Los efectos negativos que los medios producen en fechas especiales

Desde mediados de enero se puede observar corazones, cupidos y decoraciones de color rosa y rojo, acompañados de mensajes en radio, televisión, y redes sociales dedicados al 14 de febrero: día del amor y la amistad.

¿Pero es realmente la intención demostrarle -ese día- a tus seres queridos cuanto los amas? ¿Es una “necesidad” demostrarle al “mundo entero” tu “felicidad” por tener pareja, o por quedar bien con los demás por los detalles y regalos materiales que seguramente serán compartidos en fotografías en las diferentes redes sociales.  ¿Podría todo esto, solo ser el fruto de las múltiples campañas de marketing y “mensajes” que han sido lanzados antes de la fecha, en diferentes medios de comunicación?

“Creo que la tele tiene mucho que ver con todo. Me acuerdo que cuando era niña, y por lo que veía en las novelas, soñaba con el día en que mi príncipe azul fuera a llegar, que pidiera mi mano, nos casáramos y fuéramos felices”, dice con una gran sonrisa. María Morales, quien añade “y además tenía que ser un hombre rico para que me regalara muchas cosas y me pusiera a vivir bien”, agregó.

Esta mujer, de casi cuarenta años, también recuerda que el sentimiento era mayor cada vez que se acercaba el Día de San Valentín y dice que sus hijas adolescentes pasan por un sentimiento similar pero en el caso de ellas influenciadas por las redes sociales.

“A veces me enseñan fotos de sus amigas en el Facebook y me dicen: ‘mira a tal o cual, le regalaron eso, como quisiera tener novio para que me regale algo o que me traiga flores”, añadió Morales.

Por su parte, Carlos Camarena, cuenta que el hermano mayor de su padre se casó con una chica de “una clase social diferente”, que hasta cierto punto pudo haber sido afectada con el síndrome “Cenicienta” (aquella mujer tiene la necesidad de sentirse aceptada a través del matrimonio y la compañía de un hombre), resultado de la influencia de los medios.

Carmena opina que: “los programas televisivos, radiales e incluso ahora las redes sociales son una ventana que le abre a la gente la posibilidad de pertenecer a “otra realidad” -diferente a la que viven-”.

Amalia Guzmán, una chica de 18 años, publicó un mensaje en su Facebook que decía: “Busco novio para el Día de San Valentín”. Ella comentó para El Pueblo Católico que, aunque fue un tipo de broma: “Es tal vez tonto, pero uno ve tanta cosa en la tele, en las redes sociales, que te sientes solo si no tienes novio para esa fecha. Y sí da algo de envidia ver fotos de parejas en el internet. Sí deprime”, agregó la joven.

Al recurrir al punto de vista profesional referente a que tanto influyen los medios de comunicación en el comportamiento de las personas, Vioneth Villatoro-Ramírez, quien es psicoterapeuta y cuenta con una maestría en salud mental y consejería clínica, dijo que las personas pueden verse afectadas tanto psicológicamente como en su conducta influenciados por la información que reciben de los diferentes medios. Hay que tener en cuenta que “todo lo que entra por nuestros sentidos nutre nuestro ser interior de donde provienen los sentimientos que luego dirigen nuestras conductas para bien o para mal”.

La psicoterapeuta dice que es de vital importancia elegir de qué manera alimentamos el cerebro. Ya que “nuestra mente recibe diferentes tipos de ‘alimentos’, algunos son dañinos y otros son positivos para nuestra salud mental.  Según la terapeuta, cada vez que vemos, escuchamos o hablamos algo cargado de drama, chisme o estrés, nuestro cuerpo no distingue si eso que estamos escuchando o viendo es real o no. Nuestro cerebro simplemente reacciona en consecuencia segregando adrenalina, cortisol y demás hormonas que en exceso dañan nuestro cuerpo y generan ansiedad.

La profesional hace hincapié que esto influye tanto en adultos, como adolescentes y niños, aunque los dos últimos son los más vulnerables ya que su identidad esta en formación.

Si eres de las personas que en “fechas especiales” suele sentir emociones negativas (celo, soledad, envidia, depresión, etc.), el sentimiento puede minimizarse o revertirse si eres selectivo y cuidadoso en cuanto al material que se ves, lees o escuchas. “Escojamos lo que nos haga reír. Recordemos que de lo que estamos alimentando nuestra mente hoy, así será el contenido de lo que pensemos y sintamos el día de mañana”, finalizó la psicoterapetua.

Próximamente: 5 lugares de Colorado nombrados en honor a santos católicos

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El pasado 1 de agosto Colorado cumplió 144 años. Mejor conocido como el “Día de Colorado”, este día conmemora la fundación de nuestro gran “Estado del Centenario”, que sucedió en 1876.

Así mismo, la Iglesia Católica tiene una rica historia en Colorado, y aunque muchos no lo saben, varias regiones, puntos de referencia geográficos y lugares en el estado llevan el nombre de santos católicos. La sierra de San Juan, el río San Miguel y el valle de San Luis son solo algunos ejemplos.

