50.3 F
Denver
martes, abril 16, 2024
InicioLocalesParroquia de Santo Domingo crea comunidad basada en la Eucaristía, la formación...

Parroquia de Santo Domingo crea comunidad basada en la Eucaristía, la formación y el encuentro

Es difícil no fijarse en la bella e imponente iglesia neogótica de Santo Domingo al pasar cerca. Pero su impresionante arquitectura esconde una realidad igualmente rica que es difícil de ignorar: la comunidad que se ha ido forjando.

Cuando una parroquia logra que los feligreses tomen la iniciativa de formar grupos de fe y empiecen a centrar sus vidas en la Eucaristía, no se puede hacer la vista gorda. Para los dominicos a cargo de la parroquia, el reciente proceso sinodal local y el Avivamiento Eucarístico han sido una confirmación del carisma de la Orden de Predicadores y de la visión que está llenando a su parroquia de fruto. Quizá sea cierto que lo que está germinando en la comunidad de Santo Domingo señale otro “momento dominico” en la Iglesia, tal como ellos lo esperan.

“La nueva evangelización y lo que el reciente sínodo local señaló refleja por qué los dominicos se fundaron hace más de 800 años. Las circunstancias eran muy similares, en un mundo en el que no se prestaba atención al evangelio. Se había perdido la confianza en la Iglesia. Y aunque la Iglesia predicaba la verdad, nadie quería recibirla”, dijo el padre Luke Barder, O. P., párroco de Santo Domingo.

Por esa razón, el padre Luke cree que el carisma dominico tiene algo que ofrecer a la Iglesia en Denver, una visión que está colmando a su comunidad de fruto.

Carisma dominico

Pero uno podría preguntar qué exactamente distingue a los dominicos o a una parroquia dominica de otras parroquias, además de los frailes que están a cargo.

“La Iglesia puede esperar dos cosas de los dominicos: cómo pensar y una buena predicación”, aseguró el padre Luke. “Así que la formación en la fe es algo que tomamos muy en serio y el aspecto de predicación también significa que formamos predicadores para que salgan al mundo”.

“La fundación de los dominicos se dio precisamente para poder llevar el evangelio a las personas de un modo que superara las barreras que existían en esa época… y a través del carisma de la alegría”, añadió el padre. “Todo esto con un énfasis en el encuentro humano, en nunca olvidar que uno está tratando con personas reales”.

Para los dominicos, el proceso sinodal local del 2022 llegó para confirmar y reforzar el carisma que penetra todos los programas de su parroquia.

“Lo que se concluyó en el sínodo local ya estaba sucediendo en la parroquia de Santo Domingo, pero aportó nueva energía a lo que queríamos hacer”, aseguró el padre Luke.

Familia, comunidad y servicio

Entre los puntos principales que surgieron del proceso sinodal de la arquidiócesis de Denver se encuentran la familia, la unidad, la comunidad, la bienvenida y la formación.

La parroquia de Santo Domingo ha logrado unir estas metas mediante la colaboración.

“Ha habido un deseo de entender más lo que sucede en otras parroquias y de cómo podemos trabajar juntos, guiados por la idea de que la parroquia no es un núcleo aislado”, dijo el padre Luke. Este ideal del sínodo los llevó a formar un programa de formación multilingüe en conjunto con la parroquia de Santa Bernardita, al que también se unirá la parroquia de Santa María Magdalena.

Pero no todo termina ahí: parte del impacto que los dominicos quieren tener incluye la colaboración con otras entidades diocesanas. Por ello, los frailes decidieron abrir un centro para madres y familias en necesidad con el apoyo de Caridades Católicas y Marisol Health. El centro familiar “Margaret de Costello” no solo proporciona artículos gratuitos como pañales, ropa de bebé y fórmula, sino que brinda una experiencia de dignidad y una oportunidad de oración para todo el que llega.

“Este ideal del sínodo de conversar y ayudar a las personas y familias cara a cara es una expresión de nuestro carisma… y es una gran oportunidad para que nuestros parroquianos puedan interactuar directamente con otras personas necesitadas», dijo el padre Luke.

Formación de fe eucarística

Además de su trabajo con otras parroquias y organizaciones, la iglesia de Santo Domingo decidió rediseñar por completo su programa de formación para mejor servir a los feligreses bajo el carisma dominico y el reciente proceso sinodal en Denver.

“La gente necesita un modo nuevo de recibir la catequesis, así que, con la parroquia de Santa Bernardita, creamos una nueva estructura de formación en la fe que es distinta a la preparación sacramental”, explicó el padre Luke. “Queremos crear una cultura de formación en la fe para que todos sepan que no se trata solo de clases para los sacramentos, sino que es algo que todo católico debe hacer durante toda la vida. Nuestra meta es que cada parroquiano esté involucrado en algún programa de formación”.

“Ya si un niño necesita los sacramentos, entonces trabajamos con sus padres para prepararlos. Es algo diseñado para la familia: se come juntos en familia, se hace oración y todos aprenden lo mismo. Esto muestra de nuevo el modelo del sínodo y de los dominicos”, añadió.

Mas la estrategia no es lo único sobresaliente. Con motivo del Avivamiento Eucarístico, los frailes han decidido poner la Misa y la Eucaristía en el centro de todos los programas de formación.

“Hoy día ya no entendemos la Misa. Por eso, este año vamos a explicar la Misa y también el catecismo y todos los demás programas desde la liturgia. Vamos a renovar ese encuentro con la liturgia y nos vamos a dejar absorber por ella”, dijo el padre Luke.

Fruto del estudio y la oración

La parroquia de Santo Domingo ha crecido tanto que sería demasiado nombrar aquí todas las actividades, iniciativas y planes que tiene. Pero quizá basta con decir que en el último año han sido muchos laicos los que han decidido formar nuevos grupos, motivados por el deseo de crecer en la fe: grupos para hombres, mujeres, mamás, de estudio, etc., tomando en cuenta la centralidad de la Eucaristía. Y no se diga del deseo de servir a los más necesitados, que ha llevado a la parroquia a donar el 10 por ciento de su ofertorio para ayudar a los pobres.

A los frailes dominicos les llena de alegría ver el número de nuevas personas que se unen a la parroquia semanalmente y llegan a la adoración eucarística y la confesión cada miércoles por la tarde. Su orden en general se ha beneficiado de los frutos, ya que ocho nuevos novicios se integraron a la Orden de Predicadores este mes de agosto y ahora residen en un edificio adyacente a la iglesia de Santo Domingo.

“Creo que lo importante es que la gente vea que nos importan y que se sientan bienvenidos y aceptados sin importar quiénes son. Creo que eso es algo que nosotros los dominicos podemos ofrecer a la Iglesia el día de hoy: esa espiritualidad de estudio y predicación para llevar a cabo una evangelización que sale al encuentro de las personas, todo fundamentado en la fe y la oración”, concluyó el padre Luke.

Para obtener más información sobre la parroquia de Santo Domingo y los dominicos de la provincia de San Alberto Magno, visita stdominicdenver.org y opcentral.org.

Este artículo fue traducido del inglés y se publicó en la edición de la revista de El Pueblo Católico titulada «Vive de la fuente». Lee todos los artículos o la edición digital de la revista AQUÍ. Para suscribirte a la revista, haz clic AQUÍ.

 

Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez fue el editor de El Pueblo Católico y el gerente de comunicaciones y medios de habla hispana de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último