36 F
Denver
jueves, febrero 29, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de DenverConoce a los nuevos diáconos permanentes de la arquidiócesis ordenados el 24...

Conoce a los nuevos diáconos permanentes de la arquidiócesis ordenados el 24 de junio

El 24 de junio, 21 hombres respondieron al llamado de servir al pueblo de Dios como diáconos permanentes de la Iglesia. Conoce a los diáconos más nuevos de la arquidiócesis y a qué parroquias serán asignados.

Diácono Michael Baird
Parroquia Lady of Lourdes Parish en Denver

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
He aprendido mucho en muchas áreas, pero lo más valioso para mí ha sido mejorar mi vida de oración. Profundizar en la comprensión del pecado, discernir la voluntad de Dios, escucharlo en silencio, amar aún más a mi esposa y aumentar mi relación con Jesús, el Siervo, a través del ejemplo de los santos. Aprender a ser humilde ha sido una gran lección, especialmente cuando pensaba que ya lo era.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Es difícil elegir solo una cosa. Espero poder servir a otros en mi parroquia, ayudar al párroco de cualquier forma que sea necesaria y continuar trabajando con los prisioneros como diácono. Tengo muchas ganas de celebrar bautizos. También espero repasar algunos de los libros que estudié durante mi formación, pero a un ritmo más pausado.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
Al recibir a Cristo, siempre recuerdo quién es él (todo) y quién soy yo (nada). Sin embargo, su amor por nosotros es abrumador. Rezo para poder compartir ese mismo amor con otros a través del servicio, especialmente al llevar la comunión a aquellos que no pueden asistir a Misa.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Fue un susurro que inicialmente ignoré. Entonces Dios decidió ponerse un poco más fuerte durante mi tiempo en adoración. Empecé el programa de mala gana al principio, pero quería ser obediente a lo que Dios me estaba llamando a hacer. Después del segundo año de formación, siguiendo su voluntad para mí, me abracé y me comprometí plenamente. Ruego para que mi voluntad se convierta en su voluntad.

Diácono Sam Bittner
Parroquia Risen Christ en Denver

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
La belleza absoluta del Catecismo. Crecí a finales de los 70 y principios de los 80 con el Catecismo de Baltimore y siempre lo consideré un libro de referencia utilizado por los maestros en las clases de Catecismo, principalmente para la preparación de la confirmación. Luego el Dr. Innerst comenzó a repasarlo con nosotros. Entonces me di cuenta de que además de estar bellamente diseñado en un formato fácil de leer, gran parte del texto es verdaderamente hermoso de leer. Creo que mucha gente cree, como yo solía hacerlo, que el Catecismo es un libro grande y aburrido que podemos consultar cuando alguien nos plantea una pregunta desafiante. Es mucho más que eso.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
¡Poder ayudar con los sacramentos y acercarme lo más posible al cielo en la tierra sirviendo en la Misa!

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
Una de las formas más tangibles en que podemos experimentar el amor de Dios por nosotros es a través de la Eucaristía. Nunca aprecié eso hasta que tuve la oportunidad de concentrarme realmente en ello durante cuatro años de formación.  Además, mi camino de formación al diaconado comenzó con una invitación de nuestro párroco, el padre Scott Bailey de la parroquia Risen Christ, para todos los hombres involucrados en la adoración y los ministros extraordinarios de la Eucaristía a una presentación sobre la historia de la Eucaristía y lo que realmente significa para los católicos.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
¿Qué tal un susurro muy audaz? Mi llamado llegó en un momento muy específico durante un día de oración al que fui invitado por nuestro sacerdote. Él y Connie del Instituto Agustín dieron una charla sobre la Eucaristía y continuaron enseñándonos cómo orar con la lectio divina y luego tuvimos una hora santa con adoración para practicar. Fue durante ese tiempo de oración que le pregunté a Dios cómo podía servir más a su Iglesia, y muy claramente me hizo saber que me estaba pidiendo que fuera diácono. Si vas a hacerle una pregunta directa a Dios, ¡prepárate para una respuesta directa!