En honor al “Día de Colorado”, te mostramos cinco lugares dentro de nuestro colorido Colorado que toman su nombre de un santo católico. Probablemente ya conozcas un par de ellos, pero los otros tres son verdaderos diamantes que valen la pena visitar; de hecho, dos de ellos fueron construidos y fundados antes de que Colorado fuera Colorado.

Santuario de la Madre Cabrini, Golden, CO

Es uno de los sitios de peregrinación más populares de Colorado. En verdad es difícil no enamorarse del Santuario de la Madre Cabrini. Originalmente fundado como un campamento de verano para niñas por santa Francisca Cabrini en 1910, el santuario da al corredor I-70 que se dirige hacia las montañas y es tan encantador como relajante. Además de orar en la capilla, los visitantes pueden alojarse en la antigua Casa de Piedra que se construyó en 1914 o en una de las varias casas de retiro que se han agregado a lo largo de los años. Además de ser un espacio maravilloso para rezar, el Santuario de la Madre Cabrini es el hogar de la gran estatua del Sagrado Corazón en la cima de la escalera de 373 escalones, conocida de cariño como la escalera de oración.

Capilla de Santa Catalina de Siena, Allenspark, CO

Foto de Andrew Wright

Mejor conocida como la Capilla en la Roca, esta capilla católica en funcionamiento es quizás uno de lugares más destacados y emblemáticos de Colorado. Según cuenta la historia, a principios del siglo XX, un hombre llamado William McPhee era dueño de la tierra donde se encuentra la capilla, conocida como Camp St. Malo. McPhee era feligrés de la Catedral de Denver y a menudo permitía que la parroquia llevara a los niños a caminar y acampar en su propiedad. Durante uno de esos viajes varios campistas vieron un meteorito o una estrella fugaz que parecía haber golpeado la tierra. Fueron a buscarlo y se toparon con la Roca que ahora permanece como la base de la Capilla de Santa Catalina de Siena. Fue finalizada en 1936, y el nombre oficial de la capilla es apropiado, ya que la santa y la capilla comparten un vínculo común de experiencias místicas facilitadas por Dios. Ha tenido muchos visitantes a lo largo de los años, pero tal vez ninguno tan famoso como san Juan Pablo II, quien alguna vez fue el amante de la naturaleza y quien hizo una parada en Denver para la Jornada Mundial de la Juventud en 1993.

Abadía de St. Walburga, Virginia Dale, CO

Photo courtesy of the Abbey of St. Walburga

Ubicada en la pintoresca Virginia Dale, una pequeña comunidad al sur de la frontera de Wyoming, la Abadía de St. Walburga es un lugar donde la voz del Señor vive en las montañas, llanuras y ríos que la rodean. Nombrada así por la patrona de las monjas benedictinas, el monasterio fue fundado en 1935 cuando tres hermanas de la abadía de St. Walburg en Eichstätt, Baviera, fueron enviadas a una granja remota en lo que era Boulder. Allí construyeron una base sólida para el futuro del monasterio a través del trabajo duro, la pobreza y una confianza firme en la providencia de Dios. Hoy las monjas benedictinas de Walburga llevan a cabo humildemente las buenas obras de la orden benedictina y continúan el legado que comenzó hace casi un milenio en 1035, cuando se fundó el monasterio original de Walburg en Eichstätt.

San Luis, CO

Photo by Jeremy Elliot

Al visitar las regiones más al sur del Estado de Colorado, las raíces católicas de la región se vuelven mucho más evidentes. La ciudad más antigua de Colorado, San Luis, fue fundada en 1851 en la fiesta de San Luis, y es previa a la fundación oficial de Colorado como estado por 25 años. La ciudad está ubicada a lo largo de la cordillera Sangre de Cristo. Una de las principales atracciones de la pequeña ciudad de poco más de 600 habitantes es un santuario en la parroquia católica local de la ciudad. El Santuario de las Estaciones de la Cruz fue construido por los feligreses de la parroquia Sangre de Cristo y las hermosas estaciones fueron diseñadas y moldeadas por el escultor nativo de San Luis, Huberto Maesta.

Capilla de Viejo San Acacio, Condado de Costilla, CO

Photo from Wikicommons

Justo al oeste de la ciudad de San Luis se encuentra una de las gemas más antiguas de Colorado. La Capilla de Viejo San Acacio  es el sitio religioso más antiguo no nativo americano en Colorado que sigue activo en la actualidad. Aunque se desconoce la fecha exacta de la edificación del edificio de la iglesia, probablemente se completó en algún momento de la década de 1860. El homónimo de la iglesia proviene de San Acacio de Bizancio, un mártir del siglo III. Cerca de la iglesia se encuentra el pequeño pueblo de San Acacio, que según la tradición local obtuvo su nombre después de que uno de los primeros asentamientos del Valle de San Luis, originalmente llamado Culebra Abajo, fue atacado por una banda de Ute en 1853. Cuando los atacantes de Ute se acercaron, los aldeanos pidieron la intercesión de San Acacio, un santo popular entre su gente. El Ute de repente se detuvo y huyó antes de llegar a la ciudad, asustado por una visión.