Decisión de Corte Suprema: Una victoria para la libertad educativa y religiosa

Aaron Lambert

En un paso importante para las escuelas católicas del país la Corte Suprema falló en contra de una provisión constitucional de Montana que impedía a las escuelas parroquiales recibir fondos de impuestos. Esta decisión podría abrir las puertas para la implementación de medidas similares en otros 37 estados.

El Presidente de la Corte Suprema, John Roberts emitió la decisión final con un voto de 5 a 4 en el caso Espinoza v. Montana Department of Revenue, obteniendo así una victoria buscada desde hace mucho tiempo por quienes apoyan la libertad de elegir escuelas no públicas para sus hijos. El presidente de la Corte Suprema Roberts dijo que las escuelas religiosas deben tener derecho a beneficios y ayudas públicas, si dicha ayuda también se les otorga a escuelas privadas seculares.

“No es necesario que un estado subsidie la educación privada. Pero cuando un estado ha decidido hacerlo, no puede descalificar a ciertas escuelas privadas solamente por ser religiosas”, escribió Roberts. La Constitución “condena la discriminación de escuelas religiosas y familias de estudiantes en ellas”.

La provisión en la constitución del estado de Montana que prohíbe designar fondos públicos a escuelas privadas fue inicialmente promulgada en 1889 como una “enmienda de Blaine” (“Blaine Amendment”) y posteriormente se incluyó en la nueva constitución del estado en 1972. Las enmiendas de Blaine encuentran su raíz en la intolerancia católica del siglo XIX, y actualmente se encuentran en la constitución de otros 37 estados.

El juez Neil Gorsuch, quien se graduó de la escuela católica de Notre Dame en Denver, escribió a favor de la decisión, subrayando el parecer de Roberts sobre la discriminación, y a la vez recalcó que la protección que ofrece la primera enmienda de la Constitución es más amplia de lo descrito por Roberts. Goursuch aseguró que la cláusula de la libre expresión “protege no solo el derecho a ser una persona religiosa, con creencias internas y secretas, sino que también protege el derecho de vivir esas creencias exterior y públicamente… Por mucho tiempo nuestros casos han reconocido la importancia de proteger las acciones religiosas, no solo el estatus religioso”, aludiendo así al derecho que las familias de fe tienen de enviar a sus hijos a escuelas religiosas si así lo desean.

Brittany Vessely, directora ejecutiva de la Conferencia Católica de Colorado, elogió la decisión y su empoderamiento para los padres. Además, exhortó a los legisladores estatales de Colorado reconsiderar el argumento basado en la elección escolar.

“La Iglesia Católica enseña que los padres han de tener la libertad de elegir la escuela que concuerde con su conciencia, la cual ha de tener su porción de financiación gubernamental; después de 30 años de la supresión [causado por] las enmiendas Blaine, los padres finalmente podrán hacer eso”, dijo Vesseley. “Ahora depende de la legislatura de Colorado aprobar la libre elección de escuelas y empoderar a los padres para poder elegir la mejor opción para sus hijos”.

La decisión dio esperanza a líderes de la Arquidiócesis de Denver y administradores de escuelas católicas, incluyendo al superintendente de escuelas católicas de Denver Elías Moo.

“Esta decisión de la Corte Suprema es otro paso en el proceso de asegurar que la primacía de los padres para elegir la educación de sus hijos sea respetada y asegurada con la ley”, dijo Moo en una declaración. “El legado de las ‘enmiendas Blaine’ ha sido una maldición para nuestra nación y el estado de Colorado. Por muchos años ha degradado a familias que buscan formas de educación no públicas, especialmente una educación guiada por la fe, a ciudadanos de segunda clase al limitarles la libertad de elegir lo que es mejor para sus hijos y familia”.

“Hoy la Corte Suprema ha dejado claro que la verdadera libertad se logra solo cuando los padres tienen todos los medios disponibles para elegir enviar a sus hijos a la escuela que mejor se acomode a las creencias y convicciones de la familia”.

Moo también destacó cómo la falta de elección escolar afecta de manera desproporcionada a las familias de color y de bajos recursos, y cómo con frecuencia las familias “se quedan atrapadas en escuelas que están fracasando o tienen que abandonar el futuro educativo de sus hijos al azar, esperando como en una lotería que sus hijos reciban la oportunidad de matricularse en una escuela fuera de su zona”.

“Esto es una farsa, y creo que es una de las desigualdades e injusticias más grandes que enfrentamos hoy en día”.

Al igual que Vessely, Elías solicitó a los legisladores de Colorado promulgar una legislación que les permita a los padres tener más opciones con respecto a la educación de sus hijos.

“Personalmente me gustaría exhortar a nuestros legisladores estatales a considerar el legado que quieren dejar y tomar en cuenta a los votantes que los eligieron para el cargo”, dijo Elías. “Nuestros legisladores presentes pueden ser la generación que elimine la desigualdad e injusticia educativa. Requerirá valor y buena voluntad de miembros de ambos partidos, pero qué oportunidad en una época en la que el partidismo parece reinar a nivel estatal y federal, para que los legisladores de Colorado puedan unirse para mostrarle a su país una unidad que tanto necesita. Qué bello sería que esa unidad se realizara por medio de un esfuerzo legislativo bipartidista por los niños y familias de nuestro gran estado, especialmente aquellos con más desventajas en nuestra comunidad”.

Traducido del original en inglés.

Próximamente: 5 lugares de Colorado nombrados en honor a santos católicos

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El pasado 1 de agosto Colorado cumplió 144 años. Mejor conocido como el “Día de Colorado”, este día conmemora la fundación de nuestro gran “Estado del Centenario”, que sucedió en 1876.

