Apariciones de la Virgen en Garabandal, España: “Solo Dios lo sabe”

Se estrenará película en Denver el 1 de febrero

Carmen Elena Villa

Las videntes de Garabandal dicen haber recibido de la Virgen María dos mensajes: El primero es el llamado a hacer “muchos sacrificios, mucha penitencia, visitar al Santísimo pero antes, ser muy buenos”, de lo contrario vendría un castigo.  En el segundo mensaje, aseguran que la Virgen les advirtió que “la copa se está rebosando” porque “muchos cardenales, obispos y sacerdotes van por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas almas” por ello, la Virgen -dicen- clama una enmienda de vida, pedir perdón de manera sincera y hacer más sacrificios.

Inspirada en este hecho, el próximo 1 de febrero se estrenará Boulder la película “Garabandal, solo Dios lo sabe”.  Ya ha tocado los corazones de millares en España, México, Ecuador y Puerto Rico donde ha sido presentada a más de 130.000 espectadores.  La versión original es en español con subtítulos en inglés. La película ha sido invitada a competir en los premios Feroz de España, que son equivalentes a los Golden Globe en los Estados Unidos.

La historia

Cuatro presuntas videntes (Conchita, Mari Loli, Mari Cruz y Jacinta) dicen haber visto la Virgen en San Sebastián de Garabandal (Cantabria, España) por primera vez 18 de julio de 1961. Estaban tomando las manzanas de un árbol ajeno y escucharon un estruendo que las hizo arrepentirse. Primero, cuentan, era el arcángel San Miguel y luego dicen haber visto a la Virgen María. Las niñas, cuyas edades oscilaban entre 11 y 12 años en las primeras apariciones, dicen haber visto a la Virgen centenares de veces y por última vez el 13 de noviembre de 1965.  Muchas curaciones físicas y cambios radicales de vida se han documentado desde entonces en ese lugar.

“Llama la atención ese trato sencillo y confiado que las niñas tenían con su Madre del cielo que, en ocasiones, hasta jugó con ellas y que con frecuencia las despedía con un beso”, dijo a El Pueblo Católico el diácono Andy Usera, colaborador de la traducción de los textos de promoción de la película.

Las videntes dicen que a ellas se les comunicó algunos hechos futuros.  Estos son tres: un aviso, un milagro y un castigo, este último el cual se podrá menguar dependiendo de cómo responda el mundo a las otras dos.   El aviso es que, según la vidente Conchita, habrá un momento en el que todo ser humano podrá ver, por unos minutos cuál es el estado de su alma, el bien y el mal que ha hecho.  También habrá un milagro que sucederá en Garabandal, del cual solo Conchita sabe la fecha, y donde quedará una señal que se sabrá viene de Dios.  Los enfermos que presencien el milagro serán sanados y los pecadores se convertirán.  Asimismo, habrá un castigo condicional que las videntes pudieron ver cuando tenían entre 12 y 13 años. Al ver de qué se trataban los castigos, las niñas dieron unos alaridos tan fuertes que al día siguiente todo el pueblo de Garabandal fue a confesarse.

 

¿Revelación?
Según el Catecismo de la Iglesia Católica, todo el contenido de la revelación traída por Jesucristo para nuestra salvación ya ha sido dicho y esta etapa culminó con la muerte de San Juan el último apóstol. Sin embargo, existen revelaciones privadas que cuentan con la aprobación de la Iglesia pero que no hacen parte del depósito de la fe ni completan lo que dijo Jesucristo, sino que ayudan a los fieles a vivir su fe de manera más concreta en una época determinada. Por ello no es obligatorio creer en ellas, aunque sí es recomendable.

Garabandal es, pues, una de numerosas apariciones que están actualmente en proceso de aprobación por la Iglesia, y por lo general la Santa Sede deja ese proceso en manos del obispo donde sucedieron las presuntas apariciones. El en ese entonces, obispo Eugenio Beitia de Santander con jurisdicción sobre Garabandal señaló que no se ha encontrado nada contrario a la fe, sino más bien, exhortación a la oración, al sacrificio, y la devoción eucarística, de tener temor de nuestros pecados y veneración mariana.  El 3 de febrero de 2018 la diócesis de Santander ratificó una nota enviada por la Congregación para la Doctrina de la fe que indica que “no constan hechos sobrenaturales”, después de un proceso meticuloso, lo cual indica que se debe seguir estudiando este fenómeno. El resultado final de las investigaciones puede ser “consta de sobrenaturalidad” o “consta de no sobrenaturalidad”. Mientras no se cierre el caso, los fieles pueden ir a orar allí como devoción privada. Los sacerdotes pueden celebrar misa y escuchar confesiones.

