Papa Francisco cumple 80 años

Escritor Invitado

Como reconocimiento al Papa Francisco y en homenaje por su vida, les hemos preparado esta biografía.

Jorge Mario Bergoglio nació en Buenos Aires, Argentina el 17 de diciembre de 1936. Sus padres eran inmigrantes de Piemonte, Italia. Se diplomó como técnico químico, y luego descubrió su llamado a ser sacerdote e ingresó al seminario diocesano de Villa Devoto. El 11 de marzo de 1958 pasó al noviciado de la Compañía de Jesús. El 13 de diciembre de 1969 recibió la ordenación sacerdotal de manos del arzobispo Ramón José Castellano y en 1973 emitió su profesión perpetua en la Compañía de Jesús. El 20 de mayo de 1992 el Papa Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de Buenos Aires y fue ordenado obispo el 27 de junio del mismo año de manos del cardenal Antonio Quarracino, arzobispo de la capital argentina. En 1997 fue nombrado arzobispo coadjutor de Buenos Aires y al año siguiente sucedió al cardenal Quarracino como arzobispo de la capital argentina y primado de este país. El 21 de febrero de 2001 el Papa Juan Pablo II lo crea cardenal.

Fue presidente de la Conferencia Episcopal Argentina durante dos períodos y en diciembre de 2011, al cumplir 75 años de edad, presentó su renuncia al cargo de arzobispo por límite de edad, pero el Papa Benedicto XVI no la aceptó.

Bergoglio fue conocido en su país por llevar una vida muy austera. Vivía solo en un departamento sencillo y fue un enérgico defensor de los argentinos durante la crisis económica y social que en el año 2001 derivó en la renuncia del entonces presidente Fernando de la Rúa.

Su proyecto como arzobispo de Buenos Aires se basó en cuatro pilares: comunidades abiertas y fraternas; protagonismo de un laicado consciente; evangelización dirigida a cada habitante de la ciudad; asistencia a los pobres y a los enfermos.

En abril de 2005, participó en el cónclave en el que fue elegido pontífice Benedicto XVI.

Fue elegido Papa el 13 de marzo de 2013 tras la renuncia de Benedicto XVI convirtiéndose en el primer Pontífice proveniente de América Latina. Hasta el momento ha escrito las encíclicas Lumen Fidei y Laudato Si. También las exhortaciones apostólicas Evangelii Gaudium y Amoris Laetitia. Ha convocado al Sínodo extraordinario de la Familia que se realizó en los años 2014 y 2015 y al Sínodo sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional que se realizará en el 2017. Convocó al Año de la Vida consagrada en el 2015 y al Año de la Misericordia en el 2016. Tras finalizar este último, publicó la carta apostólica Misericordia et misera en la que, entre otras medidas, dijo que cualquier sacerdote podía absolver el pecado del aborto y que este no estaba reservado solo a los obispos.

Se ha caracterizado por su estilo sencillo y austero. Su mensaje principal se ha centrado en el tema de la misericordia y en la necesidad de una Iglesia de puertas abiertas. Al ser elegido papa decidió continuar viviendo en la residencia de Santa Marta para tener más contacto con los sacerdotes y obispos que se hospedan en este lugar y renunció a vivir en el tradicional apartamento pontificio.

Es autor de los libros Meditaciones para religiosos (1982), Reflexiones sobre la vida apostólica (1986) y Reflexiones de esperanza (1992).

Fuente: www.vatican.va

 

 

Próximamente: El contexto para cubrir la crisis de la Iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Mark Haas

La Iglesia católica ha reducido el número de supuestas acusaciones de abuso sexual de menores en un 95 por ciento.

Si solo algo se te queda de este artículo, que sea que desde la peor década de la Iglesia en 1970, los datos reportados muestran un descenso en las acusaciones de un 95 por ciento en la década del 2000, y 98 por ciento en la del 2010 (fuente: : CARA/Georgetown).

