56.6 F
Denver
domingo, septiembre 25, 2022
InicioConoce tu feVida y familiaUn suelo fértil para los frutos de la familia

Un suelo fértil para los frutos de la familia

Hace cuarenta años, San Juan Pablo II emitió la exhortación apostólica Familiaris Consortio (La Comunidad de la Familia), en la que escribió, “El futuro de la humanidad pasa por la familia”.

Como lo han dicho muchos sabios antes de nuestra era moderna, e incluso antes de la época de San Juan Pablo II, la familia humana es la base fundamental de la sociedad. La base sobre la que se construirá una sociedad floreciente y el manantial esencial del que fluyen las personas humanas bien formadas. Así mismo, otros expertos de nuestra era han indicado que actualmente la familia está en crisis. Si las palabras de San Juan Pablo II son verdaderas, significa que el futuro de la humanidad está en juego.

Esto podría parecer una afirmación exagerada. Sin embargo, en los últimos años, expertos en población y demografía están empezando a coincidir en que Estados Unidos se encamina hacia un desastre demográfico. Libros como What to Expect When No One’s Expecting and Empty Planet (Qué esperar cuando nadie está esperando) y Empty Planet (Planeta vacío) han ayudado a sacar más a la luz esta realidad. ¿Pero cuál es la parte realmente aterradora? Las estadísticas publicadas el año pasado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en ingles), las cuales refuerzan estas preocupaciones.

Según los CDC, en 2020, las tasas de natalidad disminuyeron para las mujeres en todos los grupos de edad de 15 a 44 años, un margen que cubre los años principales de reproducción de las mujeres. Esta disminución continúa una tendencia de 40 años y no es una anomalía del COVID. La tasa de natalidad de adolescentes de 15 a 19 años se redujo un 8% en 2020 a 15.3 nacimientos por cada 1,000 mujeres; las tasas disminuyeron tanto para los adolescentes más jóvenes (de 15 a 17 años) como para las mayores (de 18 a 19 años). La tasa de fertilidad general en los EE. UU. Es ahora de 1.7 nacimientos por mujer, lo que, según los expertos, está muy por debajo del índice de sustitución necesario para mantener una población nativa. Y todo indica que seguirá disminuyendo en la próxima década.

 

Crisis silenciosa

Esto marca la mayor disminución en la tasa de fertilidad en los Estados Unidos, en los últimos 40 años; una ironía, considerando que hace 40 años San Juan Pablo II emitió Familiaris Consortio. Algunos esperaban que estar encerrados el año pasado durante la pandemia de COVID-19 traería una especie de baby boom. Esto no sucedió; de hecho, fue todo lo contrario. Ha habido una disminución general de recién nacidos desde el comienzo de la pandemia, como indican las estadísticas del 2020.

El colapso de la población es una crisis silenciosa,cuyos efectos pueden no ser evidentes de inmediato, pero que seguramente lo serán en los próximos años.

Las razones de este descenso son muchas. Para empezar, cada vez más mujeres optan por seguir una carrera y esperan más tiempo para tener hijos, por lo que un resultado natural de esto es la disminución en el número de bebés nacidos. Los días en que las mujeres se casaban a los 20 años y formaban una familia de inmediato, han quedado atrás; esta forma de hacer las cosas se ha convertido más en una excepción que una regla. Ciertamente, los factores económicos y el estado financiero juegan y deben de ser un papel importante en la decisión de formar una familia; sin embargo, a pesar de la pandemia, la economía de Estados Unidos ha estado en progreso en los últimos años y la tasa de natalidad ha seguido cayendo.

Otro factor en el deslizamiento de la tasa de fertilidad es el aumento de las familias de padres o madres solteras, y esto es especialmente en los Estados Unidos, donde la procreación ha sido eliminada del acto sexual, y cada vez son menos los que eligen casarse. Como señaló un artículo reciente de Bloomberg, “si una posible madre se enfrenta a una decisión de fertilidad sin un padre de tiempo completo en la escena, es más probable que elija tener menos hijos. A medida que la población desciende, ¿se volverán menos comunes las familias de padres solteros? Es difícil ver una razón exacta. Ya sea que el problema sea la falta de hombres dispuestos a casarse, los estándares familiares inestables o mujeres que simplemente prefieren hacerlo solas, no hay ninguna razón en particular para pensar que esos factores desaparecerán en una era de disminución de la población».

