26.1 F
Denver
martes, enero 31, 2023
InicioLocalesArquidiócesis de DenverIntención de enero del arzobispo: paz en el mundo, especialmente en Ucrania

Intención de enero del arzobispo: paz en el mundo, especialmente en Ucrania

La intención del arzobispo para enero es por la paz en el mundo, especialmente en Ucrania.

«Porque el reino de Dios no es cosa de comida y bebida, sino de justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. Quien quiera que sirva a Cristo de esta manera es agradable a Dios y aprobado por otros. Busquemos, pues, lo que conduce a la paz y a la edificación mutua». (Rm 14,17-19)

En un sentido bíblico, la paz se refiere al bienestar en su totalidad, la armonía entre las naciones y la armonía entre las personas y cada individuo con Dios. Así como Cristo confió el anuncio del reino a sus discípulos: «A medida que avanzan, hagan esta proclamación: El reino de los cielos se ha acercado». (Mt 10:7). También asumimos este papel como embajadores de su reino y debemos aceptar la misión, a su vez, de proclamar audazmente su reino a nuestro mundo encarnando la justicia, la paz y la alegría.

Pero ¿qué es el reino de Dios, y cómo sabemos cuándo está entre nosotros?

La paz es el fruto de la justicia y, por lo tanto, la paz trae alegría. La paz y el gozo son también frutos del Espíritu Santo. Jesús nos dice en las bienaventuranzas: «Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios» (Mt 5,9). Mientras que Jesús se refiere a cada ser humano, se refiere más directamente a sus discípulos, quienes, por el Bautismo, han recibido la adopción como hijos de Dios. Por lo tanto, nuestra misión como hijos adoptivos es convertirnos en pacificadores en todos los niveles, y al comprender que la paz es una característica del reino de Dios y un fruto del Espíritu Santo, descubrimos que la justicia es necesaria para que haya paz. Porque sin paz, no hay alegría en este mundo.

Oremos para que el reino de Dios reine en los corazones de toda la humanidad. Por eso es tan esencial que todos nos unamos en oración con las intenciones de nuestro arzobispo de Denver para el mes enero. Los invito a visitar a Jesucristo, verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento del altar, y a presentar esta intercesión ante él, Príncipe de la Paz, nuestra fuente de paz, el que ha venido a derribar los muros del odio, para que todos podamos vivir en armonía, sin guerras ni discriminación. En este momento, oremos por la paz en el mundo, particularmente en Ucrania, para que los gobiernos de estos países en conflicto trabajen por la justicia y la paz y den a sus ciudadanos y al mundo la alegría que todos deseamos.

María, Reina de la Paz, ruega por nosotros.

 

Artículos relacionados

Lo último