Las videntes hoy

De las cuatro videntes, solo una (Mari Loli) ha muerto (2009). Las otras tres residen hoy en diferentes lugares. Mari Cruz vive en Asturias, España; Jacinta, en Los Ángeles y Conchita en Nueva York.  Las cuatro se casaron y aunque esto despierta preguntas en algunos fieles sobre por qué ninguna de ellas se consagró, quienes salen en defensa de estas apariciones aseguran que este hecho enfatiza el llamado a la vocación universal a la santidad desde los diferentes estados de vida, especialmente el matrimonio, puntualizando el mensaje del Concilio Vaticano II que se celebró de manera contemporánea a las presuntas apariciones.

En 1993, cuando se le presentó un libro sobre Garabandal de Albrecht Weber titulado “Garabandal, el dedo de Dios”, el Papa Juan Pablo II dictó una carta al autor en la que le dijo: “Que Dios recompense por todo. Especialmente por el profundo amor con el cual estás haciendo que los sucesos de Garabandal sean conocido más ampliamente.  Que el mensaje de la Madre de Dios encuentre una entrada en los corazones antes de que sea muy tarde”.  Otros santos que se han manifestado hacia las apariciones incluyen San Padre Pío, quien la tildó como una continuación de Fátima, San Pablo VI quien bendijo a Conchita privadamente, y Santa Teresa de Calcuta quien fue la madrina de una de las hijas de Conchita y consejera espiritual suya.

Fecha –  Vienes, 1 de febrero

Lugar – Cinebarre Boulder

Dirección –  1164 W. Dillon Road, Louisville, CO 80027

Horas:  12:40 pm, 3:20 pm y 6:20 pm. A partir del 8 de febrero será 1:00 pm, 3:50 pm y 7:20 pm. 

Pueden obtener taquillas por adelantado a través de fandango.com.

 

Próximamente: De Columbine a Cristo

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

De Columbine a Cristo

"No solo Dios me sacó de Columbine, sino que también me dirigió a Él"

Escritor Invitado

Por: Mark Haas

Cada día escolar durante casi dos años, Jenica Thornby pasaba su hora de almuerzo en la biblioteca de Columbine High School en Littleton, Colorado. Todos los días, excepto el 20 de abril de 1999.

“Estaba sentada en mi clase de arte cuando de repente sentí la necesidad de dejar la escuela. Recuerdo que pensé: no hay forma de que me convenzan de quedarme”, dijo en diálogo con El Pueblo Católico.

Thornby encontró a su amiga con la que siempre estudiaba y la convenció para que se fuera también. Mientras se alejaban en un auto que su padre le había comprado apenas una semana antes, vieron a cientos de estudiantes salir corriendo de la escuela. La joven siguió manejando pensando que tal vez esto era un simulacro de incendio.

Pero la verdad era otra… en el interior de la escuela, dos estudiantes habían ingresado con armas de fuego, mataban a 12 estudiantes y un maestro, y herían a más de 20 personas antes de suicidarse. En los días siguientes, Thornby se enteró de que muchas de las víctimas estaban en la biblioteca, donde cualquier otro día ella habría estado sentada.

“La única razón por la que no estaba allí era porque tenía la necesidad de irme. Eso fue difícil de comprender, así que me pregunté: “¿Qué me dio ese impulso?, ¿por qué no estaba allí?”

Dos décadas después, Jenica es la hermana Mary Gianna, religiosa de Las Discípulas del Señor Jesucristo. Tomó el nombre de Mary Gianna, por Nuestra Señora de Gracia y por santa Gianna Beretta Molla, la doctora italiana que murió ganando tiempo para su bebé. En el vigésimo aniversario de la masacre de Columbine, compartió su historia.

 

Buscando la realización

La hermana Mary Gianna creció en Texas, después en California y luego en Colorado. Tenía padres amorosos, pero como familia no practicaban ninguna religión.

Después del tiroteo en la escuela, como muchos de sus compañeros de clase, Jenica tuvo dificultades para enfrentarse a lo ocurrido. Junto con las cicatrices emocionales del acoso escolar en su adolescencia y otras inseguridades, dijo que trató desesperadamente de encajar en algún lugar. “Comencé a beber y a ir a fiestas, pensando que, si estaba en una relación, entonces sería feliz”, recordó la religiosa.

Pero casi al final de su tercer año de secundaria, un compañero de clase que al parecer tenía todo a su favor, se suicidó, y la hermana Mary Gianna dijo que en su último año la situación tocó fondo.

“Si él tenía tanto dolor y sufrimiento y se quitó la vida, ¿qué hago con todo mi sufrimiento y mi dolor?”, se preguntó Jenica a sí misma. “Pensé que me quitaría la vida antes de cumplir 18 años”.

