Clarisas Capuchinas de Guanajuato celebran 30 años en Denver

Vladimir Mauricio-Perez

Las primeras hermanas Clarisas Capuchinas llegaron a Denver la mañana del 17 de noviembre de 1988, provenientes de la ciudad mexicana de Irapuato, Guanajuato. Diez de ellas habían sido elegidas de las 42 que habitaban en su anterior monasterio mexicano y estaban listas para fundar el tercer monasterio de su orden en los Estados Unidos. Treinta años después, dicen estar sobre todo agradecidas por la ayuda y el apoyo que han recibido de tantas personas y celebraron su día con una misa presidida por el arzobispo de Denver Samuel J. Aquila en el monasterio Our Lady of Light el 17 de noviembre.

“Nosotras lo que más experimentamos es acción de gracias a Dios por permitirnos estar en este país y por todos estos años”, dice la Madre María de Cristo, abadesa del monasterio Our Lady of Light en Denver. “Ciertamente la comunidad no ha crecido mucho, pero Dios se ha manifestado siempre, no solamente a través de más hermanas, sino también de muchas personas que han tocado nuestras vidas y que también sienten que sus vidas han sido tocadas por las nuestras”.

Seis de las ocho hermanas que viven en el monasterio localizado en el vecindario Highlands de Denver forman parte del primer grupo de diez que atendió a la llamada de Dios por medio del provincial capuchino de la zona central de este país, Charles J. Chaput, ahora arzobispo de Filadelfia y previo arzobispo de Denver, a fundar un nuevo monasterio. El entonces arzobispo de Denver, J. Francis Stafford, pidió que esta fuera la ciudad elegida. Hoy, la orden cuenta con dos jóvenes aspirantes.

La Madre María de Cristo insiste en la espiritualidad capuchina de confianza en la Divina Providencia, la cual en los últimos años ha sido reflejada en su esperanza de poder construir un nuevo monasterio y de recibir más vocaciones.

“Cuando llegamos, recibimos esta propiedad que pertenece a la arquidiócesis. Aunque era anteriormente la rectoría de la parroquia de San Patricio, se adaptó para nuestras necesidades”, comparte la madre. “Ahora [el vecindario] está muy poblado y ruidoso para la vida contemplativa, así que esperamos construir uno en un lugar más tranquilo”.

Originalmente, las hermanas habían comprado un terreno en Watkins para construir su nuevo hogar. Sin embargo, debido a la constante actividad de las empresas petroleras en su perímetro, decidieron venderlo. Ahora esperan comenzar a construir su nuevo monasterio el próximo año en un terreno de Bayers que les fue donado por una familia de ese lugar, aunque solo han recaudado la mitad de los fondos necesarios.

“Ojalá en el futuro este nuevo monasterio en otro sitio tenga un ambiente mejor, incluso para vocaciones, en el que [más jóvenes] encuentren ese espacio al que se sienten llamadas, de más intimidad con Dios, de más silencio, de ambiente más contemplativo para todas”, expresa la abadesa.

Las hermanas Clarisas Capuchinas viven una espiritualidad contemplativa, en la que su ministerio más importante es la oración. Hacen votos perpetuos de castidad, pobreza y obediencia y viven en comunidad.

“No es que renunciamos al amor, sino que nuestro amor está centrado en Cristo esposo – vivimos nuestro voto de castidad como una relación esponsal en Cristo”, afirma la Madre María de Cristo. “[Tampoco] es una vida centrada en nosotras mismas, sino que aquí estamos por los demás, precisamente para ofrecer nuestra vida, nuestros sacrificios e interceder por las necesidades de todos y de la Iglesia”.

Próximamente: Colorado marcha para celebrar la vida 

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Tras una mañana fría de nieve, miles de católicos de la Arquidiócesis de Denver se reunieron el 12 de enero para para participar en la Marcha Para Celebrar la Vida al pie del Capitolio del Estado de Colorado – el primer lugar que permitió la legalización del aborto en los Estados Unidos hace más de 50 años – buscando restablecer el respeto al derecho más fundamental de todos: el derecho a la vida.

Recordando que Colorado fue el primer estado en legalizar el aborto, David Bereit, quien sirvió como maestro de ceremonias del evento y fue cofundador y director general de 40 Days for Life (40 Días por la Vida), motivó a los presentes a continuar luchando para revertir la maldad que había comenzado en el edificio que estaba frente a ellos.

“Aunque en el presente se siguen perdiendo vidas, hemos visto, gracias a las oraciones y esfuerzos de fieles en Denver, y a través de Colorado y del país, que la situación está cambiando en favor de la vida”, dijo el presentador, asegurando que de las 2,200 clínicas de aborto que existían en 1992, menos de 600 siguen en funcionamiento. El 79 por ciento de los centros de aborto han cerrado sus puertas, en parte debido a las acciones y las oraciones por parte de grupos pro-vida.