Muchas de las razones del declive de la fertilidad se remontan a un alejamiento drástico de la religión institucional, y específicamente del cristianismo, como punto de partida al derecho civil y la gobernanza social, cuyo alejamiento ha llevado a la implementación generalizada de la anticoncepción artificial y la legalización del aborto, la eutanasia y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ninguna de estas políticas, que se han arraigado tanto en la cultura estadounidense, alienta a las mujeres a considerar siquiera la posibilidad de tener hijos y, en consecuencia, los niños ya no son vistos como un regalo para el bien de la sociedad, sino como una carga para el individuo.

 

¿Es divertido?

Carrie Gress ha pasado más tiempo que la mayoría de nosotros, analizando la razón de porqué que las mujeres no tienen hijos. También ha pasado mucho tiempo profundizando cómo los niños son un camino hacia la santificación no solo de la persona, sino también de la sociedad en su conjunto. Ha escrito varios libros, entre los que se encuentra la popular serie Theology of Home, y obtuvo su doctorado en filosofía en la Catholic University of America. También es miembro del Think-Thank, con sede en Washington D.C., el Ethics and Public Policy Center.

Sin embargo, antes de sus credenciales académicas y reputación como autora y una de las mentes más talentosas de la Iglesia, es esposa y madre de cinco hijos. Carrie rechaza el gran mito de que las mujeres deben elegir entre una carrera exitosa o la maternidad, un mito entre muchos que ha llevado a la disminución masiva de la tasa de fertilidad en Estados Unidos. Su último libro, The Anti-Mary Exposed, aborda la mentira del feminismo moderno y cómo, irónicamente, ha des-feminizado a las mujeres hasta el punto de que hacer aquellas cosas que son profundamente femeninas, como tener hijos, ahora se considera una anomalía cultural.

“En el fondo está esta mentira que comenzó a finales de los años 60 de que los maridos y los hijos son un obstáculo para nuestra felicidad en lugar de una vía a través de la cual podemos ser felices o santos”, dijo Gress a El Pueblo Católico. «Todos hemos estado expuestos a estas ideas de que nuestra felicidad esta en volvernos más como los hombres y que el resto de las cosas son un obstáculo para ello, en lugar de piezas primordiales de lo que se supone que somos como mujeres».

Carrie, como muchas otras mamás católicas, a menudo es objeto de miradas y comentarios sin sentido. Recordó una conversación que tuvo una vez en un avión con otro pasajero.

“Estábamos charlando y me preguntó, ‘¿tienes hijos?’ Y yo dije, ‘sí, tengo cuatro’, y él solo me miró con curiosidad, y luego preguntó, ‘¿es divertido?’… Fue una de esas cosas en las que pensé, ‘¿qué clase de pregunta es esa?’ Es una pregunta sin sentido para mí. No tiene nada que ver con la diversión. Eso no es lo que me impulsa a ser madre. Y, sin embargo, creo que eso es lo que impulsa a las personas, tienen la idea de una calidad de vida en la que los niños son un obstáculo.

 

Un rayo de luz

Si bien es indiscutible que hoy en día están naciendo menos bebés, la buena noticia es que, dentro de la población general, todavía hay ciertos grupos que están dando la bienvenida a niños y construyendo familias a ritmos saludables, y los dos grupos que lideran esta parte de la población son cristianos y musulmanes.

Un informe de Pew Research Center realizado en el 2017 y centrado en el cambiante panorama religioso mundial, encontró que los musulmanes tienen la tasa de fertilidad más alta de cualquier otro grupo religioso: un promedio de 2.9 hijos por mujer. Los cristianos le siguen de cerca, con 2.6 hijos por mujer. El informe también estima que para el año 2055 al 2060, solo el 9% de todos los bebés nacerán de mujeres sin afiliación religiosa, mientras que más de siete de cada diez nacerán de musulmanes (36%) o cristianos (35%).

En esta trayectoria actual, los musulmanes están preparados para superar la tasa de fertilidad de los cristianos para la primera mitad de la década de 2030, informó Pew. Y aunque hoy en día los seguidores del cristianismo siguen superando en número a los del islam como el grupo religioso dominante en el mundo, esto podría dejar de ser el caso de manera muy realista en 30 años, especialmente en Estados Unidos. Esto es algo muy importante, aunque gran parte del cristianismo estadounidense no se da cuenta de que está sucediendo.

Dada esta información, no debería sorprendernos que a medida que la sociedad estadounidense rechaza cada vez más el cristianismo y continúa avanzando rápidamente hacia la secularización masiva de la cultura, ser fructífero y multiplicarse ha perdido su atractivo. Sin embargo, hay un lado positivo en todo esto: los cristianos, y especialmente los católicos, todavía están teniendo hijos, y están teniendo más que la mayoría de la población estadounidense. Los números no han cambiado por completo, y las familias católicas tienen una oportunidad más fértil de infundir a Cristo y una cosmovisión bíblica en la sociedad estadounidense. Después de todo, como escribió Philip Jenkins para el Gospel Coalition, «lo que separa a los ganadores de los perdedores en la economía religiosa, dicen algunos, no es la solidez de su teología, sino sus tasas de fertilidad».

