98.9 F
Denver
viernes, julio 12, 2024
InicioActualidadLa película Cabrini rinde homenaje a la vida y el legado de...

La película Cabrini rinde homenaje a la vida y el legado de la valiente santa inmigrante

«El mundo es demasiado pequeño para lo que pretendo hacer».

En la nueva película Cabrini, Frances Xavier Cabrini le dice audazmente estas palabras al papa León XIII mientras le solicita al santo padre que le conceda permiso para establecer una red global de orfanatos y organizaciones benéficas a finales del siglo XIX. Ya sea que la verdadera Madre Cabrini haya dicho estas palabras o no, son palabras creíbles y acordes con la misión divina que la Madre Cabrini cumplió durante su vida.

Es uno de los muchos momentos de la película que ejemplifican la increíble vida que llevó esta monja inmigrante italiana. La vida de la Madre Cabrini estuvo marcada por un llamado a servir a los inmigrantes italianos en Estados Unidos que eran tratados como menos humanos por sus conciudadanos en ese momento. La película comienza cuando un joven italiano corre frenéticamente por las calles de Nueva York, empujando a su madre moribunda en una carretilla y pidiendo ayuda a alguien, a cualquiera. Los neoyorquinos bien vestidos lo ignoran, al igual que las engreídas enfermeras de los hospitales. Él, como muchos otros antes que él, queda huérfano, solo en una ciudad llena de gente que lo odia.

Cortesía de Angel Studios

Esta ilustración sirve como un ejemplo de las personas a las que la Madre Cabrini y sus Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús sirvieron durante su vida. La actriz Crisitana Dell’Anna ofrece una actuación magistral como Cabrini, aportando un delicado equilibrio entre valentía y compasión al papel que honra a la santa de la vida real. Si bien la película elige centrarse más en las habilidades empresariales de la Madre Cabrini que en su profunda vida espiritual, no obstante, existe un hilo claramente cristiano que recorre la película y anima lo que sucede en la pantalla.

La Madre Cabrini originalmente buscó ir al este y servir a los pobres y oprimidos en China, pero fue el papa León XIII quien le pidió que fuera al oeste, para servir a sus compañeros inmigrantes italianos en Estados Unidos. Es una historia que sólo Dios mismo podría haber escrito y que se cuenta con la máxima atención a la calidad para la pantalla grande. También es una historia muy oportuna, especialmente ahora que Estados Unidos y el resto del mundo atraviesan una crisis migratoria. En cierto modo, la película plantea indirectamente la pregunta: ¿Quién servirá a los más pequeños, como lo hizo la Madre Cabrini en su tiempo?

Ella y un grupo de hermanas más llegan a Nueva York con unas pocas maletas y se dirigen directamente al punto más vulnerable de la ciudad, Five Points. Se hace amiga de una prostituta, quien, de mala gana, la mete a ella y a sus hermanas de contrabando en una habitación de la casa de su proxeneta para pasar la noche. Este es el tipo de mundo en el que la Madre Cabrini cumplió su llamado misionero; uno lleno de oscuridad, peligro y desesperanza. Y, sin embargo, como muestra la película, ella lleva valientemente la esperanza de Cristo a quienes más desesperadamente la necesitan y cambia la ciudad de adentro hacia afuera, un corazón a la vez.

Cortesía de Angel Studios

A medida que la Madre Cabrini lleva a cabo su misión, encuentra mucha resistencia en el camino, tanto dentro como fuera de la Iglesia. Durante su audiencia con el papa, un cardenal le dice que se quede donde pertenece: la primera de varias referencias al tema de la pertenencia que explora la película. A pesar de sus buenas intenciones, la Madre Cabrini debe lidiar con el hecho de que es una mujer que intenta mover montañas, ya que en aquella época las mujeres eran consideradas ciudadanas de segunda clase incapaces de hacer nada digno de mención. La Madre Cabrini libra una batalla constante contra la jerarquía eclesiástica, el alcalde de Nueva York, los prejuicios de los neoyorquinos y la falta de fondos. Su propia salud también resulta ser un obstáculo, ya que la película hace referencia a una vida de fragilidad y continuas complicaciones de salud que asolaron a la Madre Cabrini a lo largo de sus 67 años de vida. A pesar de todo, su fe y su determinación se mantienen. «Empezad la misión, y los medios llegarán», le dice al papa más adelante en la película.

Como muestra la historia, los medios efectivamente llegaron. Luego estableció la red global de sus sueños y dejó un legado que perdura hasta el día de hoy. Parte de ese legado permanece aquí en Colorado, en el Santuario de la Madre Cabrini, y también cada año en el Día de la Madre Cabrini. Si bien la película no es del todo históricamente precisa y se toma algunas libertades creativas con algunos de los eventos de la vida de la Madre Cabrini, el espíritu de quién era ella y lo que hizo brilla intensamente.

A través de una poderosa narración, una bella fotografía y un impresionante elenco de interpretaciones, Cabrini da vida a la historia de la primera ciudadana estadounidense que se convirtió en santa, nada menos que una inmigrante. Es un retrato convincente de una mujer santa, llena de coraje y de una resistencia férrea, que vivió una misión divina que la impulsó a la santidad.

Cabrini se estrena en cines el 8 de marzo. La película está clasificada como PG-13 por material temático, algo de violencia, lenguaje y tabaquismo.

Para horarios y entradas haz clic aquí.

Aaron Lambert
Aaron Lambert
Aaron Lambert es el editor de Denver Catholic, el medio oficial en inglés de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último