72.2 F
Denver
domingo, septiembre 25, 2022
InicioRevistaLos próximos 25 años de El Pueblo Católico

Los próximos 25 años de El Pueblo Católico

Este artículo forma parte de una serie que explora la historia de El Pueblo Católico con motivo del 25 aniversario y que se publicó en la edición conmemorativa de la revista El Pueblo Católico.

Recuerdo el día en que nos reunimos con líderes de diferentes movimientos y ministerios de la arquidiócesis de Denver con motivo del futuro de El Pueblo Católico y la posibilidad de cambiarlo a una revista. Como el nuevo editor, no solo me conmovió el entusiasmo y la presteza con que los líderes aceptaron la invitación, sino también su anhelo de trabajar en unidad, de colaborar por el bien de la comunidad hispana local.

Por un lado, les alegraba que la arquidiócesis quisiera escucharlos. Por otro, su vibrante respuesta manifestaba un sueño en común, como si todos vislumbraran un sutil llamado, un camino de unidad que ocultaba un gran fruto y que comenzaba a entreverse.

Vuelvo a este recuerdo al reflexionar sobre los próximos 25 años de El Pueblo Católico porque creo que en él yace una pista hacia el futuro. Lo dejé al lado por un momento, porque no sabía cómo podía realizarse, pero no lo olvidé. Ahora creo que ha sido el Señor que, de tirón en tirón, me ha hecho volver a ese momento cada vez que pienso en el futuro, a esos rostros entusiasmados: “Hay algo ahí”.

Y luego, ante dicho recuerdo, mi corazón empieza a elevarse. ¿Qué podría llegar a ser El Pueblo Católico? ¿Qué quiere Dios que llegue a ser? ¿Qué estamos haciendo bien y qué debemos cambiar?

Enfrentamos muchos retos, y aquí tenemos una oportunidad para ayudar a nuestra comunidad hispana a encararlos con perspectivas y herramientas novedosas y a la vez basadas en la verdadera y rica sabiduría de nuestra fe católica.

Novedades tecnológicas

Quizá la expectativa es que me enfoque en el hecho de que El Pueblo Católico tiene que adaptarse más y más a las innovaciones tecnológicas, a las novedades del mundo de las comunicaciones, a las plataformas y redes sociales más recientes. Sí, no cabe la menor duda. Debemos saber llegar a las personas dondequiera que estén, a través de los medios más eficaces.

Está dentro de nuestros planes entrar más de lleno en la creación de contenido audiovisual, con videos cortos y largos, como comenzar un video-podcast y ofrecer material relevante sobre cuestiones locales, de fe, de cultura, de familia, de evangelización, de defensa de la fe a través de distintas plataformas y formatos… Todo esto sin descuidar la gran oportunidad que conlleva poder llegar a los hogares a través de una revista bien escrita y bellamente diseñada y de nuestra página de internet.

Sin embargo, al pensar en dicho futuro, me parece que falta la otra cara de la moneda. ¿Cómo podríamos realizar todo esto? Parece un sueño distante que supera nuestras capacidades.

Visión comunitaria

Es aquí donde mi mirada no puede sino volver a aquel sueño que nuestros hermanos hispanos exteriorizaron en la reunión de El Pueblo Católico. Me da esperanza. Y lo digo por varias razones.

En primer lugar, porque nosotros no podemos realizar esta misión por nuestra propia cuenta. En segundo, porque nuestros sacerdotes, nuestras parroquias y nuestros movimientos y ministerios tienen mucho que ofrecer. La arquidiócesis de Denver no ha adquirido renombre solo por lo que nuestros obispos han hecho, sino también por lo que los sacerdotes y laicos han realizado, por el fruto que Dios nos ha concedido. Pero es hora de compartir este fruto, sobre todo unos con otros, en nuestra propia arquidiócesis de Denver.

Me refiero a que creo que el futuro de El Pueblo Católico consiste en ser un punto de encuentro, de unión, de fruto; un instrumento de la comunidad para la comunidad, una herramienta enriquecida por la diversidad de carismas y dones de nuestra Iglesia local. Porque al final, ¿quién conoce las necesidades de la Iglesia mejor que sus miembros, que las personas que a diario se entregan para llevar a otros a Cristo?

“Aún es demasiado”, podrían decir. Quizá. No lo sé. Queda mucho por hacer, mucho por planificar, mucho por escuchar. Si no es la voluntad de Dios que yo llegue a ver este sueño realizado, quizá el próximo editor vea su valor y también lo desee.

Por ahora, solo me queda preguntarte a ti: ¿estás dispuesto a acompañarnos con tus dones en este caminar?

Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez es el editor de El Pueblo Católico y el gerente de comunicaciones y medios de habla hispana de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último