Ahora, obviamente, incluso una nueva instancia ya es demasiado, pero en base a mi experiencia como director de relaciones públicas de la Arquidiócesis de Denver, he visto cómo la cobertura en los medios pueden llevar a la gente a creer que las condiciones actuales de la Iglesia católica no han cambiado. Como periodista, se cómo a los medios de comunicación les gusta enfatizar “nuevos detalles”, o “nuevo reporte”, o “nuevas acusaciones”, que pueden ser verdad, pero los últimos meses ha sido mayormente “nueva información “sobre casos de hace 25 o 50 años.

Entonces, ¿cómo separamos el pasado del presente? No deseamos cerrar la puerta al pasado, pero también queremos que la gente sepa que pueden tener confianza en la Arquidiócesis de Denver en el 2018.

Uno de los desafíos al que nos enfrentamos al asegurarnos que nuestra historia sea entendida correctamente es que muchas personas ven las noticias de una manera muy superficial.

Una encuesta reciente realizada por Colorado Media Project encontró que el 59 por ciento de las personas solo lee los titulares o los resúmenes de la cobertura de noticias. (Por eso por lo que me aseguré de poner la información más importante en la primera línea de este articulo).

Lo que he visto es que cuando los medios de comunicación aquí en Denver sacan una historia: “Ex – sacerdote de Colorado implicado en el reporte de abuso a menores de Pennsylvania”, muchas de las personas que ven el titular en las redes sociales no se dan cuenta que el sacerdote estuvo aquí solo por siete meses en 1983 y que la Arquidiócesis de Denver no ha tenido reportes de mala conducta antes, durante o después de su corta visita. Todo lo que ven es un informe negativa de la Iglesia católica.

Hablando del reporte del Gran Jurado de Pennsylvania, creo que la mayoría de las personas han visto o escuchado que contiene “300 sacerdotes y 1.000 víctimas”, pero ¿cuántas de las cadenas noticiosas se tomaron el tiempo para mencionar que solo el 3 por ciento de esos supuestos incidentes ocurrieron desde el 2002? Si estás preocupado por saber si la Iglesia católica es un lugar seguro para tus hijos en el 2018, sería interesante para ti saber que más maestros de las escuelas de Pennsylvania perdieron sus licencias en el 2017 por conductas sexuales indebidas (42), que el total de las acusaciones en la Iglesia católica de los Estados Unidos entre el 2015 y el 2017 (22). Son 42 maestros en un estado en un año, en comparación a 22 acusaciones en todo el país en tres años. Voy a detenerme aquí y reconocer que no todo es perfecto en la Iglesia católica. Aún hay casos de abuso sexual a menores que desconocemos, y aún tenemos esas pocas acusaciones nuevas. Si bien hemos hecho grandes mejoras, debemos continuar buscando formas de ser mejores, más responsables y más transparentes, para que los mismos problemas no se repitan.

También debemos mostrar la mayor compasión por los sobrevivientes y continuar ofreciendo nuestra ayuda en su recuperación continua.

Sabiendo que estos eventos han sido experiencias devastadoras para las personas, es difícil tener una discusión que analice el tema en términos de estadísticas, patrones y análisis de datos. Tampoco es correcto argumentar que esto es solo un problema de la sociedad, y que otros son mucho peores que nosotros. Admito que he hecho ambas cosas en esta columna, porque en última instancia creo que el contexto es importante.

Debemos mostrar como Iglesia a cualquier víctima y a sus familias nuestro compromiso continuo en abordar el problema. Y creo que se lo debo a muchos sacerdotes maravillosos de nuestra arquidiócesis, para defenderlos, para que no sean presentados como parte de los problemas del pasado.

Piénselo de esta manera: si tomáramos otra crisis que está plagando a Estados Unidos (violencia con armas de fuego, adicción a los opioides, obesidad) y alguien encontró la manera de reducir uno de estos problemas en un 95 por ciento, ¿no valdría la pena hablar de eso?

De hecho, ¿no sería ese el titular que vería el 59 por ciento de los lectores de titulares?

 Traducido del original en ingles por Mavi Barraza