Diácono Steve Boselli
Parroquia St. Thomas Aquinas en Boulder

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Conocimiento y confianza en el amor de Dios por mí. Cuando sabemos y creemos esto, podemos experimentar la bondad de Dios y reflejar su imagen a los demás. Al crecer en una familia de 12 hijos, experimenté un profundo amor humano dentro de la familia, pero no siempre lo entendí desde el punto de vista de Dios y con él. En mi tiempo de formación realmente llegué a creer y vivir este mensaje, y me sentí llamado a enseñarlo y a compartirlo con otros.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Como diáconos, somos ministros ordenados al servicio de la Iglesia en diversos ritos sacramentales, como bautizos, matrimonios, funerales… Desde la década del 90, tuve la suerte de trabajar en cuidados paliativos con pacientes de SIDA con las hermanas Misioneras de la Caridad, y eso ha encendido mi corazón. Tengo muchas ganas de compartir el amor de Cristo con otros a través del ministerio al que estoy asignado.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
Tuve la suerte de presenciar la interacción de santa Madre Teresa de Calcuta con la Eucaristía mientras pasaba un tiempo con ella en la India en la década de 1990. Después de sacar a Cristo de la custodia, pude ver cómo manejaba el viril (el recipiente sagrado que encierra la Eucaristía en la custodia durante la exposición); su sólida creencia y amor por Cristo eran evidentes en su sumo cuidado. Eso siempre me ha dado una hermosa comprensión de la verdadera presencia de Cristo y mi adoración de él en la Eucaristía. Espero compartir esto con otros; es impresionante.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Yo lo consideraría un susurro. Mi padre era diácono de la arquidiócesis de Denver. Como joven adulto, pasé tiempo con hermanas religiosas y sacerdotes en mis ministerios voluntarios, así que me sentí cómodo y consideré servir a la Iglesia de alguna manera. Mi esposa y yo habíamos hablado sobre la posibilidad cuando recién nos casamos, pero decidimos esperar hasta que nuestros hijos fueran un poco mayores. Durante la adoración eucarística en una conferencia de FOCUS, sentí el llamado de Dios para hablarlo con mi esposa y luego llamar a la oficina del diaconado para investigar. Ha sido el segundo cambio más positivo que he tomado en la vida.

Diácono Clarence Braud III
Parroquia St. Michael the Archangel en Aurora

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Cómo profundizar mi vida de oración.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Servir en el altar.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
Empecé como monaguillo justo después de mi primera comunión. Una hermana religiosa y el padre Hymel me enseñaron muy bien sobre la presencia real de Jesús. Todavía me asombra la elevación del cuerpo y la sangre.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Estuve en el seminario durante mis estudios de preparatoria y universidad, incluyendo un año de teología. Dios me hizo saber que tenía algo más para mí. Durante los últimos 10 años de mis 35 años de matrimonio, Dios me ha susurrado que haga más por su Iglesia.

Diácono Josh Dalcher
Parroquia St. Mark en Westminster

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Encontramos muchas disciplinas diferentes de oración, pero una de las más valiosas para mí fue el discernimiento de espíritus de san Ignacio de Loyola. Recibimos una excelente instrucción y dirección espiritual del padre Dennis Brown, aprendimos mucho de las presentaciones grabadas del padre Timothy Gallagher, ambos Oblatos de la Virgen María. Solo había visto las reglas de san Ignacio de pasada antes de la formación, y encontré los ejercicios espirituales muy enriquecedores y útiles para integrar a mi vida diaria y mi vida de oración. Fue realmente revelador comprender los movimientos de Dios y del enemigo, y vivir las reglas es muy útil para sobrellevar esos altibajos.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Tengo muchas ganas de servir a la gente de mi parroquia natal, St. Mark en Westminster. Recibí tantas gracias de Dios a medida que crecía en mi fe allí y espero orar por ellos y acompañarlos en los años venideros. Tengo muchas ganas de ayudar con los bautismos y la preparación de los sacramentos, así como ayudar a que prosperen los muchos programas caritativos que se realizan allí. También tengo muchas ganas de servir con mi mentor de toda la vida, el diácono Chuck Schultz. Ha sido fundamental para ayudarme a través de la formación, y ya tenemos ideas sobre cómo trabajaremos juntos en el servicio a la parroquia.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
Un papel profundo, creciente y central. Antes de la formación, me había convertido en un ministro extraordinario de la sagrada comunión como parte de mis muchas funciones con los Caballeros de Colón, y fue allí donde descubrí un profundo amor y devoción por la Eucaristía. Una de mis experiencias más transformadoras antes del diaconado fue el gran privilegio de traer a nuestro Señor al asilo Life Care Center en Westminster, donde vi que el amor de la gente por él movía el programa de una persona a un ministerio semanal de 20 personas.

