Conozca los nombramientos de párrocos y vicarios parroquioales 2019 – 2020

archden

Párrocos

Los siguientes sacerdotes han recibido el nombramiento de párrocos por un periodo de seis años, será efectivo a partir del próximo 19 de junio:

Padre Ángel Pérez párroco de St. Cajetan, Denver.

Padre Carlos Bello – Ayala, párroco de St. Joseph, Denver.

Padre Ángel Pérez-Brown, párroco de St. John the Baptist, Johnstown y St Nicholas Plattville.

Padre James Crisman V.F, párroco de St. Francis of Assisi en Logmont.

Padre Declan Creighton L.C. párroco de Immaculate Heart  of Mary en Northgleen.

Padre Joseph Lajoie, párroco de Sacred Heart, Denver.

Padre Tomasz Strezebonski, párroco de St. Peter, Greeley.

 

Los siguientes sacerdotes han sido renombrados como párrocos por seis años más:

Padre Felix Medina-Algaba, parroquia Queen of Peace, Aurora.

Padre Hector Chiapa-Villareal, parroquia Saint Theresa en Aurora.

Padre José de Jesús García, parroquia Saint James, Denver.

Padre Timothy Gaines, parroquia Our Lady of the Pines, Confier y St Elizabeth en Buffalo Creek.

Padre James Goggins, parroquia Saint Mary, Greeley.

Padre Timonthy Hjelstrom, parroquia Saint Louis, Lousville.

Padre Martin Lally, parroquia Holy Family, Denver.

Padre Gregg Pedersen, parroquia Our Lady of the Valley, Windsdor.

 

Vicarios parroquiales:

Efectivo a partir del 19 de junio

Padre Francesco Basso, parroquia St. Louis en Englewood.

Padre Xavier Espinoza, parroquia St. Cajetan, Denver.

Padre David Gómez – Limón, parroquia St. Augustine, Brighton.

Padre Fernando Londoño, parroquia St. Anthony of Padua, Denver.

Padre Álvaro Panqueva, parroquia Ascension, Denver.

Padre Crispin Kya Bela Mema Kibambe, parroquia St. Peter, Greeley.

Padre Isidore C. Orjikwe, parroquia Notre Dame, Denver.

Padre Roberto Rodríguez-Cruz, parroquia St. John the Baptist, Johnstown y St. Nicholas, Plattville.

 

Sacerdotes jubilados

El arzobispo anunció la jubilación de los siguientes sacerdotes:

Padre William Jungmann

Padre Bernard Schmitz

 

Otros retiros

Padre Juan Manuel Bonilla, se le dispensa de sus deberes pastorales en la Arquidiócesis de Denver debido a su labor misionera.

 

Otros nombramientos:

Padre Giovanni Capucci J.C.D. nombrado administrador Pro Tempore en la parroquia St. Louis, Englewood, Colorado.

Padre John Nepil, integrante del equipo de formadores del seminario St. John Vianney en Denver.

Padre Manson Fraley, coordinador de Formación Continua de los sacerdotes de la Arquidiócesis de Denver, centro pastoral John Paul II, Denver.

Padre Donatian Kaigoma, capellán de la casa de retiros y campamentos Annunciations Heigths.

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.