86.7 F
Denver
jueves, agosto 18, 2022
InicioConoce tu feVida y familiaSiete maneras de fomentar las vocaciones en tu familia

Siete maneras de fomentar las vocaciones en tu familia

Por el padre Ryan O’Neill. 

«¿Qué quieres ser cuando seas grande?» Es una de las preguntas más populares para los niños cuando van a visitar a sus familiares en Acción de Gracias o Navidad. Al menos, cuando yo era niño, ésta era la pregunta que más recuerdo haber escuchado por parte de mis tíos. Creo que solía responder que quería ser beisbolista o arquitecto; un trabajo impresionante, y otro estable y aburrido. Ahora imagina que fueras una madre o un padre y le preguntaras a tu hijo: «¿Qué quieres ser cuando seas grande?» y él te responde «¡Quiero ser sacerdote!». ¿Cómo reaccionarías? ¿Emocionado o preocupado? Cualquiera que sea tu respuesta, es muy importante que nosotros, como padres, aprendamos a manejar los corazones y las futuras vocaciones de nuestros hijos con compasión y sabiduría. Dios tiene un hermoso plan para todos y quiere que todos seamos felices en nuestra situación de vida. Dios desea nuestra felicidad incluso más que nosotros mismos. Así que, si realmente te preocupa tu bienestar y el de tus hijos, aprender sobre las vocaciones y cómo el fomentar el discernimiento es muy bueno para toda la familia. Te presento siete maneras de promover una cultura vocacional en nuestras familias.

 

  1. Lee un libro sobre la vida de los santos. Esta puede ser una excelente manera de hacer que tus hijos piensen en la vida de una hermana religiosa o un sacerdote. Hay muchos libros sobre santos apropiados para su edad que puede encontrar en tu librería católica local. También recomiendo cualquier libro del autor católico Louis de Wohl, que hablan sobre la vida de los santos. Tiene algunos libros muy divertidos e interesantes sobre san Francisco de Asís y santa Catalina de Siena. O si te apetece, incluso hay un cómic sobre san Maximiliano Kolbe y san Juan Pablo II. Pasar tiempo leyendo en familia también ayuda a que nuestros hijos no pasen demasiado tiempo frente a la pantalla y es una gran excusa para pasar tiempo juntos. Pueden turnarse para leer, de esta manera no se aburrirán de escuchar a mamá leyendo todo el tiempo.

 

  1. Te voy a dar una recomendación que hasta a mí a veces me cuesta recibir: ver una película católica. Me cuesta recomendar las películas católicas comunes y corrientes sobre la vida de los santos porque la mayoría no me parecen de buena calidad. Me gusta el buen arte y aunque algunos directores cristianos tienen muy buenas intenciones, su arte es deficiente. Entonces, aquí hay una lista de películas cristianas católicas que he encontrado muy entretenidas y llenas de gracia y verdad. Sin ningún orden en particular: Pinocho (1940, G), A Man for All Seasons (1966, G), Groundhog Day (1993, PG), Field of Dreams (1989, PG), The Song of Bernadette (1943, sin clasificación) , Cenicienta (2013, PG), Los Miserables (2012, PG-13), Juana de Arco (1999, PG), Se levanta el viento (2013, PG-13), Ángeles en el campo (1994, PG), La leyenda de Bagger Vance (2000, PG-13). Entonces, en lugar de ver Frozen por centésima vez u otra película de Marvel, considera uno de estos clásicos y conversa con tus hijos un poco después.

 

  1. Habla con tus hijos sobre la sexualidad y las relaciones. Las redes sociales establecen expectativas equivocadas sobre salir con alguien y las relaciones de pareja. Hoy en día, el amor auténtico no es muy popular, y es principalmente responsabilidad de los padres establecer definiciones y límites en torno a las citas y las relaciones con el sexo opuesto. Un buen lugar para comenzar es aprender más sobre el sacramento del matrimonio y luego tener conversaciones con tus hijos. Animo a los adultos a superar cualquier vergüenza o confusión que les impida tener conversaciones abiertas y honestas con sus hijos sobre el sexo y el matrimonio. Creo firmemente que se pude recibir una vocación célibe de nuestro Señor Jesucristo porque mis padres tomaron en serio su responsabilidad de enseñarme y hablarme sobre la sexualidad. ¡Gracias, mamá y papá!