Siempre he amado la Adoración Eucarística, donde puedo pasar tiempo de calidad en oración con el Señor. Esto se alimentó más por mi proyecto final, donde exploré más esta devoción en un esfuerzo por encontrar la quietud y el silencio en nuestro agitado mundo moderno. El padre Jim Baird, mi párroco, me ayudó mucho. Gracias a su apoyo pude completar dos meses de horas santas diarias donde exploré la espiritualidad de los monjes cartujos. Durante este tiempo, tuve muchas experiencias profundas en la oración, pero realmente crecí en aprecio por estar allí con el Señor… donde, parafraseando una historia atribuida a san Juan Vianney, «lo miro a él y él me mira a mí», y estamos felices”.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
¡En realidad fueron un conjunto de preguntas persistentes e inexplicables! Tuve un amigo cercano de la preparatoria que reapareció después de más de una década de ausencia (ninguno de los dos practicaba mucho la fe cuando nos conocíamos en la escuela), y durante esa conversación me preguntó si alguna vez había pensado en convertirme en diácono. Semanas después, una mujer de la parroquia a la que no conocía bien se me acercó y me hizo la misma pregunta. Unos cuantos sucesos más como este continuaron cultivando la semilla, y gracias a la insistencia de mi párroco jubilado, el padre Ken Koehler, finalmente me acerqué a la formación para ver cuál sería la respuesta a esa pregunta. Estoy eternamente agradecido por las buenas personas que me ayudaron a formar en este camino y a Dios por todas las gracias que me sigue brindando.

Diácono Phil McNulty
Parroquia Notre Dame en Denver

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
No es realmente lo que aprendí, sino cómo cambié durante la formación. Y todo eso se basó en la oración. Mirando hacia atrás, cuando comencé la formación, hoy puedo decir que realmente no sabía cómo orar. Aprender que la oración es una conversación íntima con Dios, practicar y experimentar con diferentes estilos y métodos de oración me ha llevado a una conciencia y práctica más profundas de la presencia de Dios en mi vida.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Durante los últimos cuatro años de formación, mi esposa y yo hemos reflexionado a menudo sobre las grandes bendiciones que Dios nos ha derramado a través de nuestro matrimonio ya lo largo de nuestras vidas. Con eso en mente, espero ver lo que Dios tiene reservado para mi ministerio diaconal.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que la Eucaristía es fuente y cumbre de la vida cristiana. Mi experiencia lo confirma: la Eucaristía es el fundamento de mi vocación al diaconado tanto en la sagrada comunión como en la adoración eucarística. Ambos brindan la oportunidad de encontrar a Dios de una manera profunda e íntima. Ambos son la respuesta de Dios al deseo de nuestro corazón:

“Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas, para ver tu poder y tu gloria, así como te he mirado en el santuario. Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán. Así te bendeciré en mi vida…” (Salmo 63).

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Empezó con un susurro. Al principio de nuestro matrimonio, mi esposa Debbie y yo tuvimos la oportunidad de conocer al diácono Chuck Lamar en la parroquia Light of the World. Eso plantó la semilla. La semilla fue regada a través de los años por el testimonio de los diáconos Rich Boyd, Glenn Allison y Mike Daly en Our Lady of Fatima. Sé que Dios me estaba guiando a asumir ciertos desafíos y responsabilidades en mi carrera y una vez que los superé, el pensamiento del diaconado se convirtió en una voz constante en mi cabeza que me llamaba a la formación.

Diácono Kevin McCutcheon
Cathedral Basilica of the Immaculate Conception en Denver

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Lo que dijo santa Catalina de Siena: yo no soy nada, y él, Cristo, lo es todo. El amor que el Señor tiene por nosotros es a veces abrumador para esta mente tan simple. He aprendido que si dejo que me ame y no lucho contra él en su plan para mí, sino que confió en él, no me desviará. El Señor quiere lo mejor para todos nosotros, incluso cuando no podemos verlo; su plan es siempre mejor que el nuestro.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Hay dos cosas: primero, servir en el altar del Señor, ¡qué honor! Segundo, mi ministerio arquidiocesano estará trabajando con el ministerio Christ in the City. ¡Estos jóvenes me dan tanta esperanza! Tengo mucho que aprender de ellos y estoy muy emocionado de trabajar con ellos.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
Tener la bendición de ser un comulgante diario es un cambio de vida. La fuerza y el consuelo que recibo en la Eucaristía me han ayudado en la formación. Y aunque no siempre “siento” algo después de la comunión, sé que él está en mí y obra en mi alma.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
En realidad, no era ninguno de los dos, pero definitivamente era la fuerte voz de Dios que me hablaba directamente: «Quiero que seas diácono». Su voz era tan clara como tú y yo hablando entre nosotros. La audición no estaba en mis oídos, estaba dentro de mí; resonaba en mi pecho; en mi alma.

Diácono Stephen Myer
Parroquia St. Mary en Littleton

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Hay tantas cosas, obviamente la formación teológica, el ritmo de una rutina de oración que se vuelve parte de nuestra vida diaria y tantas otras más. Pero tal vez para mí fue darme cuenta de que a veces hay señales claras de la voluntad de Dios y otras veces debemos avanzar con fe y confianza. En la mayoría de los casos, no nos sentiremos calificados o preparados, pero hubo un momento en que simplemente dije: «Señor, nunca estaré listo, pero aquí estoy y quiero hacer tu voluntad».

