Jóvenes esperan respuestas concretas del sínodo de obispos

Vladimir Mauricio-Perez

(Foto de Catholic News Agency)

Acogido con esperanza por unos y con sospecha por otros, el Sínodo de Obispos sobre “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” que se realiza en Roma del 3 al 28 de octubre, contará con la presencia de obispos y representantes de todo el mundo para abordar la tarea de responder eficazmente a las necesidades de los jóvenes de 16 a 29 años en su camino de fe.

A la luz del evento, líderes jóvenes de la Arquidiócesis de Denver y de Estados Unidos compartieron con el Denver Catholic los retos que ellos han experimentado en sus ministerios y la respuesta que esperan de los obispos en el sínodo.

“Uno de los retos más grandes que tenemos como Iglesia Católica es que nuestros jóvenes están abandonando su fe. Las razones por las que se van son tan simples como el no sentirse bienvenidos en la Iglesia y tan complejas como no creer; la falta de fe, compromiso e interés”, dice Alejandra Bravo, directora en Pastoral Juvenil Hispana de la Arquidiócesis de Denver. “No solo hay una falta de fe en nuestros jóvenes, sino también una falta de atención por parte de nosotros, de la Iglesia, hacia ellos”.

“Creo que el secularismo ha afectado duramente a los jóvenes y millennials más que a otros grupos de edad”, agregó Mary McGeehan, coordinadora de Jóvenes Adultos de la Arquidiócesis de Denver. “La cultura secular recurre tanto a los sentidos que es difícil para muchos jóvenes no ir con la corriente”.

Sin embargo, Mary cree que une de las razonas por las que muchos jóvenes están abandonando la Iglesia tiene que ver con las ideas erróneas que muchos de ellos tienen y con la falta de amistades verdaderas que les ayuden a superarlas.

“Como jóvenes adultos, muchas veces tenemos que abordar estos malentendidos [en nuestros ministerios]”, asegura. “[Los jóvenes] tienen que ver la verdad de la Iglesia y no lo que ellos creen que es”.

Por otra parte, Katie Prejean, predicadora católica de la diócesis de Lake Charles en Luisiana y una de las delegadas del grupo de jóvenes adultos y elegida por la conferencia de obispos de los Estados Unidos (USCCB) para asistir a la Reunión pre-sinodal en marzo del 2018, subrayó el impacto del relativismo y la gran variedad de problemas que acechan a los jóvenes de 16 a 29 años.

“En general, un gran reto es que los jóvenes viven en una cultura que es tan abiertamente relativista que todos dicen que puedes creer en lo que sea”, dice. “Así que muchas veces me encuentro con jóvenes que están atrapados sin saber qué creer”.

Katie también asegura que los jóvenes que están en la preparatoria se encuentran en una etapa peculiar en la que están buscando algo, pero a la vez no quieren que nadie les aconseje, lo que implica un reto único.

La preparación para el sínodo incorporó un documento pre-sinodal que fue presentado al Papa Francisco por 300 jóvenes adultos delegados de distintas partes del mundo que participaron en la Reunión pre-sinodal el 25 de marzo del 2018.

El documento hizo referencia a una variedad de problemas que acechan a los jóvenes de todo el mundo, desde cuestiones sobre el uso de los medios sociales hasta la sexualidad, el género, el rol de la mujer en la Iglesia y la necesidad de acompañamiento y testigos auténticos en la Iglesia, entre otros temas.

“El resultado fue una experiencia valiosa de diálogo y aprendizaje – tan valiosa que creo que la continuación del proceso de escuchar a una amplia variedad de experiencias de jóvenes adultos es importante” escribió Mons. Charles J. Chaput, arzobispo de Filadelfia en un artículo en inglés publicado en First Things.

Seis obispos de los Estado Unidos asistirán al sínodo. Cinco de ellos fueron elegidos por la USCCB: el cardenal Daniel DiNardo, el arzobispo José H. Gomez, el arzobispo Charles J. Chaput, el obispo Frank J. Caggiano y el obispo Robert Barron. Dos más fueron elegidos por el mismo papa: el cardenal Blase Cupich y el Cardenal Joseph Tobin, aunque este último pidió no asistir debido a las necesidades de su diócesis por la crisis actual de la Iglesia.

Una respuesta fiel

La preparación del sínodo sobre los jóvenes no ha sido sin controversia. Algunos ministros dijeron que el documento que selló la reunión de los 300 jóvenes adultos daba paso a enseñanzas erróneas ya que este declaraba que había varios jóvenes que querían que la Iglesia cambiara sus enseñanzas relacionadas a la moral.

Katie, quién formó parte de la Reunión pre-sinodal, considera el documento como “una carta sincera de los jóvenes al papa” que muestra la amplia variedad de preguntas y dificultades que los jóvenes están enfrentando alrededor del mundo.