 

Sean fructíferos y multipliquen la Iglesia

En un mundo en el que la mayoría ve a los niños como una carga, la Iglesia y las familias cristianas pueden mostrar al mundo que los niños son, de hecho, un don sobrenatural que nos ayuda a luchar hacia una forma de vida ideal. El mismo Cristo dijo que para entrar en el reino de los cielos, nuestro corazón debe ser como el de un niño. Es necesario que la Iglesia desempeñe un papel en revertir la caída en la fertilidad al escuchar con oración el mandato del Señor de ser fructífero y multiplicarse. Incluso para aquellas familias que no pueden concebir de forma natural, hay tantos niños en el mundo que necesitan una familia en la que prosperar, o incluso esos niños en el vientre de mujeres que eligen la vida, pero no pueden criar a un hijo. La adopción y el cuidado de crianza familiar son tan esenciales como la paternidad natural en el mundo actual; ambos son un poderoso testimonio de un estilo de vida cristiano, un camino apartado del resto del mundo.

«Es realmente interesante la forma natural en que los niños nos hacen santos y virtuosos… cuando me convertí en mamá primeriza pensaba, ‘esto es muy difícil’. Finalmente me di cuenta, que se supone que debe ser difícil. Tan pronto como me di cuenta de eso, todo fue más fácil porque comprendí lo que estaba sucediendo; mis vicios estaban saliendo de mi cuerpo, me estaba volviendo menos ensimismado, menos egoísta», dijo Carrie.

Hay pocos momentos en la vida que se comparan con ver ese pequeño parpadeo de los latidos del corazón de un bebé en la pantalla del ultrasonido. Cualquiera que sea padre lo sabe, pero incluso para aquellos que no lo son, la misma noción de traer nueva vida al mundo habla de un deseo exclusivo del corazón humano. Los seres humanos no solo están diseñados para dejar un legado y transmitir la sabiduría y el conocimiento a la próxima generación, sino que es una pieza fundamental del diseño de Dios que cuanto menos vivamos para nosotros mismos, más propósito encontramos y más gozosos somos. Y es precisamente en el acto de la paternidad y la transmisión de la fe a los hijos que los padres se santifican más.

“Los niños nos hacen mejores. Los niños nos dan un propósito. Los niños nos ayudan a ver quiénes somos y por qué tenemos caderas, úteros y brazos que pueden arrullarlos. Dan sentido a quiénes somos, biológica y emocionalmente «.

Volviendo a las palabras proféticas de San Juan Pablo II, es en la familia donde los niños prosperan y se convierten en miembros bien formados de la humanidad. Más que nada, es dentro de la familia que la Iglesia recibe los medios divinos para crecer y hacer discípulos de todas las naciones. Cuando los padres cristianos traen hijos al mundo, tienen la tarea de mucho más que simplemente criarlos para que sean miembros funcionales de la sociedad: los padres deben dar de sí mismos y discipular a sus hijos para que cuando finalmente estén listos para dejar el nido y aventurarse fuera en el mundo, ellos también pueden proclamar a Cristo en todo lo que hacen.

Para tener una visión moderna de lo que podría ser la Iglesia estadounidense si las familias cristianas se opusieran a la tendencia de la baja fertilidad y acogieran con alegría y criaran a más niños, observa la región de África subsahariana. Allí la Iglesia crece más rápido que en cualquier otro lugar del mundo. La Iglesia africana muestra una inmensa alegría y fervor por la fe cristiana, que sin duda es un factor para el crecimiento, pero es debido a la alta fertilidad entre los cristianos, que se espera que el número de los que practican el cristianismo aumente del 23% al 42% en el 2060.

El pueblo africano vive en circunstancias que carecen enormemente en comparación con la riqueza, los recursos y la comodidad de los Estados Unidos. Sin embargo, las familias allí dan la bienvenida a los niños con alegría, aparentemente sin dudarlo. La Iglesia estadounidense podría aprender una lección importante de sus hermanos africanos, que parecen comprender bien: los niños son el futuro de la humanidad y, como tal, los niños son el futuro de la Iglesia.

Aaron Lambert
Aaron Lambert es el editor de Denver Catholic, el medio oficial en inglés de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último