Programa independiente de reparación y revisión de expedientes: carta del arzobispo Aquila

La siguiente carta del arzobispo Samuel J. Aquila sobre el Programa de Reparación y Reconciliación y una revisión independiente de expedientes fue distribuida en todas las parroquias de la Arquidiócesis de Denver el fin de semana del 5 y 6 de octubre.

 

Queridos hermanos:

Como han de recordar, el pasado mes de febrero las diócesis de Colorado anunciaron la implementación de dos iniciativas para apoyar el continuo proceso de sanación de aquellas personas que fueron abusadas sexualmente por sacerdotes cuando eran menores. Estas dos iniciativas -un programa independiente de reparación y reconciliación y una revisión del historial de expedientes- se implementarán por completo en las próximas semanas y meses.

Durante las últimas décadas nos hemos dedicado a abordar el tema de abuso sexual y a hacer de nuestras iglesias unos de los lugares más seguros para los menores, pero reconocemos que el dolor que ha sido causado por el abuso se tiene que seguir atendiendo continuamente. Sabemos que, para los sobrevivientes de abuso, lo que les fue quitado nunca podrá ser completamente restituido, pero esperamos que estas iniciativas puedan proveer una medida de justicia, validación y sanación para ellos y sus familias.

Programa de reparación y reconciliación

Este programa se iniciará oficialmente en los próximos días, y la información para aquellas personas que deseen participar estará disponible en nuestras páginas web diocesanas. Aquí un par de puntos importantes que usted debe saber:

  • El programa será gestionado de manera independiente por un equipo de administradores reconocidos a nivel nacional y supervisado por un comité de auditoría local compuesto por laicos de diferentes partes del estado.
  • Los administradores evaluarán las denuncias hechas en contra de sacerdotes diocesanos y determinarán una propuesta de reparación para el sobreviviente de abuso.
  • La participación es voluntaria para las personas y la propuesta siempre se puede rechazar. Sin embargo, las diócesis están sujetas a la decisión de los administradores.
  • Los fondos para el programa procederán de los bienes y reservas diocesanas, pero no de donaciones hechas a parroquias, ministerios o escuelas.

Revisión del historial de expedientes

Como parte del acuerdo con el fiscal general de Colorado, una revisión independiente encabezada por el ex fiscal de los Estados Unidos Robert Troyer se encuentra en las etapas finales, y un informe público de sus hallazgos se publicará dentro de poco. Creemos que esto proporcionará un informe transparente de todas las acusaciones fundamentadas del pasado y una evaluación justa de cómo las diócesis han respondido. El informe final de cada diócesis incluirá:

  • Un análisis de las normas y procedimientos vigentes de la diócesis para prevenir y denunciar casos de abuso.
  • Una revisión de cómo la diócesis manejó acusaciones previas, y si esta denunció correctamente las acusaciones a las autoridades policiales, según las leyes estatales correspondientes de ese tiempo.
  • Una lista de todos los sacerdotes diocesanos con una o más acusaciones fundamentadas de abuso sexual a un menor, junto con un resumen de los incidentes y de su manejo.

Como dijimos en el mes de febrero, no cabe duda de que habrá muchos momentos dolorosos en los próximos meses, mientras somos transparentes sacando a la luz la historia de la Iglesia relacionada al abuso sexual de menores. Pero les pedimos que se unan a nosotros en oración por todas las víctimas de abuso sexual, y que mantengamos nuestra confianza en Jesús, el único que puede brindar sanación y paz verdaderas.

Sinceramente,

 

 

Arzobispo Samuel J. Aquila

Visita elpueblocatolico.org para mantenerte informado.

Próximamente: Hoy la Iglesia celebra la memoria de “María, Madre de la Iglesia”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este 1 de junio la Iglesia celebra la memoria de la Santísima Virgen María Madre de la Iglesia, cuya fecha fue establecida el lunes siguiente a Pentecostés.

El Vaticano estableció la memoria a través de un Decreto de la Congregación para el Culto Divino firmado el 11 de febrero de 2018.

El documento sostiene que el Papa Francisco “consideró atentamente que la promoción de esta devoción puede incrementar el sentido materno de la Iglesia en los Pastores, en los religiosos y en los fieles, así como la genuina piedad mariana”.

En el decreto, la misma Congregación señala que “esta celebración nos ayudará a recordar que el crecimiento de la vida cristiana, debe fundamentarse en el misterio de la Cruz, en la ofrenda de Cristo en el banquete eucarístico, y en la Virgen oferente, Madre del Redentor y de los redimidos”.

“La gozosa veneración otorgada a la Madre de Dios por la Iglesia en los tiempos actuales, a la luz de la reflexión sobre el misterio de Cristo y su naturaleza propia, no podía olvidar la figura de aquella Mujer, la Virgen María, que es Madre de Cristo y, a la vez, Madre de la Iglesia”, precisa el texto.

En una de sus columnas semanales, el Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, indicó que los primeros cristianos “tenían una conciencia profunda de que la Iglesia era su ‘madre’ espiritual, que los daba a luz en el bautismo, constituyéndolos en hijos de Dios a través de los sacramentos”.

También en el Nuevo Testamento “los apóstoles a menudo se referían a los fieles como a sus hijos espirituales, reflejando así nuevamente su comprensión de que la Iglesia es nuestra madre y nuestra familia”.

“Y en esto, los primeros cristianos entendieron que María era el símbolo perfecto de la maternidad espiritual de la Iglesia”, afirmó Mons. Gomez.

Por ello, señaló que la nueva memoria que los católicos celebrarán el 21 de mayo es “un profético redescubrimiento de una antigua devoción”.

En el siglo XX, el Papa Pablo VI, dirigiéndose a los padres conciliares del Vaticano II, declaró que María Santísima era Madre de la Iglesia.

La memoria “Virgen María, Madre de la Iglesia” recuerda que ella es Madre de todos los hombres y especialmente de los miembros del Cuerpo Místico de Cristo, desde que es Madre de Jesús por la Encarnación.

Así lo confirmó Jesús desde la Cruz, antes de morir, al apóstol San Juan, y el discípulo la acogió como Madre.

La piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano, cumpliendo así la profecía de la Virgen, que dijo: “Me llamarán Bienaventurada todas las generaciones” (Lc 1,48).

 

Artículo publicado originalmente en Aciprensa.

Image by mostafa meraji from Pixabay