71.8 F
Denver
domingo, mayo 26, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de Denver“Para que tengan vida”: Nueva carta pastoral del arzobispo Aquila aborda el...

“Para que tengan vida”: Nueva carta pastoral del arzobispo Aquila aborda el tema de las drogas

En el 2012, Colorado se convirtió en uno de los primeros estados del país en legalizar la marihuana recreativa. Una década después, mientras más estados votan para hacer lo mismo y la opinión popular crece a su favor, el arzobispo de Denver, Mons. Samuel J. Aquila, ha publicado una carta en la que analiza el efecto que estas medidas han tenido en las personas, las familias y la sociedad.

“Les escribo por preocupación pastoral [y] por la salvación de las almas”, dice el arzobispo. “En Colorado, ahora llevamos una década en este experimento. A medida que se publican más estudios […], tenemos una cantidad abrumadora de datos que refuerzan lo que hemos sabido que es cierto desde el principio. La legalización de la marihuana y la aceptación cultural del consumo de drogas ha sido desastrosa para nuestra sociedad”.

La carta, titulada “Para que tengan vida”, aborda el tema desde la fe y la razón. En ella, el arzobispo sintetiza la enseñanza de la Iglesia y los principios de la ley natural antes de recurrir a datos científicos recientes y relevantes. Mons. Aquila pretende ayudar a los católicos a dialogar inteligentemente con el 70 % de los estadounidenses que creen que la marihuana debería ser legal.

¿Cómo juzgamos las drogas?

Antes de emitir un juicio moral sobre el uso de las drogas y citar los resultados de numerosas investigaciones, el arzobispo sienta las bases filosóficas del tema. “Solo podemos juzgar si una acción es buena o mala para una cosa cuando entendemos su propósito y cómo persigue ese propósito”, dice.

El ser humano fue creado con un propósito específico: para estar en relación con Dios en una comunión de amor. Recibimos un intelecto para conocerlo, una voluntad para amarlo y emociones para dirigir nuestras acciones a esa comunión, explica el prelado. Las drogas son solo un «bien aparente» porque nos impiden entrar en comunión. “Las drogas inhiben nuestro uso de razón, debilitan la orientación de nuestra voluntad hacia el bien y habitúan a nuestras emociones a esperar un alivio rápido que proviene del placer artificial”.

Ya que el ser humano fue creado por amor y tiene un valor eterno, no es bueno que utilice sustancias que lo dañen. Incluso las denominadas drogas “blandas”, que muchos consideran aceptables debido a que no causan daños físicos serios, “atentan” contra la dignidad de la persona, ya que disminuyen su uso de razón, explica el arzobispo Aquila. Debilitan e incluso anulan la habilidad de una persona de elegir libremente.

Posteriormente, el prelado aborda el tema de las drogas desde la teoría y la práctica. Con respecto a la distinción popular entre las drogas “blandas” y “duras”, a la que los defensores de las drogas recurren con frecuencia, el arzobispo explica que tal distinción no existe a nivel farmacológico. Además, tal postura minimiza los riesgos asociados con ciertas drogas, lo que “enseña a la cultura a ver las drogas como una respuesta a sus problemas”.

Entre los efectos de las drogas “blandas”, como la marihuana, que a menudo se ignoran o minimizan, los expertos destacan la dependencia psicológica y un gran número trastornos mentales. En Colorado hemos presenciado este fenómeno, ya que a principios de la década del 2000 el “trastorno por consumo de marihuana” afectaba solo al 1.6 % de la población, mientras que en el 2019 había aumentado al 3.3 %, más del doble en menos de 20 años. Además, la carta explica que una encuesta global encontró que el 36 % de los consumidores activos de marihuana no sabían que tenían una posibilidad de 10 % de hacerse adictos a ella.

Los niveles de THC en la marihuana no solo han aumentado de 2 a 15 %, lo que hace la hace más potente, sino que el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas advierte que “fumar marihuana de alta potencia todos los días podría aumentar las probabilidades de desarrollar psicosis casi cinco veces en comparación con las personas que nunca han consumido marihuana”.