Así mismo, la Iglesia Católica tiene una rica historia en Colorado, y aunque muchos no lo saben, varias regiones, puntos de referencia geográficos y lugares en el estado llevan el nombre de santos católicos. La sierra de San Juan, el río San Miguel y el valle de San Luis son solo algunos ejemplos.

En honor al “Día de Colorado”, te mostramos cinco lugares dentro de nuestro colorido Colorado que toman su nombre de un santo católico. Probablemente ya conozcas un par de ellos, pero los otros tres son verdaderos diamantes que valen la pena visitar; de hecho, dos de ellos fueron construidos y fundados antes de que Colorado fuera Colorado.

Santuario de la Madre Cabrini, Golden, CO

Es uno de los sitios de peregrinación más populares de Colorado. En verdad es difícil no enamorarse del Santuario de la Madre Cabrini. Originalmente fundado como un campamento de verano para niñas por santa Francisca Cabrini en 1910, el santuario da al corredor I-70 que se dirige hacia las montañas y es tan encantador como relajante. Además de orar en la capilla, los visitantes pueden alojarse en la antigua Casa de Piedra que se construyó en 1914 o en una de las varias casas de retiro que se han agregado a lo largo de los años. Además de ser un espacio maravilloso para rezar, el Santuario de la Madre Cabrini es el hogar de la gran estatua del Sagrado Corazón en la cima de la escalera de 373 escalones, conocida de cariño como la escalera de oración.

Capilla de Santa Catalina de Siena, Allenspark, CO

Foto de Andrew Wright

Mejor conocida como la Capilla en la Roca, esta capilla católica en funcionamiento es quizás uno de lugares más destacados y emblemáticos de Colorado. Según cuenta la historia, a principios del siglo XX, un hombre llamado William McPhee era dueño de la tierra donde se encuentra la capilla, conocida como Camp St. Malo. McPhee era feligrés de la Catedral de Denver y a menudo permitía que la parroquia llevara a los niños a caminar y acampar en su propiedad. Durante uno de esos viajes varios campistas vieron un meteorito o una estrella fugaz que parecía haber golpeado la tierra. Fueron a buscarlo y se toparon con la Roca que ahora permanece como la base de la Capilla de Santa Catalina de Siena. Fue finalizada en 1936, y el nombre oficial de la capilla es apropiado, ya que la santa y la capilla comparten un vínculo común de experiencias místicas facilitadas por Dios. Ha tenido muchos visitantes a lo largo de los años, pero tal vez ninguno tan famoso como san Juan Pablo II, quien alguna vez fue el amante de la naturaleza y quien hizo una parada en Denver para la Jornada Mundial de la Juventud en 1993.

Abadía de St. Walburga, Virginia Dale, CO

Photo courtesy of the Abbey of St. Walburga

Ubicada en la pintoresca Virginia Dale, una pequeña comunidad al sur de la frontera de Wyoming, la Abadía de St. Walburga es un lugar donde la voz del Señor vive en las montañas, llanuras y ríos que la rodean. Nombrada así por la patrona de las monjas benedictinas, el monasterio fue fundado en 1935 cuando tres hermanas de la abadía de St. Walburg en Eichstätt, Baviera, fueron enviadas a una granja remota en lo que era Boulder. Allí construyeron una base sólida para el futuro del monasterio a través del trabajo duro, la pobreza y una confianza firme en la providencia de Dios. Hoy las monjas benedictinas de Walburga llevan a cabo humildemente las buenas obras de la orden benedictina y continúan el legado que comenzó hace casi un milenio en 1035, cuando se fundó el monasterio original de Walburg en Eichstätt.

San Luis, CO

Photo by Jeremy Elliot

Al visitar las regiones más al sur del Estado de Colorado, las raíces católicas de la región se vuelven mucho más evidentes. La ciudad más antigua de Colorado, San Luis, fue fundada en 1851 en la fiesta de San Luis, y es previa a la fundación oficial de Colorado como estado por 25 años. La ciudad está ubicada a lo largo de la cordillera Sangre de Cristo. Una de las principales atracciones de la pequeña ciudad de poco más de 600 habitantes es un santuario en la parroquia católica local de la ciudad. El Santuario de las Estaciones de la Cruz fue construido por los feligreses de la parroquia Sangre de Cristo y las hermosas estaciones fueron diseñadas y moldeadas por el escultor nativo de San Luis, Huberto Maesta.

Capilla de Viejo San Acacio, Condado de Costilla, CO

Photo from Wikicommons

Justo al oeste de la ciudad de San Luis se encuentra una de las gemas más antiguas de Colorado. La Capilla de Viejo San Acacio  es el sitio religioso más antiguo no nativo americano en Colorado que sigue activo en la actualidad. Aunque se desconoce la fecha exacta de la edificación del edificio de la iglesia, probablemente se completó en algún momento de la década de 1860. El homónimo de la iglesia proviene de San Acacio de Bizancio, un mártir del siglo III. Cerca de la iglesia se encuentra el pequeño pueblo de San Acacio, que según la tradición local obtuvo su nombre después de que uno de los primeros asentamientos del Valle de San Luis, originalmente llamado Culebra Abajo, fue atacado por una banda de Ute en 1853. Cuando los atacantes de Ute se acercaron, los aldeanos pidieron la intercesión de San Acacio, un santo popular entre su gente. El Ute de repente se detuvo y huyó antes de llegar a la ciudad, asustado por una visión.