Dios habla en el silencio

Escritor Invitado

Por: Jared Staudt, PhD*

En el mundo católico este ha sido un año de silencio. Martin Scorsese logró dirigir la adaptación cinematográfica a la novela Silencio de Shusaku Endo. El libro cuenta la historia de dos jesuitas jóvenes en Japón que están buscando su perdido mentor, ya que se rumoreaba que había abandonado la fe. Japón experimentaba un número masivo de martirios dado a que el emperador prohibió la religión establecida en 1587, pues el catolicismo estaba ganando muchos conversos. La novela se pregunta: “¿Por qué Dios permanece callado ante esta persecución?”. Endo escribe: “Detrás del silencio deprimente de este mar, el silencio de Dios… el sentimiento de que, mientras los hombres alzan sus voces en angustia, Dios permanece con los brazos cruzados, en silencio”.

Es una pregunta que mucha gente se hace: ¿Por qué Dios está en silencio?

Este año vimos también el segundo libro – entrevista del cardenal Robert Sarah: “La fuerza del silencio: Contra la dictadura del ruido”.

El cardenal Sarah, originario de República de Guinea, África, es el Prefecto para la Congregación del Culto Divino y la disciplina de los sacramentos.

Junto con la película de Scorsese, su libro hace una significativa contribución. Dios está en silencio porque, nos dice el cardenal Sarah, el silencio es el lenguaje de Dios. Generalmente pensamos que el silencio es un signo de ausencia o de impotencia, pero Sarah nos señala una realidad mucho más profunda. “En el corazón del hombre existe un silencio innato, pues Dios habita en lo más íntimo de cada persona. Dios es silencio y ese silencio divino habita en el hombre. En Dios estamos inseparablemente unidos al silencio… Dios nos sostiene y si guardamos silencio viviremos con Él en todo momento. Nada nos permitirá descubrir mejor a Dios que su silencio grabado en el centro de nuestro ser. ¿Cómo vamos a encontrar a Dios si no cultivamos ese silencio?”

Sarah también señala que hoy estamos haciendo que Dios permanezca en silencio. Aunque muchos todavía se preguntan por qué Dios está en silencio en medio del sufrimiento, son muchos más quienes ni siquiera piensan en ello. Están muy ocupados, atrapados en el ruido y la atracción que ofrecen las nuevas tecnologías. Sarah nos llama al desierto con Cristo para escuchar la voz de Dios de nuevo. Nuestros problemas no necesariamente se resuelven con soluciones claras y verbales. Es una voz que habla en el corazón, hablando un lenguaje que supera las palabras y que da respuestas más allá de nuestro deseo de soluciones fáciles.

Los primeros dos capítulos explican los puntos fundamentales en los cuales Dios habla en silencio y, sin embargo, el ruido satura nuestras vidas. El tercer capítulo establece que necesitamos del silencio para entrar en la oración y en la liturgia, porque el silencio expresa el misterio de manera más profunda que las palabras. El cuarto capítulo habla de la cuestión del silencio de Dios ante el sufrimiento planteado por Endo.

El ser humano no puede entender el mal, porque es irracional, sino que debe responder en oración con Cristo en la Cruz que lo abrazó todo. El último capítulo consiste en una conversación con un maestro del silencio: El padre general de la orden de los cartujos Dom Dysmas de Lassus.

El Papa emérito Benedicto XVI escribió el prefacio para la edición alemana del libro diciendo: “El cardenal Sarah es un maestro espiritual, que habla desde las profundidades del silencio con el Señor, desde su unión íntima con Él, por lo que realmente tiene algo que decir para cada uno de nosotros”. La fuerza del silencio revela el fundamento espiritual de la obra litúrgica del cardenal y de la necesidad que tenemos todos nosotros de entrar más profundamente en adoración a través de la participación silenciosa en la ofrenda de Cristo de sí mismo al Padre.

En líneas generales, el libro proporciona una visión realista oportuna y necesaria.

Ante la afirmación de Endo de que “El silencio de Dios era algo que no podría entender” el cardenal Sarah responde que el silencio es la manera como Dios habla solo si nosotros escuchamos.

Traducido del original en inglés por Carmen Elena Villa

  • Jared Staudt es especialista en formación catequética y trabaja en la oficina de evangelización de la Arquidiócesis de Denver.

Próximamente: ¡Estamos en el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Con la presencia de 3 mil delegados de todas las diócesis de los Estados Unidos se realiza en Dallas el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana con el objetivo de traer a la reflexión las estrategias pastorales que pueden contribuir a una evangelización más eficaz a los hispanos de los Estados Unidos. El Papa Francisco envió el jueves 19 de septiembre un saludo especial a todos los participantes.

Por su parte el cardenal Joseph Tobin, arzobispo de Newark, en su intervención bilingüe exhortó esta mañana a los hispanos a hacer parte de esa “Iglesia en salida” de la que continuamente habla el Papa Francisco y de tener siempre en cuenta la dimensión misionera de la Iglesia.

40 delegados de la Arquidiócesis de Denver vinieron para contribuir con sus aportes a este proceso de consulta y celebrar la fe junto con hispanos de diferentes lugares de los Estados Unidos.

El cardenal Di Nardo, presidente de la conferencia de obispos católicos de EEUU, nos dio la bienvenida al V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, September 20, 2018

Hermosa homilia del arzobispo de San Antonio TX Mons. Gustavo García-Siller. Nos invita a tener valor en tiempos difíciles que vive la Iglesia. Desde el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana ENAVE

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, September 20, 2018