El acontecimiento guadalupano es “más de lo que crees”

Adriana es estudiante del diplomado sobre el Acontecimiento Guadalupano que ofrece Centro San Juan Diego. 

Escritor Invitado

La historia del acontecimiento guadalupano sucedió hace 487 años. Desde entonces no ha dejado de asombrar y maravillar a católicos activos y aun a los no creyentes.

No es solo un evento que festejamos o recordamos cada año para el 12 de diciembre. El acontecimiento guadalupano es más de lo que crees.

Fe y ciencia

La fe, además de ser un don de Dios, implica una decisión libre del hombre, involucra buscar una razón y explicación de lo que se cree. La raíz de la fe es un acto de inteligencia, por lo tanto, como bautizados todos los católicos tenemos la obligación de conocer lo que la Iglesia enseña y por qué lo enseña.

La ciencia es una actividad humana, por lo que tiene sus límites. No puede estudiar los actos sobrenaturales, no puede estudiar los milagros, pues están fuera de su alcance. Pero sí puede ser testigo, ya que un milagro rebasa las capacidades propias de las fuerzas naturales.

El hecho Guadalupano sucedió en 1531 y todos los estudios científicos que se han suscitado alrededor de la tilma han pretendido probar que todo es una mentira inventada por la Iglesia. Pero los resultados son contrarios a esta teoría y han ido mucho más allá de las expectativas humanas.

En 1666 se llevó a cabo un estudio realizado por pintores españoles de renombre de la época, con experiencia en distintas ramas de pintura y llegaron a esta conclusión: “…La imagen cuenta con todas las características para que la tela se hubiera podrido, a causa del medio ambiente al que fue expuesta por tanto tiempo. Además de ser una tela que no ha recibido la preparación previa que se necesita para llevar a cabo un trabajo de arte. No tiene pinceladas, no está agrietada, lo cual la hace parecer que la imagen de la Morenita está recién pintada”.

Otro estudio llevado a cabo en 1751 concluye: “…parece que tiene cuatro características de preparación distinta en una misma pintura, cosa imposible de realizar en una misma tela”. Hasta la fecha no se ha podido reproducir una imagen de la Virgen de Guadalupe al cien por ciento.

Un estudio realizado en infrarrojo del Dr. Philip S Calahan y Jodi B. Smith en 1969 concluye lo siguiente: “El carácter más destacado es su extraordinaria luminosidad, todo el rostro está hecho con pigmentos desconocidos, mezclados de tal manera que aprovechan las cualidades de la luz causados por la tela sin apresto. Conclusión, no tiene explicación”.

Unos pintores concluyeron en 1982: “El envés de la imagen Guadalupana ofrece interesantes aspectos, en posición inversa existe otro cuadro de la Virgen, su apariencia por el envés es sin duda, una de las características que más confiere unicidad a la imagen de la Virgen de Guadalupe”.

Algunas de las personas que han tenido la dicha de tocar la tilma dicen que por la parte de atrás se siente una tela rasposa y áspera, mientras que por la parte de enfrente parece que estás tocado la más fina seda, que la pintura parece estar fresca.

Todos los estudios científicos que se han realizado al Sagrado Original Guadalupano llevan a una misma conclusión: “No tiene explicación científica”, por lo tanto, es un milagro.

A través del acontecimiento guadalupano Dios nos habla de un Festín Eucarístico por medio de imágenes muy simbólicas

La evangelización comandada por María de Guadalupe actúa de igual manera que en las bodas de Caná. La Virgen acelera el milagro del Hijo en el nuevo mundo, al unir aquellas dos razas: indígenas con españoles, para crear un nuevo pueblo de Dios.

Esa es una fe razonada e inteligente para dar respuesta a lo que la ciencia no puede, pero sí a lo que el creyente vive.

Foto de Andrew Wright.

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.