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
La mayor parte de nuestras vidas elegimos lo que haremos, cómo lo haremos y, en mi caso, tiendo a quejarme de mis elecciones. Pero estoy emocionado de servir a la Iglesia en cualquier capacidad que pueda. La oportunidad de ser obediente a la voluntad de Dios en mi asignación, mi ministerio y como pueda aplicar mis talentos para servir a Cristo y a la Iglesia. Creo que será una oportunidad y un desafío constante para aprender a crecer en humildad.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
No puedo imaginar haber pasado por la formación o cualquiera de los desafíos diarios que tenemos en la vida sin la Eucaristía. Jesús en la Eucaristía me ha sostenido toda mi vida en las buenas y en las malas. Durante la formación, también he comenzado a darme cuenta de lo hermoso que es encontrar a Jesús en lo ordinario, buscándolo en la Eucaristía, y no esperar “lo extraordinario” en cómo Jesús se revela a nosotros.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Mi llamado fue una combinación de ambos, fue suave como un susurro, pero en la claridad, fue más como un rugido. Mi primera reacción fue huir hacia Tarsis como Jonás, pero finalmente me sometí a la voluntad de Dios. ¡Pero, me mantuve alejado del océano mientras discernía!

Diácono Luke Oestman
Parroquia St. John the Evangelist en Yuma

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
¡Aprendí que Dios está dentro de mi alma y que siempre está allí esperándome, sin importar lo que haya hecho!

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Ser parte de las familias, acompañándolas en su camino con bautizos, preparación matrimonial y funerales.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
Siempre he apostado mi vida y mi misión de servir a la Iglesia a la verdadera presencia del cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Jesús en la Eucaristía. Al discernir mi vocación al diaconado, la Eucaristía se ha convertido en el punto central de mi servicio para ayudar a llevar a Jesús a su esposa, la Iglesia.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
En cada paso del camino, Jesús ha confirmado mi llamado. Supe que estaba en el lugar correcto cuando estaba orando en la pequeña capilla del seminario (en la primera reunión de discernimiento) y vi a mis dos grandes patrones, san Francisco de Asís (en la imagen del vitral) y san Juan Pablo II (una reliquia de primera clase: una gota de su sangre), y sabía que estaban intercediendo por mí para encontrar este llamado durante los últimos 20 años desde la Jornada Mundial de la Juventud 2000 en Roma.

Diácono Joshua Knight
Parroquia Our Lady of Mount Carmel en Denver

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
He aprendido que Dios me ama intensamente. Le pido que me dé la gracia de abrirme completamente a él.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Tengo muchas ganas de comenzar después de cuatro años de formación y tanta preparación; será muy agradable desempeñar este papel.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía es mi única oportunidad de entrar en comunión con mi Señor en su cuerpo y sangre. Solo pido que me ayude a amarlo más intensamente, a comprender más este maravilloso sacramento para mí.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Dios siempre me ha susurrado, como lo hizo con este llamado. Siempre me habla en la quietud de mi corazón. ¡Es tan difícil escuchar su voz entre los gritos de este mundo! ¡Que Dios nos dé los oídos de sus corderos, para que oigamos solo su voz y lo escuchemos solo a él, y a nadie más!