Miles de católicos salieron a las calles del centro de Denver para celebrar la vida, buscando que se reconozca el respeto por esta desde la concepción hasta la muerte. (Foto de Brandon Young)

“La tasa de abortos sigue disminuyendo… La gran mayoría de [los miembros de nuestro país] se identifican como pro-vida desde Roe v. Wade. Más leyes pro-vida se han aprobado en los últimos tres años que en los 30 años anteriores a eso… Ahora comprendemos que los días de Roe v. Wade están contados. ¡El aborto va a terminar! Nuestro trabajo aún no acaba, y por ello estamos reunidos aquí. Lo que comenzó en este lugar, debe terminar en este lugar”.

La Marcha Para Celebrar la Vida llegó en un tiempo importante en el ámbito político, ya que las elecciones del mes de noviembre vieron la derrota de algunos legisladores de Colorado que apoyaban áreas importantes de la enseñanza moral de la Iglesia respecto a la dignidad de la vida, aseguró el arzobispo de Denver Samuel J. Aquila.

El arzobispo de Denver Samuel J. Aquila incitó a los participantes a mantenerse fieles a la enseñanza de la Iglesia sobre la dignidad de la persona humana. (Foto de Brandon Young)

Por ello alentó a los participantes a ser una luz en la oscuridad, defendiendo la dignidad de la vida desde la concepción hasta la muerte en el ámbito público.

“En las pasadas elecciones de medio término algunos legisladores que apoyaban las enseñanzas de la Iglesia en temas claves fallaron en obtener un escaño, lo que hace nuestra labor de mantenernos vigilantes y comprometidos en este día, incluso más importante”, señaló.

Igualmente, el prelado pidió la abolición de la pena de muerte en Colorado, la cual aseguró ser innecesaria; y citando al Papa Francisco, rechazó la idea de que la Iglesia se debe acomodar a estas leyes bajo el lema del progresismo, pues “no es progresivo intentar resolver problemas eliminando vidas humanas”.

El mitin también contó con la presencia de Elizabeth Felix, una estudiante universitaria y líder en la organización Students for Life (Estudiantes por la Vida), quien insistió que ser pro-vida significa ser pro-mujer, pro-hombre y pro-niños; la familia McGarity, quienes hablaron sobre la dignidad de los niños con Síndrome de Down; y Elías Moo, el superintendente de escuelas católicas de la Arquidiócesis de Denver.

Tras compartir el testimonio de su madre que eligió la vida, Elías Moo, el superintendente de esculas católicas de la Arquidiócesis de Denver, aseguró que ser cristiano es ser pro-vida. (Foto de Brandon Young)

En un discurso bilingüe, Elías aseguró que las escuelas católicas de la arquidiócesis enseñan a sus estudiantes a comprender la dignidad de la vida desde la concepción hasta la muerte. Y contó el testimonio de su madre, quien rechazó la propuesta de un médico de abortar a su hermano menor por estar en riesgo de nacer con discapacidades.

La respuesta de su madre al doctor fue: “Yo amo la vida porque yo amo a Jesucristo”.

“Que en cada rincón de esta ciudad y de este estado vean que celebramos y amamos la vida porque amamos a Jesús”, concluyó el superintendente.

Marchando con alegría

Por el segundo año consecutivo, unas jóvenes integrantes del grupo ENDOW (Educando sobre la Naturaleza y Dignidad de las Mujeres) por sus siglas en inglés – un apostolado católico que ayuda a las mujeres formar comunidades para aprender sobre su fe y dignidad – encabezaron la marcha luciendo sus vestidos de quinceañera.

Las jóvenes del grupo ENDOW guiaron el paso de la marcha luciendo sus vestidos de quinceñera para testificar que el apoyo a la vida está ligado al apoyo a la mujer. (Foto de Brandon Young)

“Son las defensoras de la vida. Están justo en esa edad cuando pueden decir: ‘Esto es lo que significa ser mujer, y así es como puedo proteger la vida desde ahora’”, dijo Marcela García López, coordinadora de crecimiento del programa de ENDOW. “Planned Parenthood y otras organizaciones dicen que las minorías necesitan el aborto debido a la pobreza o a los muchos retos que tienen que enfrentar. Pero, de hecho, miren a estas jóvenes. Pueden decir que sí [a la vida] y desafiar eso”.

“Una vida es una vida, sin importar si el embarazo fue planeado o no”, dijo Litzy Morán, una de las quinceañeras que participaron en el evento, y aseguró que, si más jóvenes tuvieran a alguien con quién hablar sobre sus miedos por un embarazo no planeado, más de ellas elegirían la vida.

El toque latino se hizo presente en la marcha por medio de bailables folclóricos, así como de mariachis y matachines. (Foto de Brandon Young)

Conforme la masa de personas caminaba por las calles del centro de Denver al son del mariachi y de los cantos de los seminaristas del Camino Neocatecumenal, y algunos incluso al compás de bailables folclóricos, la mirada atenta de ciertos espectadores daba testimonio a las palabras de Martin Luther King Jr. citadas por el arzobispo de Denver: “Respondiendo con odio al odio multiplica el odio, agregando una oscuridad más profunda a una noche ya falta de estrellas. La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad; solo la luz puede hacerlo. El odio no puede expulsar al odio; solo el amor puede hacerlo”.