49.1 F
Denver
miércoles, abril 17, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de Denver“Toda enfermedad puede mostrar la gloria de Dios”, arzobispo celebra una Misa...

“Toda enfermedad puede mostrar la gloria de Dios”, arzobispo celebra una Misa de sanación en el Día Mundial del Enfermo

Por Kevin J. Jones

Decenas de personas recibieron el sacramento de la Unción de los Enfermos en la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción durante una concurrida misa celebrada el domingo 11 de febrero por la tarde, día en que la Iglesia reconoce como la Jornada Mundial del Enfermo.

El arzobispo Samuel J. Aquila celebró la Misa, durante la cual reflexionó sobre las curaciones milagrosas relatadas en las Escrituras y relatadas por otros que han sido sanados. También habló de la necesidad de sanación espiritual y confianza en Dios cuando nuestras enfermedades y dolencias no se curan.

«Mis padres murieron de cáncer», dijo el arzobispo en su homilía. “Aunque oramos por ellos, aunque les llevamos agua desde Lourdes, sabíamos que estaba en el plan de Dios. Era su momento. Teníamos confianza en el Señor, confianza en el don de la salvación y confianza en que él traería el bien incluso en su muerte”, dijo. “Porque no todos son sanados”.

“No todos se curan, pero se produce una sanación”, añadió. “Puede que no sea físico, pero el corazón es sanado, la voluntad de entregarse [a Dios], el crecimiento en confianza, en la fe, en la confianza de que, sí, las promesas del Señor son verdaderas”.

El papa san Juan Pablo II, quien declaró la primera Jornada Mundial del Enfermo en 1992, fijó la celebración para el 11 de febrero, la Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, una aparición mariana del siglo XIX asociada con un manantial curativo milagroso en Lourdes, Francia.

Entre los que recibieron la Unción de los Enfermos en la catedral se encontraba Danielle López, feligresa de la parroquia católica Ave María en Parker, Colorado. Después de la misa, compartió con El Pueblo Católico lo que significa el sacramento para ella.

“Significa curación. Significa profundizar más en mi fe”, dijo Danielle. «Tengo cáncer. Es tremendo. Significa mucho recibir la Unción de los Enfermos en estos momentos”.

Para aquellos que lo deseen, Danielle pidió de sus oraciones: “Oren por la sanación. Oren por fortaleza durante el tratamiento, oren por una mejor comprensión de la fe”.

El arzobispo de Denver Samuel Aquila celebra la Liturgia de la Eucaristía junto, de izquierda a derecha, el diácono Robert Rinne, el p. Adam Bradshaw, el P. Thomas Scherer (R) y el diácono Jim Heatwole durante la Misa de Sanación del Día Mundial de los Enfermos en la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción el 11 de febrero de 2024, en Denver, Colorado. (Foto de Daniel Petty)

Durante su homilía, el arzobispo Samuel reflexionó sobre la lectura del Evangelio de Marcos en la que Jesús cura a un leproso. Señaló el aislamiento, los miedos y las ansiedades que sufriría una persona con lepra.

En el evangelio, el leproso va hacia Jesús, se arrodilla ante él y le dice “si quieres, puedes limpiarme”.

El arzobispo recalcó que, al arrodillarse ante Jesucristo, el leproso reconoce que Jesús es Dios porque este es un acto de adoración. Está reconociendo el poder y la autoridad de Jesús para sanarlo y limpiarlo.

“Tiene una gran confianza en Jesús”, comentó. En la lectura, Jesús cura al leproso. Le dice al leproso que siga la limpieza prescrita por la ley judía y que haga un sacrificio en el templo. Aunque Jesús advirtió al leproso que no dijera nada, el leproso se lo cuenta a todos.

Luego, el arzobispo Aquila citó la lectura de la Primera Carta de san Pablo a los Corintios: “haced todo para la gloria de Dios… sed imitadores de mí, como yo lo soy de Cristo”.

“Cristo siempre es lo primero”, dijo el arzobispo. “Cristo es a quien debemos imitar, y todo, ya sea que seamos curados o no, es para la gloria de Dios y su deseo para nuestro bien”.

El arzobispo contó las experiencias de quienes buscan la curación física de Dios, como una madre que fue a Lourdes en busca de curación para una enfermedad grave. Le dijo al arzobispo que estaba “llena de paz y alegría” en Lourdes. Sin embargo, añadió: “Sabía que no sanaría. Pero el Señor me concedió una paz que sólo él puede darme”.

El Rev. Samuel Morehead aplica el aceite de los enfermos en la frente de un hombre durante la Misa del Día Mundial de la Curación de los Enfermos en la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción el 11 de febrero de 2024, en Denver, Colorado. (Foto de Daniel Petty)

“Es absolutamente esencial que tengamos fe y confianza en el Señor”, agregó el arzobispo.

“Luego están aquellos que son curados, que recuperan su plena salud y viven sus vidas”, continuó. «Lo más importante es su fe en Jesucristo y su confianza en la Cruz».

“¿Esto significa que los que no son sanados carecen de fe? No”, dijo el arzobispo Aquila. “Simplemente se entregaron más al Señor. Vimos ese ejemplo en el mismo Jesús, en el huerto de Getsemaní, en el que acepta el plan del padre antes que el suyo propio. “No se haga mi voluntad, padre, sino la tuya. Si quieres, quita de mí esta copa’”.

“El mayor acto de amor se realiza en la cruz. El pecado, la muerte y el diablo son vencidos”, afirmó el arzobispo Samuel. Animó a la congregación a entregarse a Jesús, como lo hizo el leproso, arrodillándose y encomendándose a él.

Después de la misa, los miembros de la Orden de Malta repartieron pequeñas botellas de agua bendita de Lourdes. La orden religiosa laica, que patrocinó la Misa de curación, ha estado en el área de Denver durante unos diez años, según Marice Erickson, dama de Malta y líder local de los Caballeros de Malta en Colorado.

Artículos relacionados

Lo último