La teología del chocolate

Stargazer Fine Chocolates está en el negocio de la alegría

Aaron Lambert

Mientras un padre y su hija pequeña caminan por la puerta de Stargazer Fine Chocolates, la niña explora con entusiasmo la tienda y señala a los hipopótamos de chocolate y las trufas coloridas, John D’Onofrio observa con una sonrisa y dice: “Esa es mi alegría”.

Karen, la hija de John, es responsable de elaborar a mano las deliciosas golosinas que llenan los estantes de Stargazer Fine Chocolates, pero como dice John, su negocio realmente es el de brindar alegría a la comunidad.

“Lo que realmente creo que hacemos es difundir el sentimiento de comunidad y la alegría”, dijo John.

Stargazer solo ha estado abierto por un año, pero en ese momento, han logrado una gran huella en el vecindario Hale de Denver, principalmente a través de elogios de boca en boca llenos de chocolate. Y el chocolate realmente habla por sí mismo. Lo más dulce, sin embargo, es la historia tan poco probable de cómo llego a formarse Stargazer.

 

¿De la teología al … ¿chocolate?

La familia D’Onofrio son feligreses de la parroquia Christ the King, que es donde comienza la historia de Stargazer. Después de especializarse en Estudios Internacionales en la Universidad de Denver, Karen pasó dos años en el Congo haciendo trabajo misionero con las Hijas de la Caridad Kenoshan. Servir a la gente de África fue una experiencia que le cambió la vida a Karen, pero a su regreso, decidió que quería pasar tiempo en su propia comunidad. Sin embargo, también regresó con un nuevo entusiasmo por la fe y comenzó a obtener una maestría en Teología a través del Augustine Institute.

“La mayoría de los graduados de AI hacen [algo] en la educación religiosa, pero a mí no me interesaba eso”, dijo Karen. “Lo vi más como un título de vida, saber más sobre mi fe me ayudaría en la vida”.

Karen se graduó de la Augustine Institute en 2015 y se encontró con otra encrucijada en su vida. ¿Qué sería lo siguiente? Tal como sucedió, su vida daría un giro inesperado, uno que ni ella, ni su padre ni ninguno de sus familiares habrían adivinado, pero ha sido una bendición desde el principio.

Comenzó con un chocolatero al que había ido la familia D’Onofrio durante años. John se había hecho amigo de él a lo largo de los años y, tras su retiro, consideraron hacerse cargo de su tienda. Si bien eso no terminó pasando, Karen, recién salida de la Augustine Institute con un título en teología y sin saber qué hacer, se dedicó a instruirse con el chocolatero familiar y aprendió cómo hacer chocolate. Mientras John y su esposa, Norene, inicialmente se preguntaban por qué Karen había pasado todo ese tiempo estudiando teología para comenzar a hacer chocolate, vieron lo feliz que la hacía.

“Cada vez que iba a la tienda de chocolates y la veía trabajar en la parte de atrás, tenía una sonrisa”, recordó John. “Eso fue lo más importante para mí”.

Después de sumergirse en todo lo relacionado con el chocolate y aprender todo lo que había que saber, Karen se convirtió en una maestra chocolatera. Luego vino la parte divertida: hacer chocolate.

“Me instalé en el comedor y me puse a trabajar”, dijo. La primera iteracción de lo que se convertiría en Stargazer comenzó repartiendo los chocolates a amigos y familiares. Eventualmente, decidieron “ir por ellos” como a un negocio normal.

Después de mudarse temporalmente a una comisaria en Montbello, el padre Daniel Leonard, quien era párroco de Christ the King, ofreció la cocina de la parroquia como el nuevo espacio de trabajo de Karen. John, que tiene experiencia como abogado, saltó a través de arduos obstáculos para conseguir que la cocina de Cristo Rey tuviera las licencias adecuadas para poder vender.

Mientras Stargazer trabajaba en la parroquia Christ the King, John recuerda con afecto que los niños de allí lo llamaban Willy Wonka debido a todo el chocolate que siempre llevaba consigo. Desde el principio, una parte clave de Stargazer ha sido retribuir a la comunidad, y esto comenzó en la parroquia.

“Comenzamos a hacer nuestro chocolate allí”, dijo John. “Teníamos ventas en el salón de la iglesia después de ciertas Misas. Dimos todas nuestras ganancias de esas ventas a la escuela”.

