citó a la psicóloga Mary Bernstein sobre los objetivos culturales del movimiento LGBTQ que incluyen disputar los modelos tradicionales de hombres y mujeres y la prevalencia de la familia nuclear heterosexual: “Por ello pretenden cambiar leyes y políticas, para obtener nuevos derechos, beneficios y protecciones especiales. Lo que está sucediendo en Colorado es, pues, un reflejo de ello”. Frente a este tema, el doctor La Rosa dice que debemos preguntarnos: “¿Dónde está la prueba de que la ideología LGBTQ es correcta y apropiada para un niño en desarrollo? ¿Qué hace que la ideología LGBTQ sea más apropiada que la supuesta ideología de nuestras religiones?”.

Aborto 

Otro de los temas que se discuten en este proyecto de ley es cómo enfrentar un embarazo no deseado. Los profesores deberán decirle a los niños que ante este desafío hay tres opciones igualmente válidas: tener al niño y educarlo, darlo en adopción o abortar. El padre Granados advirtió que “están poniendo a la niña en la situación de que da igual que mate a su hijo o que lo tenga o lo de en adopción”, y dice que en esta materia la enseñanza “dice ser neutral pero lo que está haciendo es promover la cultura de muerte porque, evidentemente si se le presentan las tres opciones como iguales, elegirá el aborto”. La doctora Walker enfatiza sobre el delicado tema del síndrome post aborto: “una especie de muerte espiritual y emocional; hasta un punto post-abortivo para la mujer (y para otras que le ayudaron a facilitarle el aborto) sufren de un profundo luto, arrepentimiento, culpa y sintomatología depresiva y post traumática”. Un trauma que puede llevar a la mujer a tener comportamientos suicidas o auto destructivos. El doctor La Rosa asegura que la mejor manera de reducir los abortos “es educando a los niños para que respeten la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, y practicar la castidad”.

Verdadera educación 

Pero ¿cómo llenar el vacío en educación sexual que tienen tantos niños y adolescentes? El padre Luis Granados propone: “que los padres hablen de sexualidad a sus hijos y que en las parroquias los sacerdotes hablen de sexualidad de forma adecuada”. Y recuerda que hay muchos programas como la Teología del cuerpo, Teen star, que ayudan a los niños y adolescentes a conocer su cuerpo y orienta a los padres para que le hablen de la mejor manera a sus niños. “La sexualidad es buena, ha sido creada por Dios y como padres tenemos esa responsabilidad de decir que Dios nos ha creado varón y mujer. Tenemos que dar gracias a Dios quien da sentido al sexo”.  Pero ¿promover la abstinencia puede resultar atractivo para un joven del siglo XXI? La doctora Walker desde su experiencia comparte: “Cuando a los jóvenes se les presenta con la verdad del plan de Dios sobre la sexualidad y el matrimonio, sus ojos brillan y algo hace clic en sus mentes”. Y esto se da porque “la ley natural está escrita en cada ser humano”. Y cuando enseñan rectamente estas verdades “los puede llevar a conversiones dramáticas”. Ella ha sido testigo de “gente joven que se arrepiente y opta por una nueva manera de vivir; vivir una vida virtuosa y pura trae mucha paz”. El doctor La Rosa puntualiza que los papas Pío XI y Pío XII “nos han instruido muy claramente que la enseñanza tradicional sobre educación sexual no debería ser principalmente una cuestión de discutir temas sexuales explícitos, sino más bien una cuestión de inculcar modestia, pureza, castidad y moralidad”.

El estado toma el control 

Según la doctora Walker, esta ley, al hacer que el Estado tome control de la educación sexual de los hijos y hacerla obligatoria para todos, “violaría la libertad religiosa de los padres, educadores y los niños mismos”. El padre Luis considera que se trata de una “medida totalitaria” que le hace recordar “los comunistas de la Unión Soviética o las medidas socialistas donde el Estado quiere adoctrinar a los niños e imponer a los padres la ideología”.  La doctora Walker indica que “sería muy ingenuo pensar que las escuelas católicas y los niños que reciben educación en casa no se van a ver afectados (con la aplicación del proyecto de ley) en un futuro cercano. Debemos luchar para proteger a todos los niños del estado de Colorado de esta enseñanza agresiva de la ideología de género”.

Por ello, en lugar de imponer una educación que puede generar confusión en los niños y adolescentes, el padre Luis Granados recomienda “enseñarles a vestir con dignidad sin enseñar lo que debe estar oculto”. También dialogar con ellos y preguntarles cuando lleguen de la escuela “¿Qué has aprendido? ¿Qué te han explicado?” Asimsmo, la doctora Walker alienta a los padres a “hablar sobre castidad, pureza y modestia con sus hijos desde una edad muy temprana”.

El proyecto de ley HB 19-1032 hace pues parte de lo que el Papa Francisco llama “colonización ideológica” la cual “usa la necesidad de las personas para tomar una oportunidad de entrar y volverse fuertes con los niños”, según dijo en el vuelo de regreso de Filipinas en enero de 2015 y advirtió que “cuando las condiciones son impuestas por colonizadores imperiales, buscan hacer que las personas pierdan su propia identidad y hagan una uniformidad”.

Próximamente: Descubriendo a Dios en todas las cosas

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por, obispo Robert Barrón.