Fue ese año que una amiga la invitó a ir a un grupo de jóvenes en la parroquia St. Frances Cabrini, donde la hermana conocería a Kate, la líder de Pastoral Juvenil.

“Recuerdo haber visto algo diferente en (Kate)”, dijo la hermana Mary Gianna. “Ella era tan brillante, tan llena de vida. Podría decir que tenía algo en su vida que faltaba en la mía”. La religiosa dijo que Kate y el grupo de jóvenes le presentaron a un Dios que la amaba y que tenía un plan para su vida.
“Sentía que era una basura para ser tirada, y (Kate) me decía que estaba hecha a imagen y semejanza de Dios, y  ‘si Dios te creó, ¿cómo puedes llamarte basura?'”, recuerda. “Me di cuenta de que Dios tenía un plan, y me encantan las palabras de San Agustín: ‘Mi corazón está inquieto hasta que no descanse en ti’, y entendí que no solo Dios me sacó de Columbine, sino que me guiaba hacia Él”.

 

RCIA, NET y DDSJ

Después de graduarse de la escuela secundaria, con el apoyo de sus padres, Jenica eligió asistir a Franciscan University of Steubenville, donde su primer año pasó por RCIA (Rito de iniciación cristiana de adultos, por sus siglas en ingles) y fue recibida en la Iglesia Católica en la Vigilia Pascual del año 2002.

Después de la universidad, pasó un año con NET (Equipo Nacional de Evangelización por sus siglas en ingles), compartiendo su testimonio con adolescentes de todo el país. Al mismo tiempo, a través de los consejos de los demás, comenzó a considerar la vida religiosa. “Sentí que Dios quería valerse de mí para guiar a otros a Cristo como la líder juvenil me había llevado a Cristo”, dijo la hermana Mary Gianna. “Y descubrí que Dios me estaba llamando para compartir cómo Él había trabajado en mi vida, mi testimonio personal”.

La hermana Mary Gianna recordó cómo le impactaron las palabras que leyó en un libro del padre Benedict Groeschel. “Él escribió: ‘En lugar de preguntarle a Dios por qué sucedió algo, pregúntale, ¿qué quieres que haga?'”.

En el 2010, Jenica ingresó a la vida religiosa como miembro de las Discípulas del Señor Jesucristo, recibió el nombre de Hermana Mary Gianna y pasado 4 de agosto, emitió sus votos perpetuos. Ahora sirve en el centro de retiros The Ark and The Dove (El Arca y la Paloma) en Pittsburgh, Pensilvania donde nació la Renovación Carismática en 1967.

 

 Reacciones en cadena

De pie en el centro del Columbine Memorial en Clement Park, la hermana Mary Gianna se siente atraída por la placa que recuerda a Rachel Joy Scott.

Rachel fue una de las primeras estudiantes que recibió disparos el 20 de abril de 1999, y luego de ser herida, uno de los hombres armados le preguntó si aún creía en Dios, a lo que Rachel respondió: “Sabes que sí”, luego el hombre le disparó en la cabeza.

“Desafortunadamente, los dos muchachos hablaron sobre cómo querían iniciar una reacción en cadena de muerte, violencia y destrucción”, dijo la hermana Mary Gianna. “Sin embargo, Rachel tenía la teoría de que, si una persona pudiera salir de su camino y mostrar compasión y amabilidad, nunca sabríamos qué tan lejos llegaría esta actitud y podría así comenzar su propia reacción en cadena”.

La hermana Mary Gianna dijo que la historia de Rachel se ha convertido en una inspiración para ella, y providencialmente, la familia de Rachel jugó un papel en su propia conversión. El día después del tiroteo ella estaba en la casa de una amiga y la madre de su amiga le compartió a la tía de Rachel cómo se había ido justo antes de que comenzara el tiroteo. La tía de Rachel respondió: “Dios debe tener un plan para tu vida”. Esta fue una de las primeras semillas sembradas en el corazón de Jenica, la que comenzó a crecer, y mientras que ella continuó diciendo “sí” a Dios, la llevó a la vida que tiene hoy.

“Incluso cuando no conocía a Dios ese día en Columbine, Él me sacó de la escuela, me protegió”, dijo la hermana Mary Gianna. “Me amaba tanto que se acercó a mí y me mostró este camino de vida”.

“En medio de la tragedia, Dios puede traer el bien, Dios puede sacar la vida de la muerte. La peor tragedia fue la muerte de Jesús en la Cruz, y eso nos llevó a la salvación. Así, en medio de esta tragedia de Columbine, Dios pudo traer el bien”, concluye la religiosa.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.