 

Un asunto de familia
Después de crecer de manera constante y controlar la producción, llegó el momento de que Stargazer encontrara un hogar. Ubicado en 700 Colorado Blvd., al lado de Snooze y frente a Trader Joe’s, Stargazer ofrece sabrosas golosinas para que todos disfruten, y ha agregado una selección de bebidas calientes como café y, por supuesto, chocolate caliente, a su menú. Incluso pueden crear barras de chocolate personalizadas con logotipos corporativos y otros elementos, lo que han hecho anteriormente para el Seminario Teológico St. John Vianney.

Stargazer ha operado como un negocio de familia desde el principio. John se encarga de la parte comercial y del mercadeo; el hermano de Karen, Tim, es el ayudante de chocolatería de la tienda, y la madre de Karen, Norene, se encarga de todo lo demás.

“Sin [mi madre], nos derrumbaríamos”, dijo Karen. “Ella empaca casi todo, encuentra las cajas que necesitamos … cualquier cosa que necesitemos, ella se encargará”.

El nombre Stargazer proviene de stargazer lily (lirio), que la mayoría de los católicos saben que es una alusión a San José, el santo patrón del trabajador. Incluso tienen una imagen de San José colgada en la pared de su tienda.

“También nos gusta mucho el nombre Stargazer porque es soñador, romántico y [es] chocolate”, dijo Karen. “[El nombre] encajaba con todo el sentimiento de lo que buscábamos”.

No encontrarás Wi-Fi gratis ni una ventana de auto servicio en Stargazer. Lo que encontrarás es un ambiente acogedor y amistoso que invita a la conversación cara a cara, el compañerismo y, por supuesto, la oportunidad de disfrutar de un delicioso chocolate.

Karen insiste en que su trasfondo teológico y su comprensión de la fe son útiles cuando prepara los chocolates. De hecho, desde una perspectiva espiritual, hay mucho más en el chocolate de lo que las personas se dan cuenta, dice ella.

“Trato de hacer que mis chocolates sean hermosos y ofrecer esa belleza al mundo también es algo que está arraigado en mi fe: hacer algo que se vea hermoso y tenga un sabor hermoso que pueda brindarte alegría”, dijo. “Creo que el chocolate es realmente algo que tiene un valor teológico porque crece en el árbol de cacao y es muy diferente. Los seres humanos tenemos que involucrar a nuestro intelecto que Dios nos dio para descubrir cómo hacer chocolate con el grano de cacao”.

Estos guiños al catolicismo, aunque sean sutiles, son intencionales por parte de Stargazer, aunque Karen bromea sobre tener un “personal teológicamente competente”. La fe de la familia D’Onofrio no es solo el fundamento de cómo tratan a otras personas; Es el corazón de cómo manejan su negocio. John recordó haber invitado a una mujer mayor que esperaba por una mesa en Snooze para que entrara a la tienda a tomar asiento. Cuando la mujer comentó que no iba a comprar nada, John dijo que no le había pedido que lo hiciera. Él simplemente le pidió que se sentara.

“Es así de simple”, dijo. “No tienes que ver muy lejos para ser un buen cristiano o un buen católico. Las oportunidades abundan”.

La simplicidad es todo para Karen, John y el resto de la familia D’Onofrio, ya que quieren que Stargazer sea conocido como un negocio que simplemente aporta alegría a la comunidad.

“Es un negocio tan feliz”, dijo Karen. “Es alegre”.

Próximamente: Descubriendo a Dios en todas las cosas

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por, obispo Robert Barrón.

Sin duda alguna, existe un énfasis dentro de la tradición bíblica de que Dios es radicalmente otro:

“Cierto, tú eres un Dios oculto, el Dios de Israel, salvador” (Isaías 45:15) y “Pero mi rostro no podrás verlo, porque nadie puede verme y segur con vida (Éxodo 33:20)”.  Esto habla sobre el hecho de que el que creó el universo entero de la nada, no puede ser él mismo, un elemento dentro del universo, uno junto a los demás.

Pero al mismo tiempo, las Escrituras también atestiguan la omnipresencia de Dios: “Se propaga decidida de uno al otro confín y gobierna todo con acierto (Sabiduría 8:1) y “¿A dónde iré lejos de tu espíritu, a donde podré huir de tu presencia? Si subo hasta el cielo, allí estas tú, si me acuesto en el Seol, allí estas.  Si me remonto con las alas de la aurora, si me instalo en los confines del mar, también allí tu mano me conduce, también allí me alcanza tu diestra (Salmo 139: 7-12).

Esto habla del hecho de que Dios sostiene el universo en existencia de un momento a otro, de la misma manera que un cantante sostiene una canción.