La verdad sobre la marihuana

La carta pasa a citar numerosas fuentes que ilustran el impacto de la legalización de la marihuana en Colorado y otros lugares. Un estudio observó una caída en el coeficiente intelectual de que aquellos que comenzaron a consumir marihuana en la adolescencia, incluso si el uso no era regular. Otro estudio realizado en el Hospital Universitario de Colorado UCHealth descubrió que las visitas a urgencias relacionadas con la marihuana se triplicaron tras el inicio de la venta de marihuana recreativa. Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina indican que “existe evidencia sustancial de una asociación estadística entre el consumo de cannabis y el aumento del riesgo de accidentes automovilísticos”.

Más allá de las consecuencias negativas de la marihuana en el cuerpo humano, la carta indica que los argumentos a favor de la legalización de la marihuana desde el punto de vista económico también se quedan cortos. Después de calcular los costos asociados a la marihuana, los resultados muestran que “la sociedad gasta mucho más de lo que el gobierno recauda por impuestos”, dice Mons. Aquila. “En Colorado, un estudio descubrió que ‘por cada dólar ganado en ingresos fiscales, los coloradenses gastaron aproximadamente $4.50 para mitigar los efectos de la legalización’, después de tener en cuenta los costos adicionales en atención médica, delitos, accidentes de tráfico y muertes, impactos ambientales y más”.

Otro argumento común a favor de la legalización de la marihuana es la creencia de que la legalización debilitaría al mercado ilegal de drogas. Sin embargo, la carta indica que los datos apuntan a lo contrario: “Tanto Colorado como California han experimentado un crecimiento masivo del mercado clandestino de la marihuana desde su legalización”. En California, donde el problema es más grave debido al clima favorable, “se calcula que [los] dispensarios ilegales superan en número a los vendedores legales en casi 3 a 1” por el hecho de vender un producto más barato.

La respuesta cristiana a las drogas

A medida que más estados votan a favor de la legalización de la marihuana y otras drogas recreativas, el arzobispo Aquila pide a los ciudadanos que consideren los hallazgos y estudios citados. Igualmente los invita a ver más allá del argumento habitual que dice que, si el consumo de drogas no perjudica a otros, entonces la persona debería ser libre de hacer lo que quiere sin obstrucción del gobierno. Sin embargo, si una droga «blanda» como la marihuana puede causar tanto daño físico, psicológico, social y económico, legalizar otro tipo de drogas tendría consecuencias incluso más graves. Al fin y al cabo, la sociedad termina por considerar normal y moral lo que se hace legal. Adoptar este punto de vista sobre cualquier droga que daña al individuo «inevitablemente perjudica también a la sociedad», afirma el prelado.

Por último, Mons. Aquila pide a los cristianos que ayuden a abordar las causas que llevan a muchas personas a caer en la drogadicción. El consumo de drogas es mucho más probable cuando una persona vive sin un propósito y no cree que la vida tenga sentido, asegura. Las drogas proporcionan una gratificación instantánea sin abordar los problemas de fondo. “Lo más importante que podemos hacer como cristianos en respuesta a la cultura de la droga es proclamar el evangelio. Es a través del amor, la misericordia, el sentido y la esperanza que se encuentran en Cristo como se disuadirá a la gente del consumo de drogas o se la inspirará para liberarse de su influencia”, escribe el arzobispo.

Además, anima a los fieles a participar en el esfuerzo de la Iglesia contra el uso de drogas a través de la prevención, la supresión y la rehabilitación. «La familia es uno de los primeros lugares para la prevención del consumo de drogas». La supresión incluye votar contra la legalización de las drogas. Y aunque la Iglesia siempre ha proclamado y proclamará la verdad sobre los peligros de las drogas, el arzobispo Aquila añade: “Nos unimos gustosamente a los esfuerzos de la sociedad para ayudar a quienes sufren adicción. Seguimos el ejemplo de Jesús, que no vino a ser servido, sino a servir, y buscó a los enfermos”.

Para leer la carta pastoral del arzobispo, que aborda otras preguntas frecuentes acerca del tema, haga clic AQUÍ.

Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez fue el editor de El Pueblo Católico y el gerente de comunicaciones y medios de habla hispana de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último