Celebra la fiesta de los arcángeles como católico

El 29 de septiembre es la fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel 

Vladimir Mauricio-Perez

Los ángeles son unos de los seres más populares de nuestro tiempo, sin importar lo religiosas que sean las personas. De hecho, son seres que aparecen no solo en las creencias cristianas, sino en muchas otras y, por ello, el cristiano debe tener cuidado. Aquí unas de las enseñanzas de la Iglesia sobre los ángeles y cómo celebrar esta fiesta el 29 de septiembre, fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel, pidiendo su intercesión sin dejarse guiar por conceptos erróneos de estos.

Esto enseña la Iglesia sobre los ángeles (Catecismo de la Iglesia Católica 328-36):

  • Su existencia es “una verdad de fe”, testimoniada por la Tradición y las Santas Escrituras.
  • El nombre de “ángel” indica su oficio, pero en naturaleza son “espíritu”.
  • Le pertenecen a Cristo porque fueron creados por Él y para Él.
  • Su oficio es de ser servidores y mensajeros de Dios y de “asistir a los que han de heredar la salvación”.
  • La vida humana está rodeada de la custodia e intercesión de los ángeles.

creencias de la New Age 

La New Age (Nueva Era) nos muestra una imagen muy diferente a lo que nos enseña la Iglesia y por ello debemos saber reconocer estas creencias que no van de acuerdo con nuestra fe.

Esto lo muestra el Padre Daniel Gagnon, fundador del proyecto Red de Investigadores de Movimientos, Iglesias y Religiones (REDIMIR) de México.  Aquí tres teorías erróneas de autores de la New Age sobre los ángeles: Son como dioses – “La New Age es casi politeísta en su entendimiento de [los ángeles],” dice el sacerdote. Según la creencia, estos seres tienen países, meses, días de la semana y signos del Zodiaco bajo su protección. No tienen que ver con Dios. Son ellos los que tienen el poder y hacen milagros.

Eres tú – para otros, un ángel es “la chispa de luz que cada hombre lleva consigo… comunicarse con él es comunicarse consigo mismo” y ese ángel interior “crecerá mientras busquemos expandir nuestra conciencia,” asegura el padre Daniel.

Son amuletos – El sacerdote dice que, en esta creencia, los ángeles son muchas veces los que dan la suerte o son la suerte, de modo que, si uno está rodeado de ángeles, nada malo le puede pasar.

La “comunicación” en la New Age

Además, en la New Age existe la forma de comunicación con los ángeles, que representa aún otro problema para católicos. Aquí algunas formas erróneas de comunicación: Para la New Age, hay que vaciar la mente y entrar en un estado de “trance” para entrar en contacto con un ser celestial y hasta hacerse un “médium”.

Otra manera, según la New Age, es por la imaginación. Uno se imagina escenas detalladas e introduce a los ángeles que le comienzan a hablar.

“Cristales angelicales”. Según la creencia, estos cristales se utilizan durante la meditación y son “cargados” con energía de los ángeles, haciéndolos poderosos.

Otras maneras incluyen por medio de colores y dejando que el ángel “escriba” por medio de la persona.

“Insistimos, todas estas teorías son totalmente anticristianas,” reitera el padre Daniel. “Los cristianos sabemos que el único medio de comunicación con los ángeles es la oración.”

Por qué alejarse de estas prácticas

Además de que estas creencias muestran un concepto erróneo y anticristiano sobre los ángeles, el padre Daniel habla de los peligros de estas prácticas.

Uno de los problemas es que la Biblia “nos recuerda que no todas las experiencias con los ángeles son verdaderas. Pablo dice que el diablo se disfraza como ángel de luz” (2 Cor 11,14), aclara el sacerdote. Cuando se usan estos medios para querer comunicarse con otras entidades espirituales, existe el riesgo de que el demonio se disfrace, pues, siendo el padre de la mentira, busca cualquier forma de alejarnos de Dios y poner nuestra a tención y confianza en otras cosas.

Otro problema con este concepto de los ángeles es que la atención se detiene en ellos, como si fueran dioses, y no dirigen a Dios, que es la misión primordial de los ángeles.

