32.6 F
Denver
sábado, mayo 21, 2022
InicioRevistaConsejos para que tus hijos sigan siendo católicos

Consejos para que tus hijos sigan siendo católicos

Por Scott Elmer, director ejecutivo de la Oficina de Evangelización

Recuerdo que de joven soñaba con tener mil aventuras misioneras y heroicas como las de san Pablo en los Hechos de los Apóstoles. De hecho, una de las razones que me llevaron a discernir el sacerdocio fue el deseo de poder seguir a Dios con toda libertad hasta los confines de la tierra. Hoy estoy casado y agradecido de tener cinco niños. Como es de esperarse, la vida de casado es muy diferente a la que me imaginaba, y esto puede parecer un problema para todo el que desea servir a Dios.

Nuestros sacerdotes nos dicen que nos encontramos en una nueva era apostólica en la que tenemos que vivir en misión, pues la sociedad ha rechazado la fe. Es muy fácil imaginar cómo san Pablo podría hacerlo, pero ¿cómo puede hacerlo la familia?

Podríamos pensar que lo mejor sería no tener una familia en este tiempo. Sin embargo, la familia es la base de nuestra vida, donde aprendemos todo lo esencial. La familia es necesaria en cualquier época de la historia, pero debemos ajustar nuestra visión de la vida familiar para adaptarnos mejor a las necesidades de la época presente. A continuación, comparto tres principios que pueden preparar a nuestras familias a aceptar el llamado apostólico de Jesucristo.

 

Tu relación con Dios es igual de importante que la de tus hijos

Como padres de familia, a menudo nuestra principal preocupación son nuestros hijos. Así hacemos a un lado nuestro bienestar personal, incluyendo lo más esencial, nuestra salud espiritual. Mandamos a nuestros hijos al catecismo o al grupo de jóvenes por su propio bien, pero descuidamos nuestro propio camino con Dios y creemos que nos estamos sacrificando por ellos. Pero debemos entender que el bienestar espiritual de nuestros hijos depende del nuestro. Lo mejor que podemos hacer por ellos es convertirnos al Evangelio y dejar que Dios sea el Señor de nuestra vida. No podemos omitir este paso. Los hijos aprenden del ejemplo de los padres, así que nuestra conversión debe ser lo primero.

 

Léeles historias bíblicas desde pequeños

A la hora de dormir, la Biblia puede ser de gran ayuda. No solo está llena de historias de acción, sino que es a través de estas historias bíblicas que conocemos a Dios. Si bien el lenguaje de las historias bíblicas a veces puede ser un poco confuso y fuerte, los padres pueden adaptarlo a uno más coloquial y contar estas historias a sus hijos pequeños de una manera que logren entender la grandeza de Dios.

Existen muchas historias bíblicas aptas para niños de las cuales pueden aprender a confiar en Dios y a ser justos con los demás. Estos consejos te pueden servir al momento de leer historias bíblicas a los pequeños:

  • Simplifica el texto.
  • Repite las cosas que no entiendan.
  • Pon ejemplos del mensaje que les estás intentando
  • No los aburras, ¡hazlo divertido!
  • Involúcralos en la lectura haciéndoles preguntas.

Aprender estas historias bíblicas desde pequeños puede ayudar a tus hijos a crecer con la convicción de que Dios es su protector y salvador.

 

Tu ejemplo vale más que mil palabras

Por último, para ser familias apostólicas, debemos realizar actividades apostólicas. Esto significa ayudar a construir el Reino en respuesta al llamado de Dios. Una vez más, los padres deben hacerlo primero y luego llevar a sus hijos con ellos. Los niños son muy buenos para ayudar y participar en diversos ministerios, y acompañar a sus padres les ayuda a crecer en la fe. Puedes preguntarte: ¿cómo quiero que mis hijos sirvan en la misión de Dios? Si quieres que aprendan a dar a los demás, involúcrate en un ministerio que ayude a los pobres y luego lleva a tus hijos. Si quieres que se involucren más en la iglesia, ve a Misa, únete a algún grupo parroquial y luego llévalos. El ejemplo lo es todo. Si tú decides no involucrarte en ningún ministerio, ellos tampoco querrán hacerlo. Existen muchas oportunidades tanto en las parroquias como en tu propia casa. Muéstrales cómo ser un discípulo de Jesús tú primero.

No creo que exista una época “fácil” para educar a los hijos. Es cierto que vivimos en tiempos difíciles, especialmente con respecto a nuestra fe. Pero confiemos en que, si el Señor ha permitido que la Iglesia y la familia vivan en una era como esta, entonces tiene un plan para que podamos permanecer en él y comunicar su Evangelio al mundo. Como padres, debemos redoblar nuestro compromiso con Cristo y adoptar la postura de compartir nuestra fe viva con nuestros hijos, pues ellos son la próxima generación de apóstoles.

 

Este artículo ha sido traducido y adaptado del original en inglés “Raising Families in an Apostolic Age”.

 

Este artículo se publicó en la edición de la revista de El Pueblo Católico titulada «¿Cuál es tu misión?». Lee todos los artículos o la edición digital de la revista AQUÍ. Para suscribirte a la revista, haz clic AQUÍ.

Artículos relacionados

Artículos populares