Jóvenes y alegres: así son estos futuros santos contemporáneos

Por, Dolors Massot | Aleteia

Sus vidas son atractivas y la Iglesia ha encontrado en ellos signos de una “experiencia 10”, llena de un heroísmo contagioso.

La vitalidad de la Iglesia tiene una manifestación extraordinariamente bella en la vida de los santos que nos propone.

Estos son jóvenes -alguno de ellos adolescente- del siglo XX y XXI, muy próximos a nuestras vidas y a nuestra cultura, y que ya son beatos, venerables o en los comienzos del proceso de canonización.

 

Carlo Acutis (1991-2006)

Es el primer beato de la generación de los millennials. Le gustaba la informática y quiso difundir el amor a Jesús y los milagros eucarísticos a través de internet. Ayudaba a los pobres, muchas veces sin que nadie se diera cuenta de ello.

“Estar unido a Jesús, ese es mi programa de vida”

 

Chiara Corbella (1984-2012)

Joven mamá, vio morir a dos bebés justo después del parto. En el tercer embarazo es diagnosticada de cáncer. Decide entonces no someterse a tratamiento y posponerlo para no perjudicar al bebé. Muere dando la vida por él.

“Todo lo que hagas tendrá sentido si lo haces en función de la vida eterna”

Está en proceso de canonización desde 2018.

Guido Vidal França Schäffer (1974-2008)

Médico brasileño. Amante del surf, se dedicó al voluntariado atendiendo a los pobres. En 2008 ingresa en el seminario y muere unos meses después practicando el surf. Lo llaman «el ángel surfista».

Uno de sus pensamientos es:

“Todas nuestras acciones deben tener como objetivo amar a Dios”.

Está en proceso de canonización desde 2015.

Sandra Sabattini (1961-1984)

Tenía novio cuando murió de accidente de coche a los 23 años: podría ser la primera santa prometida. Estudiaba medicina, hacía voluntariado con los pobres y discapacitados.

Su nivel de compromiso era del cien por cien:

“Hay una inflación de buenos cristianos, cuando el mundo necesita santos”.

Su beatificación estaba agendada para junio de 2020, pero el acto ha quedado pospuesto.

Thérèse Deshade Kapangala (1994-2018)

Iba a ser postulante de las religiosas de la Sagrada Familia. Pocos días antes, al salir de misa se encuentra en un tiroteo entre policía y manifestantes. Intenta proteger a una jovencita y resulta herida de muerte.

“Pronto seré bienaventurada”, le dice a su tío.

Es considerada mártir.

Gianluca Firetti (1994-2015)

Experto agrícola y futbolista. A los 18 años le detectan un tumor en la rodilla. A partir de ahí, se ve a sí mismo como el Cristo Sufriente y repite:

“En el fondo estamos hechos para el Cielo. Para siempre. Para la eternidad.”

Está en proceso de canonización.

Montse Grases (1941-1959)

Joven barcelonesa. Estudiante, apasionada del teatro, del deporte, de la actividad al aire libre, de los amigos. Por amor a Dios lucha por dominar su carácter fuerte. Descubre su vocación al Opus Dei. Se le descubre un sarcoma de Ewing en la pierna y fallece un año después.

Es venerable.

Pier Giorgio Frassati (1901-1925)

Joven de Acción Católica. Dedica mucho tiempo a obras de caridad. Fallece de una poliomielitis aguda, seguramente contraída en las áreas insalubres que visita para atender a los necesitados.

Es beato.

Alexia González-Barros (1971-1985)

Estudia en el colegio de las Teresianas en Madrid. A los 13 años se le localiza un tumor maligno en la columna vertebral que la deja paralizada. Debe ser sometida a muchas operaciones y, a pesar de los esfuerzos médicos, fallece a los 14 años.

En 2018, el Papa Francisco aprobó su Decreto de virtudes heroicas.

Josef Engling (1898-1918).

Era un joven seminarista alemán, seguidor de Schoenstatt. Durante la I Guerra Mundial, se cambió por un padre de familia para subir al camión militar e ir al campo de batalla.

Está en proceso de canonización.

