Lleva a Cristo contigo a las urnas el día de las elecciones

Aaron Lambert

A medida que se acerca el día de las elecciones, los votantes de Colorado se preparan para lo que seguramente será un momento crucial en el futuro político del estado.

Como mostraron las elecciones presidenciales del 2016, Colorado es un estado azul [demócrata] lo que significa que los republicanos han estado trabajado muy duro para regresar al estado a la derecha. Con Jared Polis en el lado Demócrata y Walker Stapleton en el lado Republicano como favoritos -para ser el sucesor de John Hickenlooper, el actual gobernador del Colorado-, este voto será crucial.

La Iglesia Católica no les dice a los feligreses por qué candidato votar. Es responsabilidad de cada persona educarse y saber más sobre cada candidato, sus creencias, los valores que defienden y a qué tipo de legislaciones apoyan o a cuáles se oponen. Antes de las elecciones presidenciales de 2016, el arzobispo Samuel J. Aquila escribió una columna titulada “Votando como católico” que contenía información importante sobre los temas que los católicos deben tomar en cuenta al salir a las urnas. La guía que él escribió en ese entonces es también relevante para las próximas elecciones. “Esta es la guía más importante que puedo ofrecer”, escribió. “Permitan que sea su encuentro personal con Cristo y la Iglesia los que guíen sus decisiones políticas. Y digo esto porque creemos que esta verdad sobre nosotros mismos y el mundo en que vivimos es revelada en y a través de Él. Nuestra sociedad sufre y ha sufrido desde hace tiempo porque muy pocas personas viven una vida íntegra en la que no se vea dividido ‘lo personal’ de ‘lo público’”.

Aunque los temas de las elecciones estatales difieran de las del año pasado, se aplica el mismo principio. Los católicos deben considerar las enseñanzas de Cristo y de su Iglesia al momento de votar. El arzobispo Aquila brinda tres consejos:

“[Primero], ver quién está formando tu conciencia”. escribió. “¿Es tu encuentro personal con Jesucristo y la Iglesia, -la voz de Dios que no puede contradecir la verdad o la revelación-, o la ideología de algún partido político?” “Segundo, mira cómo has influenciado en la sociedad. ¿Como has buscado el bien común y los valores del Evangelio, especialmente al servir a los pobres, los necesitados, los no nacidos y los moribundos? Por último, les imploró a los feligreses a que “vean como cada una de las plataformas políticas apoya la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural, la libertad de religión y la libertad de conciencia, la familia y los pobres”.

Es una tentación para los católicos alinearse con el partido Republicano, ya que generalmente promueven valores y políticas que tienden a estar más en línea con las enseñanzas de la Iglesia. Sin embargo, el arzobispo Aquila destacó que ser un fiel seguidor de Cristo no es un acto partidista, y que uno no debe pensar en su papel en el proceso democrático en esos términos.

“Si tú vives tu fe católica no podrás estar completamente alineado con ningún partido político, lo cual está bien”, indicó el Prelado.

En lo que respecta a temas específicos, quedará a conciencia de la persona cómo votar. Sin embargo, el arzobispo Aquila enfatizó que cuando se trata de defender la dignidad de la vida, mientras que “hay algunos temas que los cristianos pueden debatir legítimamente, como cuáles son las políticas más efectivas para cuidar a los pobres, cada seguidor de Jesucristo debe oponerse en todo momento al asesinato directo de seres humanos inocentes”.

 

“No hay excepciones legítimas a esta enseñanza”, subrayó.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.