Diácono Ed Green
Parroquia Sacred Heart en Roggen

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Utilizar la lectio divina como medio de oración y análisis ha sido una de las lecciones más valiosas. Reflexionar, orar y escuchar con las Escrituras fue un énfasis durante los cuatro años de formación y se usó en muchos ejercicios. Un ejemplo fue un ejercicio para analizar qué pecado nos afecta más y luego desarrollar una estrategia para superarlo. Reflexionamos sobre las Escrituras, usando la lectio divina para identificar nuestro pecado principal, el patrón de este pecado en una semana y una estrategia durante tres semanas. La clave era dejar que el Espíritu Santo fuera nuestro guía. El conocimiento de mi pecado central ha sido muy beneficioso para guiar mis acciones.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
A corto plazo, tiene que ser el bautismo de mi nieta la próxima semana. En general, la capacidad de enseñar y predicar el mensaje del Evangelio, ayudando a otros a comprender la fe y cómo se aplica en su vida.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía es la fuente y cumbre de nuestra fe, es nuestra vida como cristianos: “El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él” (Jn 6,56). La Eucaristía es nuestra unión con Cristo. Él vive en mí, dentro de mi alma y dentro de mi cuerpo. Somos uno, y creo esto. La unión con Cristo es el fin y la meta de nuestra existencia.  Estoy aquí por Cristo, no por la “buena vida” que ofrece este mundo. Como sabemos, la vida de este mundo tiene destellos de felicidad, pero está rodeada de miseria, falta de paz y vida sin Dios. La Eucaristía es el gran don de Dios que nos conduce a él y nos fortalece en esa unión.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
El llamado de Dios ha sido un susurro. Recuerdo a un sacerdote enseñó a nuestros confirmandos que, para escuchar el llamado de Dios, uno tiene que estar cerca de él. A medida que me acercaba a Dios, también me acercaba a su voz. Siempre he tenido una vida de oración, pero ese regimiento no era suficiente. Durante los últimos 15 años, comencé a confesarme con más frecuencia, asistir a una Misa diaria durante la semana, leer y reflexionar sobre las lecturas del día. Convertí mis viajes de negocios en miniretiros, con lectura, tiempo en la capilla y una Misa si era posible. Se abrió una capilla cerca del trabajo y pude pasar tiempo con el Señor después del trabajo y aquí es donde escuché el llamado. El llamado ha sido un susurro constante y silencioso.

Diácono Thomas García
Parroquia St. Anne en Arvada

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Aprendí a confiar en la voluntad y el plan de Dios para mí. Me enfrenté a un discernimiento agonizante que me hubiera llevado a dejar la formación o asistir a la unión civil de mi hijo con otro hombre. Dios me llamó a la formación sabiendo la naturaleza de mi hijo. También sabía que quería que yo fuera tanto padre como diácono. Al final, con la ayuda de mis formadores, pude discernir que necesitaba seguir el llamado de Dios y confiar en que él cuidaría de mi hijo y de nuestra relación.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Es una mezcla entre predicar y simplemente estar ahí para las familias cuando más necesitan a la Iglesia: cuando están de luto, cuando están celebrando bautizos y bodas o cuando están teniendo un día difícil y solo necesitan que alguien los escuche.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía es la fuente y cumbre de nuestra fe. Durante la formación, realmente comencé a desear la adoración del Santísimo Sacramento. Sentarse con nuestro Señor y simplemente estar con él trae mucha paz y consuelo. Poder recibirlo en cuerpo, sangre, alma y divinidad en la Misa es increíble. ¡No puedo evitar sonreír cuando estoy distribuyendo cualquiera de las dos, sabiendo que tengo a Dios en mis manos!

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
¡Mi llamada fue definitivamente un rugido! Estaba en un viaje de negocios de una semana en Copenhague. Conocí a un colega que, como yo, viajó más de 100 000 millas ese año por negocios. La primera noche en la cena supe que es un diácono en el rito bizantino. Pasamos las cenas y los descansos hablando de nuestra fe y de cómo logró equilibrar el ser diácono con su ajetreada vida profesional. Al final de la semana, me dijo que necesitaba orar para saber si estaba siendo llamado por Dios. Pasé el viaje de 14 horas a casa orando al respecto. Cuando llegué a casa, le conté a mi esposa sobre la conversación y que pensé que tenía que pensar en convertirme en diácono. Su respuesta fue: “Siempre pensé que harías eso”. ¿¡¿Cuándo iba a decírmelo?!?

Diácono Paul VanHoudt
Parroquia St. John the Baptist en Johnstown

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Aprendí que no tengo el control de mi futuro. Tuve algunos problemas de salud durante la formación que redirigieron mi camino y me hicieron darme cuenta de que los planes que hago pueden no ser los mismos que Dios tenía en mente para mí.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Conocer a los feligreses y caminar con ellos en su camino de fe.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
Tuve un despertar hace unos 15 años que me llevó a una práctica regular de encontrarme con Cristo en la adoración eucarística. Todo lo que he hecho en mi jornada de fe desde entonces ha crecido a partir de esa práctica.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Yo diría que fue un susurro. Sucedió durante un período de dos a tres años y luego despegó a partir de ahí.

Diácono Phillip Martínez
Parroquia St. Rose of Lima en Denver

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Lo más importante que aprendí durante la formación es que no importa cuánto sentí que tenía el control total de mi vida, estoy y he estado viviendo la vida que Dios ha destinado para mí. Solo estoy cooperando.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Debo decir que en la parte superior de mi lista de cosas que espero es ser un instrumento para traer de vuelta la fe católica a aquellos que no han estado practicando su fe. Me encantaría ver las bancas llenas todos los domingos.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía ha sido una gran influencia en mi vida y vocación, siento mi relación con Jesús cuando tengo la oportunidad de estar en la presencia del Señor en adoración, y al comulgar no solo siento la presencia de Dios conmigo, sino que reconozco una diferencia en mi día cuando lo comienzo con su presencia dentro de mí.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?  
Para mí, el llamado de Dios al diaconado fue un susurro. Después de discernir durante cuatro años en el proceso de formación, reconocí la presencia de Dios en mi vida desde una edad temprana y todo me llevó a lo que he hecho y donde estoy hoy. Definitivamente llegué a este punto de mi vocación con pasos de bebé.