“Yo como católico creo firmemente en la existencia de los ángeles. Creo que es bueno orarles para que nos ayuden,” dice el clérigo. “Lo que la Iglesia advierte es que no hagamos demasiada especulación en cuanto a ellos. Basta por ejemplo con que nuestro ángel de la guarda nos haga recordar la Providencia de Dios que nos cuida aún mucho más que a las aves del cielo (Mt 6,26)”.

Los arcángeles

Varios autores cristianos, como Santo Tomás de Aquino, han hablado sobre los “coros celestiales” mencionados en la Biblia. Entre estos se encuentran serafines, querubines, virtudes, potestades, principados, dominaciones y tronos, además de ángeles y arcángeles (Is 6,2-6; Ex 25,18; Ef 1,21; Col 1,16). Entre todos los tipos de ángeles, hay tres arcángeles que llevan nombre y en la Biblia se muestran llevando a cabo misiones especiales de Dios. Aquí su descripción y cómo puedes pedir su intercesión.

Arcángel Miguel

Su nombre significa “Quién como Dios” y aparece en la Biblia protegiendo al pueblo de Dios (Dan 10,13-21; 12,1) y luchando contra el dragón, Satanás (Ap 12,7-9). Se implora la intercesión de San Miguel para la protección del maligno y ayuda en la batalla espiritual. En su tiempo, el Papa León XII ordenó que la oración a San Miguel se rezara por la Iglesia después de cada misa.

Arcángel Gabriel

Su nombre significa “Fortaleza de Dios” y en la Biblia aparece llevando mensajes a seres humanos. Entre ellos están el mensaje a Zacarías sobre San Juan Bautista (Lc 1,19) y el mensaje de la Encarnación (Lc 1,26). Tradicionalmente se pide la intercesión de San Gabriel para abrir el corazón y gozar del misterio de la Encarnación.

Arcángel Rafael

Su nombre significa “medicina de Dios” y se encuentra en la Biblia ayudando y guiando al profeta Tobías en su viaje (Tob 5,4) y curando a Tobit, padre de Tobías (12,14). Por ello se le considera patrono de los viajeros y de los médicos. A San Rafael tradicionalmente se le pide la intercesión de guiarnos y llevarnos con bien en la peregrinación de esta vida.

 

Próximamente: Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

Una educación religiosa se relaciona directamente con un desarrollo positivo en los años de juventud adulta.

Escritor Invitado

Por: Cerith Gardiner | Aleteia

Criar a nuestros hijos con fe les da, obviamente, muchos beneficios espirituales, pero un estudio reciente de Harvard ha mostrado que los niños con una educación religiosa reciben también beneficios físicos y mentales, en especial en su juventud adulta.

Llevan un estilo de vida más saludable

El estudio, publicado en 2018 por la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que los niños que asistían a misa semanalmente o que tenían una activa vida de oración eran más positivos y tenían una mayor satisfacción vital cuando llegaban a la veintena. Estos jóvenes adultos tenían tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando las bebidas, el tabaco, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Utilizando una muestra de 5.000 niños durante un periodo de 8 a 14 años, el estudio reveló unos descubrimientos sorprendentes: al menos el 18 % de los que asistían a misa con regularidad informaron de niveles más altos de felicidad a partir de los 20 años que sus pares no religiosos. Y lo que es más importante, de esa misma muestra, el 29 % tendía a unirse a causas en beneficio de la comunidad y el 33 % se mantuvo alejado de drogas ilegales.

Una de las autoras del estudio, Ying Chen, se refirió a los descubrimientos en una rueda de prensa diciendo: “Muchos niños reciben una educación religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede tener consecuencias significativas sobre sus comportamientos relacionados con la salud, su salud mental y su felicidad y bienestar generales”.

Les aporta fortalezas

No se trata del primer estudio que demuestra las ventajas de una educación religiosa. Emilie Kao, directora del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, comparte en la web Stream.org que “las creencias religiosas dan a las personas fortalezas espirituales que conducen a hábitos saludables y construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en la vida”.

Estos resultados son especialmente alentadores en un tiempo en que el número de asistentes regulares a misa parece estar en declive. El estudio podría servir como motivador para los padres que tienen dificultades para que sus hijos reticentes vayan a la iglesia, sobre todo durante los años de adolescencia.