¡Hagamos nuestro trabajo y hagámoslo bien!

Escritor Invitado

(Foto de Fancy Crave)

Por Padre Héctor Chiapa-Villareal

El padre Héctor es el párroco de Sant Therese en Aurora

Indira Gandhi, nieta del gran Mahatma Gandhi nos cuenta: “Mi abuelo me dijo una vez que hay dos clases de personas: aquellos que trabajan y aquellos que se atribuyen el mérito del trabajo sin hacer nada. Él me dijo que tratara de ser parte del primer grupo, porque ahí hay mucho menos competencia”.

Dios nos ha creado a su imagen y semejanza. Si Él es el Creador del mundo, entonces nosotros estamos llamados a ser custodios de su Creación.

El trabajo es un aspecto central de nuestra misión de continuar creando junto con Dios. Trabajamos para proveer a nuestras necesidades y las de nuestras familias, y al hacerlo, permitimos a las cosas inanimadas, así como a los seres vivientes irracionales alcanzar su potencial al usarlas para el propósito para el cual fueron creados. Cuando el granjero ordeña a la vaca y el niño bebe la leche enriqueciendo sus huesos con el calcio, dándole la fuerza para jugar, la armonía que Dios designó para la creación brilla de un modo simple pero intenso.

Después del pecado original (de Adán y Eva), la experiencia del trabajo fue transformada y se amargó por la dificultad y el sufrimiento. En otras palabras, trabajar generosamente puede traer dolor y es difícil de sobrellevar ¡Esa es una de las razones por las cuales nos gustan tanto los fines de semana! Sin embargo, el trabajo nunca ha perdido su dignidad y no es algo malo en sí mismo. Aunque es difícil y requiere abnegación, también nos trae un callado deleite. Al final de un día muy ocupado de trabajo, nos sentimos vagamente contentos, y aunque no seamos capaces de expresarlo en palabras, percibimos que hemos contribuido para la mejora de aquellos que están cerca de nosotros, así como que también nosotros hemos mejorado un poco, no necesariamente en lo que hacemos, aunque esa es también una posibilidad real, sino que además percibimos que nos estamos transformando en mejores personas.

¿Cómo podríamos ser más generosos en el trabajo que hacemos, sin huir de su inherente dificultad? Volvamos a la cita de Gandhi y démonos cuenta de que una de las cargas innecesarias del trabajo es la frecuente expectativa que tenemos de que se nos reconozca, se nos agradezca e incluso se nos alabe por lo que hacemos.

Cuando escuchamos de corazón las palabras del Evangelio: “Solo soy un siervo inútil y solamente he hecho lo que tenía que hacer” (Lc. 17, 10), entonces podemos renunciar a esta expresión particular de orgullo, que es el sentirse con derecho a ser reconocido y alabado, y así encontramos mayor paz interior y descubrimos un nuevo sentido de gozo. Trabaja con el fin de hacer lo que el Señor espera de ti sin esperar el reconocimiento de los demás y entonces descubrirás una mayor energía para centrarte en aquello que haces. Así experimentarás libertad frente a la opinión de los demás.

San Felipe Neri incluso nos anima a ir más allá cuando dice: “Si hace ud. una obra buena y otra persona se atribuye el mérito, alégrese grandemente; porque cualquier gloria que pierda a los ojos de los hombres, la ha de encontrar de nuevo en Dios”.

Hagamos el trabajo que se nos ha encomendado con pasión y convicción, con el entendimiento de que estamos contribuyendo a la obra del Creador. Si se nos niega el agradecimiento o el aprecio cuando lo hacemos, y si además alguien más recibe el reconocimiento que nos correspondería, ¡alegrémonos y gocemos, porque nuestra recompensa será grande en el Cielo!

 

 

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.