Diácono Raúl Martínez
Parroquia St. Teresa en Frederick

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Una de las cosas más valiosas que aprendí durante la formación en el diaconado fue la humildad. La importancia de tener un corazón humilde para servir como Cristo siervo. Uno de los frutos más hermosos de buscar la humildad fue aprender a confiar, abandonarme y entregarme a la voluntad amorosa y misericordiosa de Dios en cada circunstancia de mi vida. Dios me dio muchas oportunidades hermosas para confiar en él a través de las cuales me recordó que no importaba lo difícil que fuera la circunstancia: soy suyo y soy muy amado.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Tengo muchas ganas de servir al pueblo de Dios y compartir las buenas nuevas del amor de Dios, el amor que he encontrado y abrazado, especialmente a aquellos que no lo conocen. Tengo muchas ganas de servir en mi parroquia de Santa Teresa y mi ministerio de apostolado hospitalario, por la gracia de Dios, trayendo esperanza, el amor de Dios y consuelo a aquellos que están en un momento de necesidad.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía ha jugado un papel muy importante en mi fe y vocación, pues en cada Eucaristía somos renovados física y espiritualmente en la incorporación a Cristo. Nos convertimos en parte de él. Cuando participamos en la Eucaristía, somos elevados a la unión con él, lo que nos ayudar a ser más plenamente la persona que Cristo nos llama a ser. Esto es lo que me hace sentirme tan pleno, amado, alimentado, y me da vida.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
El llamado de Dios fue un susurro al principio, un susurro muy suave en el que me permitió responder y ver que necesitaba aclarar mis prioridades en la vida para poder servirle en la capacidad a la que me estaba llamando. Había pasado por un momento muy difícil en mi vida y me tomó algunos años discernir mi llamado de vuelta. Tuve un susurro un poco más fuerte una mañana que me despertó el impulso y la sensación de estar listo para volver a la formación, que fue el día en que falleció el diácono St. Louis. Realmente sentí que ese era el último empujón del diácono St. Louis antes de ir al cielo, para que volviera a mi llamado. Luego, mientras me arrodillaba ante el Santísimo Sacramento en la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, fue más un suave rugido reiterando mi llamado a entrar en formación, convertirme en diácono y servir a Dios como él me estaba llamando.

Diácono Jerry Swain
Parroquia Blessed Sacrament en Denver

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Lo más valioso que aprendí en la formación para el diaconado es que siempre hay espacio para crecer en la fe. Entré en formación pensando que era algo bastante bueno. A las pocas horas del primer día me di cuenta de que Dios tenía mucho trabajo que hacer conmigo porque no era el mejor hombre que podía ser, y ahora sé que necesito esforzarme constantemente para conocer, amar y servir a Dios.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Espero ansiosamente ministrar a aquellos en mi parroquia. Como converso, pasé por RICA, fui bautizado, confirmado, recibí la primera comunión y me casé en la parroquia del Santísimo Sacramento. También estoy muy emocionado de ayudar en el ministerio de hospicio donde tendré la oportunidad de atender a las almas, y oro para poder ayudar a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo a llevar tantas almas al cielo como sea posible.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
Hace años, mientras pasaba por RICA, mi deseo por la Eucaristía aumentaba semana tras semana, mes tras mes. Recibir la Eucaristía en la Vigilia Pascual del 2011 fue una alegría increíble. Poco tiempo después, mientras estaba en adoración, tuve una profunda experiencia espiritual al mirar la Eucaristía en la custodia. Durante años, durante la formación, pude hacer la oración de la tarde en el tabernáculo todos los días y esto fue muy significativo para mí. Ha sido una alegría llevar los frutos de todas estas experiencias a la formación de monaguillos y ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión. Intento expresar la alegría y el asombro de que el Señor esté presente, que esté verdaderamente presente en la Eucaristía.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
El llamado de Dios para mí al diaconado probablemente llegó como un susurro, pero soy tan sordo que no lo escuché. La realidad es que el 22 de octubre del 2018, durante un devocional vespertino, Dios me llamó a entrar en formación para el diaconado. El llamado llegó después de meses de profunda oración cuando me llevó a 1 Timoteo 3:9, que es un conjunto de versículos que habla de los diáconos. Cuando llegó el llamado, me quedé boquiabierto y supe en mi corazón que acababa de suceder algo muy especial. Le dije a mi esposa Darci, me inscribí en el retiro de discernimiento y presenté la solicitud lo más rápido que pude. La formación fue un proceso gozoso para mí porque sabía en mi corazón que estaba respondiendo a su claro llamado para mí y mi familia.