 

  1. Si tus hijos todavía son pequeños como para jugar con su imaginación y disfrutan disfrazarse, les recomiendo jugar al «sacerdote» o a la «hermana». Es fácil imaginar una manta como un hábito religioso y usar galletas para la hostia en la Misa. Los niños aprenden a ser madres y padres jugando a la casita y muchos otros juegos imaginarios, ¿por qué no normalizar la idea de vivir para Dios haciéndose pasar por un sacerdote o una hermana religiosa?

 

  1. ¡Oren juntos en familia! Muchos de nosotros aprendemos a rezar cuando somos niños pequeños y nuestros padres nos llevan a dormir, y ​​algunos de nosotros continuamos rezando el rosario juntos en familia, pero no conozco muchas familias que recen juntas desde el corazón de manera constante. ¡Me encantan las oraciones de memoria como el rosario y la coronilla de la divina misericordia! ¡A veces rezo el rosario en mis sueños, empiezo a rezarlo en voz alta y me despierto! Sin embargo, el tipo de oración más valioso a lo largo de mi vida ha sido orar en voz alta desde mi corazón con familiares y amigos. Este tipo de oración espontánea y sencilla desde el corazón abre un área completamente nueva de honestidad y humildad. Es importante que los niños escuchen a sus padres hablar directamente con Dios y pedir su guía y sus bendiciones. Los niños necesitan escuchar a sus padres pedirle a Dios que bendiga a sus hijos, es espiritualmente enriquecedor para ellos agregar su propia oración sencilla del corazón a la conversación. Este tipo de oración hace maravillas para discernir una vocación y conocer la voluntad de Dios.

 

  1. Hablar abiertamente sobre las vocaciones al matrimonio, al sacerdocio y a la vida religiosa. Los padres debemos dejarle claro a nuestros hijos que hay más de una forma de vivir una vida feliz y satisfactoria. Crecí pensando que el matrimonio era la única forma en que podría ser feliz como hombre, pero mi vida como sacerdote me ha demostrado que hay muchas formas diferentes de discipulado en la vida cristiana. El punto más importante que enfatizar con los niños es que la felicidad en la vida viene al seguir el plan de Dios. Con demasiada frecuencia, decimos a las personas que nos gustaría que busquen la felicidad, pero esto está mal. Lo que necesitamos comunicar es que la felicidad es producto de seguir la voluntad de Dios. La mayoría de las personas que conozco que hicieron de la felicidad la búsqueda de sus vidas no son muy felices. Habla de lo grandioso que es ser sacerdote porque nos traen los sacramentos, y lo especial que es hacer votos religiosos.

 

  1. Invita a un sacerdote, hermano o hermana a cenar en tu casa. En todo el discipulado, las relaciones personales son muy importantes. Jesús usa personas reales en nuestras vidas para ayudarnos a seguirlo más de cerca. Es muy difícil considerar una llamada al sacerdocio o a la vida religiosa si nunca has tenido algún tipo de contacto personal cercano con un sacerdote o religioso. Cuando los niños comienzan a ver la humanidad de los sacerdotes y las hermanas, comienzan a sentirse más cómodos con la idea de ser llamados por Dios a ese tipo de vocación.

 

Finalmente, quiero reconocer que muchos católicos que aman a Dios y a la Iglesia aún están renuentes a animar a sus hijos a considerar el sacerdocio o la vida religiosa. Esto es normal, pero también quiero señalar que tu juicio está inclinado hacia la forma de vida que has elegido vivir. También quiero desafiar a las parejas casadas que están leyendo este artículo a reflexionar en cómo discernieron la voluntad de Dios antes de elegir casarse. Quizás su propia comprensión del discernimiento es limitada y no ha sido puesta a prueba. Si tu hijo expresa interés en el sacerdocio o la vida religiosa, apóyalo. Y si te emociona la idea, entonces no presiones demasiado. De cualquier manera, CONFÍA en el plan de Dios. Nuestros hijos no nos pertenecen, son regalos de Dios que cuidamos por un algunos años, y debemos dejarlos ir. Lo mejor que un padre puede decir es: “Todo lo que Dios quiere para ti, yo también lo quiero para ti”.

Artículos relacionados

Lo último