“La prudencia es obviamente necesaria… Esta no es una oportunidad para cambiar la enseñanza de la Iglesia”, dice la predicadora. “Sin embargo, si nos aproximamos al sínodo con una actitud negativa… no estamos dejando lugar para que salga algo bueno de él”.

Además, la joven líder espera que los obispos toquen el tema de la preparación sacramental como un camino a una relación con Jesús y el acompañamiento de los jóvenes en las etapas más importantes de transición en su vida.

Mary cree que un paso importante es que los obispos “reconozcan la realidad del problema: que se necesita un nuevo método de alcance para llegar a los jóvenes” y que “deben enfocarse en cómo podemos apoyar a los jóvenes en los grandes cambios de su vida, como la búsqueda de un trabajo o el discernimiento vocacional”.

Alejandra espera que el sínodo suscite un plan de acción: “Los jóvenes dijeron lo que pensaban. Ahora conocemos sus necesidades, miedos, dificultades y deseos. ¿Qué podemos hacer para llevarlos a un encuentro con Jesucristo? Un plan de acción que fomente y promueva el amor, la paciencia y el cuidado de nuestros jóvenes; un plan de acción que aliente a nuestros jóvenes a ser líderes, a seguir el ejemplo de María y no tener miedo”.

“El futuro de la fe católica les pertenece a aquellos que la generen con su fidelidad, abnegación, su compromiso de traer nueva vida al mundo y educar a sus hijos en la verdad, y su determinación de caminar el ‘camino estrecho’ de Cristo con alegría”, concluye el arzobispo Chaput en su columna. “Que Dios les otorgue a los padres del sínodo del 2018 la gracia y el valor de llevar a los jóvenes en esa dirección”.

Próximamente: Asignaciones oficiales de diáconos permanentes 2020

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A continuación, una lista de todas las nuevas asignaciones permanentes de diáconos para la Arquidiócesis de Denver.

Nuevas asignaciones

Diácono Louis Arambula, relevado de sus deberes en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, y nombrado diácono en la parroquia St. Augustine de Brighton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Robert Cropp, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gordon Hudec, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Charles Lamar, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Pontillo, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono William Senger, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono en la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Patrick Whaley, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono de la parroquia St. Francis de Sales en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Reasignaciones

Diácono Matthew Archer, reasignado diácono en la parroquia St. Joan of Arc en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Arling, reasignado diácono en la parroquia Nativity of Our Lord en Broomfield, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Beck, reasignado diácono en la parroquia del Santuario de Santa Ana en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Geoff Bennett, reasignado diácono en la parroquia Holy Trinity en Westminster, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Bunch, reasignado diácono en la parroquia St. Jude en Lakewood, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Christopher Byrne, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Jesus en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Edward Clements, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Golden, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Colin Coleman, reasignado diácono en la parroquia St. Catherine of Siena en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Roberto Cuevas, reasignado diácono en St. Mary Magdalene en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono James Doyle, reasignado diácono en la parroquia Our Lady of Peace en Silverthorne, y la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Durnford, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Taylor Elder, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Fortunato, reasignado diácono en la parroquia St. Ignatius of Antioch en Rangely, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Grafner, reasignado diácono en la parroquia Christ the King en Evergreen, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Charles Hahn, reasignado diácono en la parroquia Spirit of Christ en Arvada, a partir del 1 de junio de 2020.

Diácono Kevin Heckman, reasignado diácono en la parroquia Blessed Sacrament en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Tim Kelly, reasignado diácono en la parroquia St. Vincent de Paul en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Kilbarger, reasignado diácono en St. Mary en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Kraft, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Robert Lanciotti, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Paul Louderman, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono James Mackin, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Mary en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ernest Martínez, reasignado diácono en la parroquia de Notre Dame en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Michieli, reasignado diácono en la parroquia St. Anthony en Sterling, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Gary Miller, reasignado diácono en la parroquia Guardian Angels en Denver, a partir del 1 de julio de 2020.

Diácono Jim Moat, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of the Snow en Granby y apoyando a la parroquia de St. Anne en Grand Lake, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Morin, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Darell Nepil, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of Lourdes en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gregory Perzinski, reasignado diácono en la Parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Peverley, reasignado diácono en la parroquia St. John XXIII en Ft. Collins, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Chris Pomrening, reasignado diácono en la parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Alan Rastrelli, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Riviera, reasignado diácono en Our Lady of the Valley en Windsor, y St. Mary Parish en Ault, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ronald Roderick, reasignado diácono en la parroquia St. Paul en Idaho Springs, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Frederick Torrez, reasignado diácono en la parroquia St. Mary en Greeley, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Donald Tracy, reasignado diácono en la parroquia St. Rose of Lima en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Patrick Travis, reasignado diácono en la parroquia de St. John the Evangelist en Loveland, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Unger, reasignado diácono en la parroquia Risen Christ en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Don Weiss, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Mark Wolbach, reasignado diácono en Light of the World Parish en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.