Diácono Chris Hora
Parroquia Guardian Angels en Mead

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Paciencia y persistencia. Sé que preguntaste una, pero estos van de la mano. En primer lugar, tenemos que ser pacientes con nosotros mismos. Es fácil castigarnos cuando perdemos nuestro tiempo de oración o volvemos a caer en uno o más de los pecados con los que hemos estado luchando. Necesitamos ser pacientes con nosotros mismos; Dios lo es. Al mismo tiempo, debemos ser persistentes con nuestra vida de oración y buscar conocer a nuestro Señor. Es esencial volver a levantarnos, quitarnos el polvo y volver a nuestras oraciones, y confesarnos si es necesario.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Cuando regresé a la Iglesia, entré a una parroquia en Albuquerque y me impresionó lo sagrado y la santidad que albergaba el lugar. La única forma de describirlo era que lo sagrado y la santidad eran físicas; casi podía tocarlo y saborearlo. Espero ayudar al menos a una persona a experimentar esa presencia de Dios en su vida.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía ha jugado un papel inmenso en mi fe. Me había alejado de la fe por un tiempo. Fui con algunos amigos a servicios cristianos no católicos, pero siempre faltaba algo. Como había olvidado gran parte de lo que me enseñaron mis maestros de educación religiosa, no podía identificar lo que faltaba. Cuando volví a aprender la verdad sobre la Eucaristía, me di cuenta de lo que faltaba y comencé a desearlo. Volver a la confesión y la Eucaristía ha sido una clave importante para el crecimiento de mi fe y el proceso de discernimiento de mi vocación al diaconado.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Un poco de ambos. Cuando era niño, escuchaba el susurro de vez en cuando, pero realmente no lo seguí. Cuando lo discutí con mis padres, lo ignoraron y dijeron que yo no era exactamente una persona muy piadosa. Fue solo cuando comencé a asistir a Iglesia que comencé a buscarlo, y el llamado parecía más un rugido. Como adulto, cuando comencé a seguir el llamado, se redujo a un susurro, siempre ahí recordándome que él está llamando.

Diácono Ashley Lessard
Parroquia St. Mary’s en Littleton

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
El empezar de nuevo. En palabras del venerable Bruno Lanteri: “Aunque caiga mil veces, cada vez… me levantaré tan tranquilo como si fuera la primera, conociendo mi debilidad y conociendo, Señor, tu gran misericordia… si cayera, aunque sea un mil veces al día, mil veces, con arrepentimiento pacífico, diré enseguida, Nunc coepi [Ahora empiezo], ¡Dios mío, Dios mío!”.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
A través del ministerio de servicio, ayudar a otros a saber cuánto los ama Dios, a dar lo que toma y a tomar lo que da, con una gran sonrisa.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía ha sido mi fuerza y mi canto. No hay lugar en el que preferiría estar.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Un susurro. Para mí, Dios habla con una voz suave y apacible. Todavía estoy aprendiendo a estar lo suficientemente callado para escuchar.

Diácono Bernie Schwartze
Parroquia St. Anthony en Sterling

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Había tantas cosas que aprender, pero lo más valioso es conformar mi voluntad a la voluntad de Dios a través de la oración.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Servir a Dios sirviendo al arzobispo, al párroco de San Antonio y a la gente de la comunidad.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía ha jugado y juega el papel central en mi fe y vocación. Pasar tiempo en adoración eucarística me da tiempo para estar con Cristo y ese tiempo es, para mí, el tiempo más precioso.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
¡Ambos! Ha habido momentos en mi vida en los que se me mostró la voluntad de Dios a través de coincidencias, pequeños acontecimientos y una reflexión tranquila. Y ha habido ocasiones en las que hizo conocer su voluntad a través de truenos y relámpagos, literalmente. La clave ha sido escuchar con el corazón y entender lo que estaba pasando. Esto fue particularmente evidente para mí durante el año que pasé en Afganistán. Dios me estaba cuidando de muchas maneras.

