Declaración del arzobispo Samuel J. Aquila sobre la muerte de George Floyd

El arzobispo Samuel J. Aquila ha emitido la siguiente declaración sobre la muerte de George Floyd y las protestas posteriores en Minneapolis, Denver y otras ciudades de los Estados Unidos.

“La muerte de George Floyd el pasado lunes fue horrible para cualquier persona de buena voluntad. La acción inhumana de un oficial de policía ha impactado a todo el país y ha causado daños injustificados. El racismo no tiene lugar en el mensaje del Evangelio ni en ninguna sociedad civil.

La Iglesia católica siempre ha promovido una cultura de vida, pero con demasiada frecuencia nuestra sociedad ha perdido el sentido de la dignidad de cada ser humano desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Todo católico tiene la responsabilidad de promover la dignidad de la vida en todos los niveles. Muchos han hecho un dios de su ideología, partido político o el color de su piel, y no el Evangelio de la vida y la dignidad de cada ser humano.

La indignación en torno a la muerte de George Floyd es comprensible y debe hacerse justicia.

Sin embargo, la violencia que hemos visto en las calles de Denver y otras ciudades de nuestro país solo promueve una cultura de muerte y odio. La violencia contra personas inocentes no tiene lugar en una sociedad civil y debe llegar a su fin.

Animo a los fieles de la arquidiócesis a examinar nuestra conciencia sobre cómo promovemos una cultura de la vida en todos los niveles, a orar por la conversión de los corazones de quienes promueven el racismo, a orar para que nuestra sociedad pueda volver a una cultura de la vida y, finalmente, y lo más importante, orar por el descanso del alma de George Floyd, por su familia en esta pérdida y para que se haga justicia en su caso”.

 

(Imagen destacada de Apu Gomes/Getty Images)

Próximamente: EN VIVO: Misa por Migrantes y Refugiados, 27 de septiembre, 3 p.m.

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!