¡Gracias El Pueblo Católico!

Carmen Elena Villa

¡Gracias El Pueblo Católico!

“Como editora de El Pueblo Católico hoy me despido de esta hermosa misión dentro de la Iglesia de Denver de la cual aprendí tanto y crecí en mi amor a Jesús y les presento con gusto al nuevo editor ¡Gracias a todos nuestros lectores y amigos!” – Carmen Elena Villa

Posted by El Pueblo Católico on Friday, May 31, 2019

Después de cuatro años y medio de trabajar como editora de El Pueblo Católico, ha llegado la hora de despedirme de esta hermosa misión dentro de la Iglesia de Denver. Como laica consagrada que soy, miembro de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, Dios, por medio de mis autoridades, me ha encomendado una nueva misión en Santiago de Chile.

Comencé a trabajar el 20 de enero de 2015. Llevaba solo tres meses viviendo en este país y todo era muy nuevo para mí, pero pronto me encontré con la alegría y hospitalidad de un excelente equipo de trabajo, así como con un ministerio hispano muy activo. 

Soy colombiana y debo decir que aprendí muchísimo de la cultura mexicana pues el 80 por ciento de los católicos hispanos del norte de Colorado provienen de este país. Fui por primera vez a la celebración de Nuestra Señora de Guadalupe el 12 de diciembre de 2014. Desde ese momento no me perdí esta bellísima fiesta donde los mexicanos rinden un homenaje a la Lupita con mariachis, matachines y con una religiosidad y fervor que contagian. 

Aprendí muchísimo de la alegría, la fe, la sed de aprender, la capacidad de acogida y la sencillez de corazón de la comunidad hispana. Me sorprendí al ver parroquias y movimientos eclesiales con tanta vitalidad y con una fe tan honda. Con sacerdotes tan comprometidos con sus feligreses, con fieles laicos tan activos y corresponsables y con testimonios de conversión y de adhesión a la cruz tan vivos. Todo esto es un bálsamo para una sociedad y una Iglesia heridos por el pecado y las consecuencias que esto trae.

En mi itinerario como consagrada, Denver marcó un hito importantísimo ya que fue aquí donde realicé mi Profesión Perpetua en octubre de 2017.

Para mí fue un reto y a la vez una alegría ser partícipe de la cobertura de noticias como la visita del Papa Francisco a los Estados Unidos, la elección y ordenación episcopal de nuestro obispo auxiliar monseñor Jorge Rodríguez, el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana realizado en Grapevine – Texas; la conferencia “Más de lo que Crees” (que conmemoró los 25 años de la visita de San Juan Pablo II a Denver) y el inicio de este movimiento en nuestra arquidiócesis, el tránsito de nuestro querido compañero Juan Carlos Reyes y en este último mes, el testimonio de Kendrick Castillo, quien dio su vida para que muchos se salvaran el pasado 7 de mayo en el ataque contra la escuela STEM de Highlands Ranch. 

Mi cargo lo asumirá Vladimir Mauricio-Pérez, quien lleva trabajando con nosotros desde hace un año y medio como redactor para el Denver Catholic y El Pueblo Católico. Original de Ciudad Juárez, vino a Denver a los 10 años.  Vladimir obtuvo una licenciartura en teología del Benedictine College en Kansas y estuvo dos años en España discerniendo su vocación. Al descubrir que Dios lo llamaba al matrimonio, regresó a esta ciudad y meses después se incorporó en nuestro equipo. Su aporte ha sido valiosísimo y me voy con la serenidad de saber que El Pueblo Católico queda en muy buenas manos. 

Quizás nos encontremos en el camino. Sino en el cielo podremos vernos eternamente. ¡Dios los siga llenando de bendiciones para que puedan así aportar lo mejor de ustedes a la Iglesia en los Estados Unidos que tanto los necesita! ¡Gracias a cada uno de ustedes por tanto!

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.