Próximamente: Arzobispo Aquila: Carta sobre la finalización del proceso de revisión independiente y el programa de reparación

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A los fieles de la Arquidiócesis de Denver:

En el verano del 2018, las revelaciones sobre el excardenal Theodore McCarrick y la publicación del informe del gran jurado de Pensilvania iniciaron otra observación extensa de la historia de abuso sexual de menores en la Iglesia Católica de Estados Unidos.

Sé lo desalentador que esto fue para muchos fieles católicos, porque había una sensación de que ya se había abordado este tema, y a pesar de no haber casos actuales, ¿por qué volvió a aparecer en las noticias?

La realidad es que, a pesar de que hemos pasado décadas tomando medidas para asegurarnos de que nuestros niños estén protegidos y que los sobrevivientes de abuso reciban cuidado, el proceso de sanación sigue y el trabajo continúa.

Hoy, al concluir un proceso de revisión y reparación independiente de casi dos años, quiero ofrecer mis pensamientos y reflexiones sobre lo que hemos aprendido y hacia dónde iremos de aquí en adelante.

Cuando entablamos conversaciones con la fiscal general Cynthia Coffman y luego con Phil Weiser sobre cómo juntos podríamos examinar a la Iglesia aquí en Colorado, sometí a nuestra arquidiócesis a un acuerdo estatal para lograr las siguientes tres metas:

  1. Ofrecer un relato transparente de la historia de abuso sexual de menores por parte de sacerdotes en nuestras parroquias, incluyendo una revisión de cómo respondió la arquidiócesis.
  2. Brindar un medio seguro y simple para que los sobrevivientes se presenten y reciban apoyo en su sanación.
  3. Obtener una revisión y crítica exhaustivas de nuestras políticas de prevención y respuesta actuales para asegurarnos de que cumplan con los más altos estándares.

Creo que hemos logrado esos objetivos.

Transparencia

El informe complementario de hoy identificó a cinco sacerdotes diocesanos adicionales con una acusación fundamentada de abuso sexual hacia un menor. Estas acusaciones se recibieron como parte del programa de reparación independiente que invitaba a los sobrevivientes de abuso de cualquier época a presentarse y recibir una compensación de la Iglesia. Se le pidió al perito judicial Robert Troyer que revisara estas acusaciones y se le encargó redactar un informe complementario.

Los sacerdotes identificados hoy, con la fecha del primer abuso, son: P. Kenneth Funk (1959), P. David Kelleher (1962), P. James Moreno (1978), P. Gregory Smith (1971), P. Charles Woodrich (1976).

El informe complementario también identificó acusaciones adicionales contra ocho de los sacerdotes nombrados en el informe inicial para un total de 23 acusaciones fundamentadas recientemente en nuestra arquidiócesis. De ambos informes, nuestra arquidiócesis tuvo un total de 150 incidentes fundamentados cometidos por 27 sacerdotes diocesanos.

Sin embargo, cabe resaltar que las acusaciones fundamentadas adicionales van de acuerdo con el mismo patrón histórico del primer informe, específicamente, que más del 85 por ciento de los incidentes ocurrieron hace más de 40 años durante las décadas de 1950, 1960 y 1970, y ninguno ocurrió en los últimos 20 años. Tampoco hay acusaciones fundamentadas contra ningún sacerdote actualmente activo en ministerio.

Sigue siendo cierto que casi la mitad de los incidentes totales fueron cometidos por un hombre, Harold White, y el 70 por ciento de los incidentes cometidos por cuatro exsacerdotes (White, Abercrombie, Holloway, Hewitt).

No ofrezco excusas por estos pecados del pasado o por la histórica falta de respuesta a las acusaciones contra Harold White y otros, pero el contexto de cuándo el abuso ocurrió es importante.

Si bien no podemos descartar por completo la posibilidad de que haya casos más recientes que no nos hayan sido informados, el incidente más reciente conocido en nuestra Arquidiócesis sigue siendo del año 1999. Aún través de una amplia cobertura de este proceso por parte de los medios, múltiples oportunidades para que los sobrevivientes se presentaran y el trabajo de investigadores independientes, no hemos descubierto ningún abuso fundamentado por parte de nuestros sacerdotes diocesanos en más de 20 años. Además, cualquier persona que participó en el programa de reparación primero tuvo que presentar su acusación a las autoridades policiales. Por lo tanto, tenemos la confianza de que no hay sacerdotes activos en ministerio con acusaciones fundamentadas en su contra.

