Lleva a Cristo contigo a las urnas el día de las elecciones

Aaron Lambert

A medida que se acerca el día de las elecciones, los votantes de Colorado se preparan para lo que seguramente será un momento crucial en el futuro político del estado.

Como mostraron las elecciones presidenciales del 2016, Colorado es un estado azul [demócrata] lo que significa que los republicanos han estado trabajado muy duro para regresar al estado a la derecha. Con Jared Polis en el lado Demócrata y Walker Stapleton en el lado Republicano como favoritos -para ser el sucesor de John Hickenlooper, el actual gobernador del Colorado-, este voto será crucial.

La Iglesia Católica no les dice a los feligreses por qué candidato votar. Es responsabilidad de cada persona educarse y saber más sobre cada candidato, sus creencias, los valores que defienden y a qué tipo de legislaciones apoyan o a cuáles se oponen. Antes de las elecciones presidenciales de 2016, el arzobispo Samuel J. Aquila escribió una columna titulada “Votando como católico” que contenía información importante sobre los temas que los católicos deben tomar en cuenta al salir a las urnas. La guía que él escribió en ese entonces es también relevante para las próximas elecciones. “Esta es la guía más importante que puedo ofrecer”, escribió. “Permitan que sea su encuentro personal con Cristo y la Iglesia los que guíen sus decisiones políticas. Y digo esto porque creemos que esta verdad sobre nosotros mismos y el mundo en que vivimos es revelada en y a través de Él. Nuestra sociedad sufre y ha sufrido desde hace tiempo porque muy pocas personas viven una vida íntegra en la que no se vea dividido ‘lo personal’ de ‘lo público’”.

Aunque los temas de las elecciones estatales difieran de las del año pasado, se aplica el mismo principio. Los católicos deben considerar las enseñanzas de Cristo y de su Iglesia al momento de votar. El arzobispo Aquila brinda tres consejos:

“[Primero], ver quién está formando tu conciencia”. escribió. “¿Es tu encuentro personal con Jesucristo y la Iglesia, -la voz de Dios que no puede contradecir la verdad o la revelación-, o la ideología de algún partido político?” “Segundo, mira cómo has influenciado en la sociedad. ¿Como has buscado el bien común y los valores del Evangelio, especialmente al servir a los pobres, los necesitados, los no nacidos y los moribundos? Por último, les imploró a los feligreses a que “vean como cada una de las plataformas políticas apoya la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural, la libertad de religión y la libertad de conciencia, la familia y los pobres”.

Es una tentación para los católicos alinearse con el partido Republicano, ya que generalmente promueven valores y políticas que tienden a estar más en línea con las enseñanzas de la Iglesia. Sin embargo, el arzobispo Aquila destacó que ser un fiel seguidor de Cristo no es un acto partidista, y que uno no debe pensar en su papel en el proceso democrático en esos términos.

“Si tú vives tu fe católica no podrás estar completamente alineado con ningún partido político, lo cual está bien”, indicó el Prelado.

En lo que respecta a temas específicos, quedará a conciencia de la persona cómo votar. Sin embargo, el arzobispo Aquila enfatizó que cuando se trata de defender la dignidad de la vida, mientras que “hay algunos temas que los cristianos pueden debatir legítimamente, como cuáles son las políticas más efectivas para cuidar a los pobres, cada seguidor de Jesucristo debe oponerse en todo momento al asesinato directo de seres humanos inocentes”.

 

“No hay excepciones legítimas a esta enseñanza”, subrayó.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.

Próximamente: Torneo arquidiocesano de futbol crea comunidad a través del deporte

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El buen ambiente y el olor a carne a la parrilla no faltaron el sábado pasado, cuando con pasión y entrega, jóvenes de diferentes parroquias de la Arquidiócesis de Denver disputaron la final del torneo de futbol para hombres y mujeres, organizado por la Pastoral Juvenil.

(Fotos provistas)

“Aunque fue un torneo muy competitivo, puedo decir que los jóvenes demostraron valores cristianos dentro y fuera del campo”, dijo Alejandra Bravo, coordinadora de la Pastoral Juvenil Hispana de la Arquidiócesis de Denver, señalando cómo el deporte y la fe pueden unirse sanamente y crear comunidad.

El torneo, que contó con la participación de seis equipos de jóvenes adolescentes y jóvenes adultos, acompañados también por dos seminaristas y un sacerdote -el padre José Anibal Chicas de Sacred Heart of Jesus en Boulder-, comenzó el 15 de junio y culminó con la gran final el pasado 13 de julio en Casey Middle School en Boulder.

La final se disputó entre el equipo de jóvenes adultos de Queen of Peace y el equipo “APS”, compuesto por jóvenes adolescentes y adultos de las parroquias Annunciation, Ascension, Presentation of Our Lady, St. Helena, St. Therese y dos seminaristas.

Tras un partido intenso que duró en empate a cero hasta casi el último minuto, el equipo “APS” se coronó campeón por la mínima diferencia.

El grupo de jóvenes adultos de Queen of Peace quedó en segundo lugar y los jóvenes adolescentes de la parroquia Sacred Heart of Jesus en Boulder se llevaron el tercero, seguidos por los jóvenes adolescentes de Ascension y los jóvenes adultos de Our Lady Mother of the Church y de Ascension.

También las porras formaron parte de la competencia y, gracias a su entusiasmo y apoyo, la porra de Our Lady Mother of the Church fue nombrada la mejor.

“Demostraron valores cristianos: apoyaron a jugadores de otros equipos cuando se lastimaban, les echaban porra a todos, fueron comprometidos y nunca faltaron a ningún partido”, aseguró Alejandra.

El premio a la porra más atrevida se otorgó a la porra de Queen of Peace, y la porra más universal fue la de los jóvenes adolescentes de Ascension.

El reconocimiento al mejor portero de la competencia se lo llevó Emily del equipo de jóvenes adolescentes de Ascension, siendo la única mujer que jugó en dicha posición.

“Puedo decir que me siento muy orgullosa de este evento pues fue un evento que fomentó la comunidad y amistad entre los jóvenes”, Alejandra concluyó.

“Las familias de los jóvenes y los párrocos de Sacred Heart se hicieron presentes y brindaron apoyo y ánimo a los jóvenes. Este torneo unió a las familias y aunque veníamos de diferentes parroquias, fuimos una sola Iglesia”.