Sin duda alguna, existe un énfasis dentro de la tradición bíblica de que Dios es radicalmente otro:

“Cierto, tú eres un Dios oculto, el Dios de Israel, salvador” (Isaías 45:15) y “Pero mi rostro no podrás verlo, porque nadie puede verme y segur con vida (Éxodo 33:20)”.  Esto habla sobre el hecho de que el que creó el universo entero de la nada, no puede ser él mismo, un elemento dentro del universo, uno junto a los demás.

Pero al mismo tiempo, las Escrituras también atestiguan la omnipresencia de Dios: “Se propaga decidida de uno al otro confín y gobierna todo con acierto (Sabiduría 8:1) y “¿A dónde iré lejos de tu espíritu, a donde podré huir de tu presencia? Si subo hasta el cielo, allí estas tú, si me acuesto en el Seol, allí estas.  Si me remonto con las alas de la aurora, si me instalo en los confines del mar, también allí tu mano me conduce, también allí me alcanza tu diestra (Salmo 139: 7-12).

Esto habla del hecho de que Dios sostiene el universo en existencia de un momento a otro, de la misma manera que un cantante sostiene una canción.

Quizás lo que es la característica definitoria de la espiritualidad asociada con San Ignacio de Loyola- “encontrar a Dios en todas las cosas”- fluye de este segundo gran énfasis bíblico.  A pesar de su trascendencia, Dios no debe considerarse distante en ningún sentido convención de termino, ciertamente no en la forma deísta.  Más bien, como lo enseñó Tomás de Aquino, Dios está en todas las cosas “por esencia, presencia y poder”. Y ten en cuneta que, dado que Dios está dotado de intelecto, voluntad y libertad, nunca esta tontamente presente, sino siempre personal e intencionalmente presente ofreciéndonos algo de si mismo.  Por lo tanto, la búsqueda de Dios puede comenzar aquí, ahora mismo, con lo que este a la mano.

Una de las preguntas en el antiguo Catecismo de Baltimore era “¿Dónde está Dios?”.  La respuesta correcta fue “en todas partes”.  Una vez que la verdad se hunde, nuestras vidas cambian irrevocablemente cada persona, cada evento, cada pena, cada encuentro se convierte en una oportunidad de comunión con Dios.

El maestro espiritual jesuita del sigo XVII, Jean-Pierr de Caussade, expresó la misma idea cuando dijo que todo lo que sucede es directa o indirectamente, la voluntad de Dios. Una vez más, es imposible aceptar la verdad de esta declaración y seguir siendo la misma persona que eras antes.  Este tipo de bendiciones de “todas las cosas” funciona como punto de partida para la espiritualidad de Ignacio.

He tenido a Ignacio mucho en mi mente, ya que estoy en Europa filmando un documental sobre su vida y sus enseñanzas para mi serie, “Pivotal Players”.  En el largo vuelo de Los Ángeles a Roma, tuve la oportunidad de promulgar el principio que acabo de describir.  Desde que era niño, me han encantado los mapas, por lo tanto, cuando me encuentro en un largo viaje en avión paso mucho tiempo en el mapa del vuelo que rastrea la ubicación del avión frente a los puntos de referencia de la tierra.

Había leído y visto algunos videos durante la primera parte del vuelo, y luego me dormí la mayor parte del tiempo que estábamos sobre el Atlántico, pero cuando desperté, comencé a estudiar el mapa con gran interés. Estábamos pasando justo al norte de Irlanda, y pude ver claramente las indicaciones para Dublín, donde nació el padre de mi madre, y para Waterford, donde nació el abuelo de mi padre. Comencé a pensar en estos hombres, ninguno a los cuales conocí, que tenían una fe católica, la cual llegó a mi madre y a mi padre y finalmente a mí, como pura gracia.

A medida que el avión continuaba su viaje a través de la pantalla, Francia apareció en el mapa y vi el gran nombre de “Paris”. De repente, un montón de recuerdos inundaron mi mente: mi habitación simple en la Casa de Redentorista en el boulevard Montparnasse, Notre Dame, donde solía dar recorridos a los visitantes de habla inglesa, el Institut Catholique donde hice mis estudios de doctorado, mis amigos, maestros y colegas parisinos que me acompañaron durante esos tres años, la belleza de Paris en un día lluvioso. Y todo eso, lo sabía, era gracia de Dios, un regalo puro.

Luego vi que nos estábamos acercando a los Alpes, así que abrí la pantalla de la ventana y miré hacia las montanas nevadas que brillaban al sol.

¿Cómo podría no apreciar esta vista que incontables generaciones de seres humanos ni siquiera hubieran imaginado posible como un regalo esplendido?

En pocas palabras, el simple estudio de un mapa de vuelo hacia el final de un tedioso viaje se convirtió en una maravillosa ocasión de gracia.  Me pregunto si encontraríamos ese tipo de experiencias menos insólitas, reflexionaríamos sobre el hecho de que Dios quiere compartir positivamente su vida con nosotros, quiere comunicarse con nosotros. Quizás el problema es que pensamos en Dios de una manera deísta y lo olvidamos en un lugar de trascendencia irrelevante.  Entonces la carga espiritual recae sobre nosotros, encontrar alguna forma de escalar la montaña sagrada o lo suficiente como para impresionar a un exigente señor moral.

¿Qué pasa si aceptamos la noción profundamente bíblica de que Dios siempre nos esta buscando ocupada y apasionadamente, siempre tratando de encontrar formas de honrarnos con su amor? ¿Qué pasa si aceptamos alegremente la verdad de que Dios puede ser encontrado como lo enseñó Ignacio, en todas las cosas?

 

Traducido y adaptado del original en inglés por Rocio Madera.