Diácono Gelasio Velasco
Parroquia St. Mary’s en Eagle

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Hubo varias cosas, pero creo que una de las más valiosos es que necesitamos entregarnos totalmente a Dios. Desde el comienzo de la formación descubrí que no soy nadie y no sé nada por mí mismo, así que necesitaba dejar que Dios trabajara en mí e hiciera todo por mí.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Volviendo al comienzo de mi formación, quería ser diácono, pero necesitaba discernir la razón. Con el tiempo, aprendí que servir a los demás era una de las muchas razones para seguir este camino, y después de comprender profundamente que el diácono es la imagen de Jesús el servidor, eso es lo que espero hacer por mi comunidad.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía, por supuesto, juega el papel principal en mi fe y vocación. Mi discernimiento para responder a esta vocación empezó frente al Santísimo Sacramento y me sigue alimentando. Es muy emocionante que fui ordenado en medio del llamado de la Iglesia para el Avivamiento Eucarístico; esto me dará la oportunidad de hablar más sobre la Eucaristía y ayudar a otros a aprender sobre ella.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Creo que en mi caso esa llamada fue literalmente un susurro. Hace varios años, mientras conducía al trabajo y escuchaba música cristiana, escuché el llamado del Señor para ayudar a mi parroquia. Tuve que detener mi auto y llamar a mi sacerdote para hablar sobre una oferta de trabajo. Desde entonces comencé a trabajar en mi parroquia y, a través de los años, continué recibiendo estos susurros en lo más profundo de mi mente hasta que decidí decir “sí” al Señor por la vocación al diaconado.

Diácono Robert Uphoff
Parroquia Queen of Peace en Aurora

¿Cuál es una de las cosas más valiosas que aprendió durante su formación para el diaconado?
Lo más valioso para mí fue expandir y profundizar mi vida de oración. Específicamente, aprendimos sobre muchos tipos y formas de oración, la mayoría a las que no había estado expuesto anteriormente. Una de los más eficaces fue la práctica de la presencia de Dios a lo largo del día. Desarrollar una vida de oración contemplativa más profunda fue fundamental y transformador. Por último, me basé mucho en los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola, como el discernimiento de espíritus y el discernimiento de la voluntad de Dios. Me beneficié mucho de cuatro años de compartir nuestras experiencias de oración colectiva entre los hombres en formación. Comparar y contrastar nuestras experiencias de oración fue fundamental para mi desarrollo.

¿Qué es lo que más le ilusiona del diaconado?
Espero servir con el clero y el personal de la parroquia Reina de la Paz, ya sea en la liturgia o en un ministerio de servicio. Ya he tenido la oportunidad de conocer a muchos de los feligreses y el personal y tengo la suerte de haber sido invitado a esta comunidad. También espero con ansias mi ministerio diocesano fuera de la parroquia. He sido asignado al Apostolado de Asistencia al Diácono. A través de este ministerio, espero servir a mis compañeros diáconos con el mismo amor y compasión que comparten con los fieles de toda la diócesis y ser un servidor de quienes sirven a los fieles.

¿Qué papel juega la Eucaristía en su propia fe y vocación al diaconado?
La Eucaristía fue central en mi formación. Tanto mi esposa Ann como yo participamos regularmente en la Misa diaria y la adoración eucarística. La Eucaristía fue fuerza durante las tormentas de la formación. La Eucaristía también fue fundamental para mi tarea culminante de formación. El enfoque de mi toque final fue crecer en virtud al crecer en amistad con Dios. De manera especial, confié en las gracias recibidas de la participación regular en la Misa y la adoración eucarística para fortalecerme y sostenerme en la búsqueda de la templanza y la fortaleza. Había una correlación directa entre estas prácticas eucarísticas y el crecimiento en la virtud y la profundización de mi amistad con Dios.

¿Describiría el llamado de Dios al diaconado como un susurro o un rugido? ¿Por qué?
Lo caracterizaría como un susurro que se convirtió en un rugido con el tiempo. Durante la etapa inicial de discernimiento, el Señor me animó a través de los feligreses y el clero de mi parroquia Nuestra Señora de Loreto. Vieron posibilidades en mí que yo no veía en mí mismo. Mi esposa Ann y yo dimos un paso a la vez. Era un “sí” a mil pasitos. Estaba seguro de que el Señor me daría una señal si no quería que siguiera adelante. Durante los últimos dos años de formación, el susurro alentador se convirtió en un rugido. Mi confianza en el llamado creció a medida que comenzaba a formarme a la imagen de Cristo Siervo. Mi deseo es que más hombres en la diócesis sigan este ejemplo. No lo miren como un compromiso a largo plazo para comenzar. Solo investiguen primero. Digan “sí” al primer paso. Entonces miren a dónde los lleva el Señor desde allí. Ese fue el proceso para mí. Estoy agradecido con Dios y con todos los que jugaron un papel importante en mi discernimiento.

 

Artículos relacionados

Lo último