72.2 F
Denver
domingo, septiembre 25, 2022
InicioTiempos litúrgicosNavidadQue la cena de Nochebuena no sea lo único

Que la cena de Nochebuena no sea lo único

Cómo celebrar los 16 días de Navidad

¡Que la alegría de la Navidad no termine! Es cierto que la celebración más grande que solemos tener como hispanos es la cena de Nochebuena. Y el 25 quizá nos despertamos un poco desvelados, vamos a Misa, o fuimos la noche anterior (no hay que olvidarla), y estamos listos para el “recalentado”.

Pero a diferencia del resto de la sociedad, que a este punto ya están cansados de los cánticos navideños, para nosotros, la celebración de Navidad apenas está comenzando. Si algunas personas dicen que los católicos somos aguafiestas y no sabemos celebrar, en realidad somos nosotros quienes mejor sabemos (o deberíamos saber) hacerlo. ¿Por qué? Porque además de prepararnos por cuatro semanas para la ocasión y festejar el 24 y 25, seguimos celebrando por un par de semanas más.

¿CUÁNDO TERMINA EL TIEMPO DE NAVIDAD?

Este año, el tiempo de Navidad no termina hasta el 9 de enero, con la fiesta del Bautismo del Señor: ¡son 16 días de celebración! Entre ellos, los primeros ocho (del 25 al 1 de enero) son aún más especiales y los llamamos la Octava de Navidad. El problema es que la mayoría de los católicos solo solemos celebrar uno o dos días. ¡No sabemos celebrar por 16 días seguidos! La Iglesia nos invita a celebrar más, pero como no sabemos hacerlo, actuamos como si ya no hubiera nada que celebrar. ¡Eso es ser aguafiestas!

OCIO: LA MANERA DE CELEBRAR POR 16 DÍAS

Entonces, ¿cómo podemos celebrar de verdad por tantos días? La palabra clave es “ocio” (otium en latín), y te invito a practicarlo durante este tiempo de Navidad. En español, la palabra “ocio” se suele usar para describir “inactividad” o “pereza”, pero en latín, otium tiene un significado más profundo. Se refiere a actividades que se disfrutan o son buenas por sí mismas, en contraste a actividades que se realizan para obtener algún provecho, como en el trabajo. Algunos ejemplos de cómo se puede practicar el ocio:

  • hacer oración
  • tocar o aprender a tocar algún instrumento
  • hacer deporte
  • practicar el arte
  • leer
  • escribir
  • hornear
  • aprender algo nuevo
  • ir de excursión o paseo con la familia
  • pasar tiempo con amigos o familiares

 

CENTRAR TODO EN CRISTO

Puede que este tipo de “celebración” no sea igual a lo que estamos acostumbrados, pero es algo que nos permite disfrutar alegremente de la vida y lo que Dios nos ha dado, descansar, centrarnos en lo que vale la pena y unirnos a Dios. Los judíos celebraban el sábado, día de descanso dedicado al Señor, pero ese descanso no significaba inactividad, sino oración y alabanza. Nosotros también estamos llamados a celebrar el Día del Señor y los días sagrados, como la Octava y el tiempo de Navidad, de manera distinta, centrados en él.

SÉ INTENCIONAL

Así que, durante este tiempo de Navidad, sé intencional sobre qué actividades quieres a hacer. Saca el instrumento que tanto has querido aprender, dibuja, lee un libro que verdaderamente disfrutes, sal a caminar a las montañas o al parque, organiza una actividad en familia, hornea algo, construye algo, pero, sobre todo, haz oración cada día, visita a Jesús en el Santísimo, encuéntralo en todo lo que hagas durante este tiempo. Celebrar así es algo renovador, es alegre y también puede acercarnos a Cristo. No dejes que este tiempo se escape. ¡Feliz Navidad!

 

Haz clic en la imagen para leer todos los artículos de la edición “Navidad” de la revista de El Pueblo Católico.

Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez es el editor de El Pueblo Católico y el gerente de comunicaciones y medios de habla hispana de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último