Como he dicho muchas veces anteriormente, debemos permanecer vigilantes, pero este proceso extenso e independiente debería eliminar cualquier duda o sospecha injusta de nuestros sacerdotes actuales.

Justicia y sanación

Aunque no puedo hablar en nombre de todos los sobrevivientes de abuso, tengo la esperanza de que este proceso les haya ayudado en su proceso de sanación.

Sé que para muchas personas el tener que volver a recordar cualquier aspecto de su abuso fue profundamente doloroso, pero espero que la lista de nombres haya proporcionado una medida de reivindicación al reconocer públicamente los horribles males que fueron cometidos.

Además, espero que el programa independiente de reparación haya proporcionado recursos y compensación valiosos, con un proceso que fue diseñado para proteger la dignidad de los sobrevivientes de abuso al darles el control.

El programa fue completamente confidencial para aquellos que desearon mantenerse en privado, así como no conflictivo, sin deposiciones ni requisitos legales prolongados y realizado completamente de manera independiente de la Iglesia.

Me seguiré reuniendo con cualquier sobreviviente de abuso que lo desee, y aunque estos programas específicos han terminado, seguiremos ofreciendo apoyo a cualquier persona que se presente.

Protegiendo a los niños hoy

Finalmente, un aspecto crítico de este proceso consistió en asegurar que estamos haciendo todo lo posible para proteger a los niños bajo nuestro cuidado.

Comenzando con el arzobispo Stafford en los primeros años de la década de 1990, y continuando con el arzobispo Chaput y un servidor, hemos tomado muchos pasos en los últimos 30 años para asegurar que nuestras parroquias y escuelas sean un lugar seguro para los niños.

Hemos progresado considerablemente, como lo demuestra la disminución significativa de casos, a través de procesos de revisión mejorados, capacitaciones obligatorias sobre la responsabilidad de denuncia y prevención de abusos, y políticas de tolerancia cero en el código de conducta.

Sin embargo, recibir una revisión independiente y a fondo de nuestras políticas de ambiente seguro ha sido una experiencia invaluable.  Las recomendaciones proporcionadas por el perito judicial nos han permitido fortalecer y construir sobre décadas de trabajo, y asegurar que estamos usando las mejores prácticas y que estamos sujetos a los estándares más altos. Nuestros niños no merecen nada menos.

Seguir avanzando

La conclusión de este proceso no significa que nuestro trabajo haya concluido. Como católicos, debemos reafirmar nuestro compromiso a nunca caer en la complacencia, y como Iglesia, que seguiremos apoyando a cualquier sobreviviente que se presente.

Les sobrevivientes de abuso que se han presentado deben saber que sus voces han ayudado a asegurar que la arquidiócesis sea un lugar seguro. Nos hemos esforzado por que nuestras medidas de protección de niños formen parte del tejido de la arquidiócesis y continuaremos trabajando para ser un líder entre todas las organizaciones que sirven a los jóvenes.

Igualmente, agradecemos al fiscal general por alentar a otras organizaciones que sirven a los jóvenes a considerar la revisión y los procesos de reparación que hemos usado como un modelo para abordar asuntos similares. El abuso sexual es un problema presente en toda la sociedad, y estamos listos para compartir nuestra experiencia y asociarnos con cualquiera que busque mejorar sus propios esfuerzos en cuestión de la protección de niños y el apoyo a los sobrevivientes de abuso.

Que la atención dada a nuestro pasado sea una luz que guíe a otros adelante.

Sinceramente suyo en Cristo,

Arzobispo Samuel J. Aquila

Leer la declaración conjunta de los obispos de Colorado

Leer el informe complementario del perito judicial (inglés)

Leer el informe de reconciliación independiente y el programa de reparación de nuestro Comité de Supervisión Independiente (inglés)