En Saint Cajetan se vive la acogida y la caridad

Mavi Barraza

¿Qué es lo que hace tan especial a la comunidad de la parroquia Saint Cajetan? “Creo que es su gran apertura y bienvenida a la comunidad en general”, asegura su párroco, el padre Heriberto Torres, quien destaca también “su espiritualidad que es de servicio y caridad a ejemplo de San Cayetano (Sacerdote italiano fundador de los padres teatinos)”.

“Pertenezco a la parroquia desde el 1993, casi cuando llegamos a Colorado”, dice Teresa Cárdenas, una de sus feligreses-. Ella es miembro del grupo del Sagrado Corazón, al cual se unió hace tres años, tras la muerte de su hijo mayor, y es lectora ocasional de la misa dominical de 9 de la mañana. Tanto el padre Tomás Fraile como el padre Salvador Cisneros marcaron su vida, especialmente este último, quien “me ayudó mucho cuando murió mi hijo, no teníamos ni idea que hacer, pero él nos aconsejó y yo me recargué en el grupo para aliviar mi dolor”.

Así es la comunidad de Saint Cajetan. Y ha sido así desde mayo de 1922 cuando se estableció la que sería la primera parroquia hispana de Denver.

Padre Heriberto Torres, párroco de Saint Cajetan.

Según nos cuenta en entrevista para El Pueblo Católico el padre Heriberto Torres, el entonces obispo de Denver John Henry Tihen estableció la parroquia y llamó al padre Bartholomew Caldentey, sacerdote de la comunidad de los teatinos  para hacerse cargo de la comunidad hispana que en ese entonces se reunía en el sótano de la Iglesia de Saint Leo para celebrar misas en español.

La comunidad hispana creció y con ella la participación a la misa, lo cual ocasionó que la iglesia se mudara a Auraria Campus donde continuó hasta 1973, año en que se reubicaron en el sur oeste de Denver. Allí se construyó la nueva Iglesia en 1975, bajo la dirección del Padre Jaime Prohens y el Padre Tomas Fraile, (ambos teatinos) y quienes sirvieron a la parroquia por 34 años. Posterior a la muerte de ambos sacerdotes, fue asignado como administrador parroquial el Padre Lorenzo Uribe y como asistente el Padre Salvador Cisneros.

El pasado 19 de marzo el Padre Heriberto Torres, oriundo de Guadalajara, México fue asignado como nuevo administrador parroquial con la asistencia del Padre Miguel Guzmán.

“La comunidad de Saint Cajetan está bendecida con toda clase de dones y carismas en sus miembros, es muy generosa, tiene gran fe y un gran hambre de Dios”, dice el párroco. Su alegría y el amor por el voluntariado de los miembros de esta comunidad parroquial, puede observarse durante “el bazar anual que se ha celebrado ya por 76 años. Es una gran oportunidad para la convivencia familiar, así como el crecimiento espiritual y”, acotó.

“Al ser designado a esta comunidad no puedo más que sentirme bendecido y honrado de poder servir y ser parte de esta gran familia de Dios”, dijo el padre Heriberto. “Es un gran compromiso y reto, pero tengo la confianza en el Dios providente que Él es quien nos guía y da la gracia para hacer su voluntad y colaborar un poco en la construcción del Reino”.

El ayudar con las necesidades de la vida parroquial cambia la vida de las personas. Iván Virgen es ejemplo de ello. “No estaba cerca de Dios, pero empecé a ir a la iglesia una vez al mes, hasta que conocí a la hermana Martha López (quien sirvió como voluntaria en esta parroquia). Por ella Dios me impulsó, ella me trasmitía mucha seguridad y me exhortaba a involucrarme a la iglesia. Mi vida ha cambiado para bien”. Este feligrés que participa como lector de la misa dominical de 5 p.m. es padre de 4 hijos y tanto ellos como su esposa participan en diferentes actividades en la iglesia. Dos de sus hijos son monaguillos.

Entre los ministerios que se realizan en la parroquia, están el grupo de jóvenes -uno de los más grandes de la arquidiócesis-, Misioneros para Cristo, Cristo y Yo, Misioneros con pies descalzos, Grupo de Oración Carismática, Encuentro Matrimonial, Movimiento Familiar Cristiano, Adoración Nocturna, el grupo de liturgia (integrado por ministros extraordinarios de la Eucaristía, lectores, monitores, acomodadores, acólitos, y coros). También están el grupo de estudio de la Biblia en español e inglés y grupo del Sagrado Corazón y los Caballeros de Colón.

Según la información del párroco, Saint Cajetan actualmente está formada por unas 1.500 a 1.700 familias, de las cuales el 95 por ciento son hispanos y el cinco por ciento, de habla inglesa.

Entre los planes está continuar ofreciendo servicios médicos gratuitos e integrar servicios sociales y educativos. Pero lo más importante, continuarán trabajando en la integración de la comunidad como una unidad de culturas hispanoamericana en un solo Dios, y la formación de líderes y agentes de pastoral para un mejor liderazgo y servicio a la Iglesia. (Escuela de la Fe, Retiros y talleres).

El padre Heriberto se siente agradecido con Dios “por esta gran bendición y oportunidad que me ha dado para la santificación de su pueblo”.

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.