67.7 F
Denver
viernes, julio 12, 2024
InicioOpiniónHumildad, felicidad y santa Teresa de Ávila

Humildad, felicidad y santa Teresa de Ávila

En el 2014 viajé con un grupo a Roma para la canonización de san Juan Pablo II. Un día durante la peregrinación, un cardenal celebró una Misa para nuestro grupo. No recuerdo cuál, pero sí recuerdo haber pensado que tal vez estuviera familiarizado con mi trabajo y preguntarme si me reconocería. Lo que luego me llevó a un animado monólogo interno sobre mi humildad (o la falta de ella) y por qué el reconocimiento era importante para mí. Dado que todo esto sucedió en la iglesia, lo tomé como un recordatorio de Dios de que tal vez ser reconocido no debería ser lo más importante en mis pensamientos cuando me estoy preparando para el santo Sacrificio de la Misa. O tal vez nunca.

Y luego, después de concluir la Misa, otro peregrino se me acercó. Miró la etiqueta con mi nombre y su rostro se iluminó. Lo vi como una pequeña recompensa de Dios, diciéndome que sí, que estaba bien que una oradora disfrutara ser reconocida de vez en cuando.

Y luego me dijo, “¿Eres de Lakewood, Colorado? ¡Mi tío vive en Lakewood!

¡Buena jugada, Dios!

He estado tomando una excelente clase de oración de un año y, en el camino, he trabajado para profundizar mi propia relación con Dios. Con ese fin, me he sumergido en las obras de una de mis santas favoritas, Teresa de Ávila.

Hay tantas cosas que amo de santa Teresa. Era santa, era una “mujer de negocios” astuta y logró grandes cosas a pesar de su mala salud. Y, por cierto, también era muy graciosa. Una vez le dijo a Dios: “Si así es como tratas a tus amigos, no es de extrañar que tengas tan pocos”.

Lo que me ha llamado la atención en esta ronda particular de estudio de Teresa es su insistencia en la absoluta necesidad de la humildad para crecer en la vida espiritual. “Vale más un poco estudio de humildad y un solo acto de ella que todo el conocimiento del mundo”.

En otras palabras, si no somos humildes, no nos acercaremos a Dios. Y, dado que el objetivo de la vida (según el Catecismo de Baltimore) es “conocer, amar y servir a Dios”, y dado que el Cielo consistirá en intimidad con Él, parece que el crecimiento en la humildad debería ser la tarea número uno del cristiano.

¿Entonces cómo hacemos eso? ¿Empezar a decirnos a nosotros mismos lo horribles que somos? ¿Empezar a decirle a otras personas lo malos que somos? ¿Negar que tenemos dones? ¿Negar que nuestros dones tengan valor?

No. La humildad no es lo que muchos de nosotros pensamos que es. C.S. Lewis lo expresó maravillosamente cuando dijo: “La humildad no es pensar menos de nosotros mismos. Es pensar menos en nosotros mismos”. No significa que neguemos quiénes somos, neguemos lo que tenemos o nos neguemos a reconocer el valor donde existe valor.

Humildad significa reconocer la realidad. Y la realidad de la vida es que todos tenemos dones. Y todos (quiero decir todos) esos dones provienen de Dios. Si soy bueno en algo es porque Dios me dio el talento. Si trabajé para perfeccionar mis habilidades es porque Dios me dio la oportunidad de hacerlo. Todo es de Dios. Entonces, la respuesta adecuada es la gratitud y el compromiso de utilizar los dones que hemos recibido al servicio de los demás. (“Pensar menos en nosotros mismos”).

Y el resto de nuestra realidad es que no somos los únicos que hemos recibido dones. Dios nos ha dado dones a todos, en la forma exacta en que él sabe que nosotros y el mundo que nos rodea necesitamos.

Por lo tanto, no hay dones que sean “mejores” que otros y, por lo tanto, no hay razón para menospreciar a los demás con la actitud de que de alguna manera tenemos más talento que ellos, o para mirarlos con envidia porque no hemos recibido el mismo talento. Si hemos recibido grandes dones de Dios, probablemente deberíamos estar temblando un poco, porque “todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará” (Lc 12,48).

Lo opuesto a la humildad es el orgullo, la «madre de todos los pecados». ¿Por qué el orgullo es tan importante? Porque una creencia excesiva en nuestras propias capacidades oscurece nuestra capacidad de reconocer nuestra dependencia de Dios y nuestra comprensión de nuestra necesidad de su gracia. Si no entendemos que todo proviene de él y que lo necesitamos para todo, no recurrimos a él. No recibimos gracia. No crecemos en su amor. Como en última instancia no podemos salvarnos a nosotros mismos, no podemos ser salvos sin reconocer nuestra necesidad de él. Y él no nos salvará contra nuestra voluntad.

De ahí la necesidad de humildad, la necesidad de comprender nuestra profunda dependencia de Dios y nuestra humilde gratitud por todo lo que él nos ha dado.

La cuestión es que el orgullo no me hará feliz a mí ni a nadie. Tomemos mi pequeño ejemplo. En la vida real, por más agradable que sea un pequeño reconocimiento, el mundo no gira a nuestro alrededor. Pero ¿y si así fuera? ¿Qué pasaría si creyera que es mi trabajo lo que me da valor como ser humano, que soy fabuloso porque y sólo porque tengo estos dones, que logré por mí mismo y que de alguna manera me hacen superior a quienes me rodean? Entonces sí, voy a necesitar esos recordatorios constantes de que todavía lo tengo, o mi sentido de identidad se marchitará.

Esta no es una receta para la verdadera felicidad.

La humildad, por otra parte, realmente conduce a la paz. No tengo que preocuparme si la gente reconoce mi maravilla, eso no importa. El Dios que me creó y que me dio todo lo maravilloso, me ama. Eso es todo lo que necesito Saber. No necesito compararme con nadie más. Los dones de otras personas son asunto suyo. Puedo olvidarlo y “pensar menos en mí mismo”, concentrando mis energías en utilizar los dones que me han dado al servicio de Dios y de mis semejantes. Santa Teresa decía: “La humildad, por profunda que sea, ni inquieta ni perturba el alma; va acompañado de paz, alegría y tranquilidad”.

En esta vida y en la próxima, ¿no es eso lo que realmente queremos?

Artículos relacionados

Lo último