Quizás lo que es la característica definitoria de la espiritualidad asociada con San Ignacio de Loyola- “encontrar a Dios en todas las cosas”- fluye de este segundo gran énfasis bíblico.  A pesar de su trascendencia, Dios no debe considerarse distante en ningún sentido convención de termino, ciertamente no en la forma deísta.  Más bien, como lo enseñó Tomás de Aquino, Dios está en todas las cosas “por esencia, presencia y poder”. Y ten en cuneta que, dado que Dios está dotado de intelecto, voluntad y libertad, nunca esta tontamente presente, sino siempre personal e intencionalmente presente ofreciéndonos algo de si mismo.  Por lo tanto, la búsqueda de Dios puede comenzar aquí, ahora mismo, con lo que este a la mano.

Una de las preguntas en el antiguo Catecismo de Baltimore era “¿Dónde está Dios?”.  La respuesta correcta fue “en todas partes”.  Una vez que la verdad se hunde, nuestras vidas cambian irrevocablemente cada persona, cada evento, cada pena, cada encuentro se convierte en una oportunidad de comunión con Dios.

El maestro espiritual jesuita del sigo XVII, Jean-Pierr de Caussade, expresó la misma idea cuando dijo que todo lo que sucede es directa o indirectamente, la voluntad de Dios. Una vez más, es imposible aceptar la verdad de esta declaración y seguir siendo la misma persona que eras antes.  Este tipo de bendiciones de “todas las cosas” funciona como punto de partida para la espiritualidad de Ignacio.

He tenido a Ignacio mucho en mi mente, ya que estoy en Europa filmando un documental sobre su vida y sus enseñanzas para mi serie, “Pivotal Players”.  En el largo vuelo de Los Ángeles a Roma, tuve la oportunidad de promulgar el principio que acabo de describir.  Desde que era niño, me han encantado los mapas, por lo tanto, cuando me encuentro en un largo viaje en avión paso mucho tiempo en el mapa del vuelo que rastrea la ubicación del avión frente a los puntos de referencia de la tierra.

Había leído y visto algunos videos durante la primera parte del vuelo, y luego me dormí la mayor parte del tiempo que estábamos sobre el Atlántico, pero cuando desperté, comencé a estudiar el mapa con gran interés. Estábamos pasando justo al norte de Irlanda, y pude ver claramente las indicaciones para Dublín, donde nació el padre de mi madre, y para Waterford, donde nació el abuelo de mi padre. Comencé a pensar en estos hombres, ninguno a los cuales conocí, que tenían una fe católica, la cual llegó a mi madre y a mi padre y finalmente a mí, como pura gracia.

A medida que el avión continuaba su viaje a través de la pantalla, Francia apareció en el mapa y vi el gran nombre de “Paris”. De repente, un montón de recuerdos inundaron mi mente: mi habitación simple en la Casa de Redentorista en el boulevard Montparnasse, Notre Dame, donde solía dar recorridos a los visitantes de habla inglesa, el Institut Catholique donde hice mis estudios de doctorado, mis amigos, maestros y colegas parisinos que me acompañaron durante esos tres años, la belleza de Paris en un día lluvioso. Y todo eso, lo sabía, era gracia de Dios, un regalo puro.

Luego vi que nos estábamos acercando a los Alpes, así que abrí la pantalla de la ventana y miré hacia las montanas nevadas que brillaban al sol.

¿Cómo podría no apreciar esta vista que incontables generaciones de seres humanos ni siquiera hubieran imaginado posible como un regalo esplendido?

En pocas palabras, el simple estudio de un mapa de vuelo hacia el final de un tedioso viaje se convirtió en una maravillosa ocasión de gracia.  Me pregunto si encontraríamos ese tipo de experiencias menos insólitas, reflexionaríamos sobre el hecho de que Dios quiere compartir positivamente su vida con nosotros, quiere comunicarse con nosotros. Quizás el problema es que pensamos en Dios de una manera deísta y lo olvidamos en un lugar de trascendencia irrelevante.  Entonces la carga espiritual recae sobre nosotros, encontrar alguna forma de escalar la montaña sagrada o lo suficiente como para impresionar a un exigente señor moral.

¿Qué pasa si aceptamos la noción profundamente bíblica de que Dios siempre nos esta buscando ocupada y apasionadamente, siempre tratando de encontrar formas de honrarnos con su amor? ¿Qué pasa si aceptamos alegremente la verdad de que Dios puede ser encontrado como lo enseñó Ignacio, en todas las cosas?

 

Traducido y adaptado del original en inglés por Rocio Madera.