Catequesis continua de los hijos

Cada año celebramos cientos de primeras comuniones y confirmaciones. Los jovencitos, y niños y niñas vienen bien vestidos y preparados para recibir el Espíritu Santo y la Santa comunión. Pero siempre me pregunto cuántos volverán para conocer más de la fe el año que sigue, cuántos seguirán viniendo a misa los domingos; cuántos volverán para confesarse de vez en cuando. Especialmente ahora que muchos niños y niñas de tercer grado se acercan a recibir los dos sacramentos a temprana edad, y dependen de sus padres para esto.

Quisiera traer a la conciencia de todos el deber que tenemos ante Dios de seguir trayéndolos a la doctrina, a la Santa Misa y a la confesión. Nosotros no queremos preparar jóvenes y niños y niñas solamente dándoles contenido sino también ayudándoles a vivir una relación personal con Jesucristo. Y eso toma tiempo y no se aprende con un libro. Lo que comúnmente decimos, “traer los niños a la doctrina” es mucho más que eso. Lamentablemente refiriéndonos a ella seguimos hablando en términos de salón de clase, como si el Catecismo fuera una prolongación de la escuela: salones, maestros, libro de texto, aprender la lección. Con esta idea, se llega a considerar que cuando reciben los sacramentos es como si se graduaran y ya no tuvieran que volver al programa de formación religiosa.

El Catecismo o “la doctrina” (educación religiosa, en Estados Unidos) es mucho más que esto: es aprender a hablar con Dios, es crear una relación de amistad con Jesús, es ejercitarnos en el amor al prójimo y experimentar el gozo de Dios en el alma. Evidentemente todo eso adaptado al alma y a la psicología del niño.

Esta educación en la fe se da principalmente en el hogar donde los principales catequistas son los papás. Y se da en la parroquia, donde hombres y mujeres enamorados de Dios comparten con los niños la alegría de creer en Él y de su amistad con Jesús. Esta misión de los padres, sostenida con la ayuda de los catequistas en la parroquia es una tarea insustituible y el mejor servicio al niño.

Como buenos padres, ustedes llevan todos los días a sus hijos a la escuela; por las tardes los llevan a los deportes u otras actividades extraescolares, e incluso los acompañan durante el juego ¡Por 13 años sin parar! Y todo este esfuerzo para poder dar a tu hijo o hija un certificado de estudios que le permita abrirse paso en la vida terrena que, como todos sabemos, es temporal y pasajera. Yo sé que tú quieres a tus hijos más que a tu propia vida. ¿Qué no serías capaz de hacer para que ellos tengan la vida eterna? Educarlos en la fe, hacerles conocer a su Salvador, introducirlos en la amistad personal y gozosa con Jesús de Nazaret, darles la alegría de recibir los sacramentos y de aprender a amar como Jesús nos amó: ¿Qué y cuanto serías capaz de invertir en esto?

El verdadero catequista del alma del niño y de la niña es Jesús mismo. Solo te pide que lo sigas trayendo a tu hijo al Catecismo y a la Santa Misa. Jesús quiere la amistad de tu hijo e hija. ¿Será que se lo puedes acercar cada semana trayéndolo a la doctrina y acompañarlo a la misa todos los domingos? Pronto comenzarán las inscripciones para el catecismo. No dejes de ofrecer este grande gesto de amor por tus hijos: Sigue acompañándolos en su camino a Jesús.

Próximamente: Las 10 enfermedades del espíritu que afectan tu matrimonio

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

No hay peor enfermedad para los matrimonios que las enfermedades del espíritu. Así lo asegura el Padre Ángel Espinoza de los Monteros, sacerdote especializado en temas de matrimonio y familia, quien ha ayudado a muchas parejas a salvar su matrimonio a través de sus conferencias de revitalización de matrimonios y vida familiar.

El padre Ángel, compartió las 10 enfermedades del espíritu que pueden debilitar la unión matrimonial, y al mismo tiempo nos invita a reflexionar con ello para así lograr dar al amor de pareja una dimensión espiritual.

Los ciegos: No quieren ver todo el mal que hacen con su forma de comportarse. No ven todo lo bueno que podrían hacer si cambiaran un poco su carácter. No se dan cuenta cómo tratan a los demás: su marido, su mujer, sus hijos o personas que los rodean. Los ciegos pueden ver lo que hay afuera pero no lo que hay adentro de sí mismos y es por eso que creen que están bien. Juzgan a los demás. No alcanzan la felicidad porque no ven todo lo que tienen.

Los sordos: No saben o no quieren escuchar. Un consejo para los hombres: Escuchen a su mujer. Cuando estén con ella tengan estas frases preparadas ¡No me digas!; ¿Qué más?; ¡Qué barbaridad! o pueden salir con otra frase mejor: … ¡No puede ser!

Y es que no vale la pena discutir. Ábrete a la posibilidad de que él o ella tengan la razón. Pierde todas las discusiones tontas y te ganarás el corazón de tu marido o tu mujer.

Los mudos: No se quieren comunicar. No hablan. Hablan de más, pero no de lo importante. Le hacen daño al matrimonio quienes no logran transmitir sus sentimientos. Dile a tu mujer o a tu marido: “¡Te quiero!, ¡te amo!, ¡te necesito!”. Otro consejo para los maridos: dile a tu mujer “¡qué guapa estas”, ¡aunque luego te confieses!

Déficit de atención: Concentrarse en todo menos en la familia. Ningún éxito profesional justifica fracasar en la familia.

Estar manco: No saber servir y no saber dar cariño. Jubilarse de la intimidad sin avisar. ¿Qué han hecho del cariño que se tenían antes de que se casaran?

Tetraplejia: Quisiera…pero nunca hacen nada. Hay que hablarse con respeto.

Depresión: A la que le pusimos el nombre bonito y llamamos “Depre”… pariente de la flojera. La vida es un ciclo, existen etapas…como las estaciones del año. Aprende a ver lo bueno de cada momento. Pide ayuda cuando necesites y estés pasando por un momento en el que creas que no puedes más.

Esclerosis múltiple: La dureza de trato, de palabra, de juicio.

El Alzheimer selectivo. Se nos olvidan los detalles. Se nos olvidan las cosas pequeñas. Se nos olvidan las promesas del matrimonio. Se nos olvida que estamos casados.

Esposa Zeta. Solo habla para amenazar o pedir dinero.

Según el padre Espinoza, ser fiel es el principio para cuidar el matrimonio. “Amar y hacer feliz a una persona es un proyecto de vida.

“Una cura para las enfermedades espirituales es el amor”, señaló el conferencista “y el médico es Jesús”. Recen unidos. Acérquense a Dios y háganse estas preguntas: ¿Te estoy haciendo feliz? ¿Qué más tengo que hacer para hacerte feliz? Y recuerden “vivir en amor… ¡El anillo es para siempre!”, concluyó el sacerdote.