¿Quiénes son los nuevos beatos mártires de Argelia?

Carmen Elena Villa

El 8 de diciembre fueron beatificados 19 mártires asesinados en Argelia, asesinados entre 1993 y 1996. Entre ellos están siete monjes de Tibhirine, secuestrados y asesinados en la primavera de 1996, así como Mons. Pierre Claverie, antiguo obispo de Orán.

En Argelia el 99 por ciento de la población es musulmana sunita y el uno por ciento restante se divide entre judíos y cristianos. Allí, en la zona del Atlas, en Tibhirine, cerca de la ciudad de Medea, se encontraba un monasterio en el que vivían ocho monjes benedictinos trapenses y un hermano más que estaba de visita.

Venían de Francia y en 1996 fueron asesinados de manos de los grupos terroristas asociados con la Guerra Civil Argelina.

Algunos llevaban allí hasta más de 40 años dedicados a la oración, el trabajo en el campo, la ayuda a los más necesitados y el cuidado a los enfermos.

Así, el monasterio era una especie de centro de salud donde acudía cualquier tipo de persona sin importar sus ideas religiosas. Con este gesto lo monjes buscaban la convivencia entre cristianos y musulmanes.

Pero este territorio comenzó a ser un peligroso corredor de grupos terroristas y en 1995 invadieron el monasterio.

A partir de ahí los religiosos se preguntaban si quedarse y permanecer junto con los habitantes de Tibhirine con quienes había un fuerte lazo de amistad. Pero corrían el riesgo de ser asesinados por el odio racial y religioso.

La película francesa “De dioses y hombres” (2010 y merecedora del gran premio de jurado en el Festival de Cannes) cuenta cómo transcurría la vida en este monasterio y narra la disyuntiva a la que se ven sometidos estos hombres que no querían dejar su misión pero que, a la par temían perder su vida.

Después de momentos de diálogo y oración decidieron de manera unánime quedarse. El amor a los lugareños les fue más fuerte que la protección de su propia vida.  En marzo de 1996 siete monjes fueron secuestrados y dos se salvaron (Jean Pierre yAmédée, quien falleció en 2008) porque los terroristas no los encontraron.

Los secuestradores pidieron a Francia un canje: ellos dejarían en libertad a los monjes mientras que este país abogaría por la liberación de varios terroristas. Francia se negó. Así el 21 de mayo los siete monjes fueron asesinados y después de nueve días se encontraron sus cuerpos sin vida en una zona desolada de Medea. Los hermanos Christian, Christophe, Michel, Célestin, Luc, Bruno y Paul se convirtieron en nuevos mártires de esta reglón.

“Todos los hombres de alrededor del monasterio vinieron. Ellos enterraron a los hermanos. La población civil llevó los ataúdes a las tumbas, y cada uno echó un puñado de tierra. Al final todos nos abrazamos”, contó el hoy, único sobreviviente de esta masacre, el anciano Jean Pierre Schumacher, en entrevista con el periódico El Mundo de España.

Estos mártires trapenses han dado con su vida una lección llena de amor que sobrepasa los límites de la vida misma, y de perdón a quienes son capaces de silenciar con un rifle a aquellas personas cuyo único pecado es propiciar que la hermandad subsane las absurdas diferencias religiosas. El perdón es “una mariposa frágil que, con el batir de sus alas, puede provocar una reacción en el otro extremo del mundo”, dijo el hermano Jean Pierre al portal Periodista digital.
Publicado originalmente en elcolombiano.com

Foto tomada de internet

Próximamente: Obispos de Estados Unidos: Cierre del programa de refugiados es “preocupante”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: ACI Prensa

El presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. Joe S. Vásquez, calificó de “preocupante” si son ciertos los recientes informes sobre grandes recortes a los programas de reubicación y asilo de refugiados en el país.

El medio Politico.com informó que el Gobierno de turno estaba considerando recortar el límite anual de refugiados para el 2020 a “cero” o a números muy reducidos, es decir, entre 10 mil y 3 mil personas. Esto representa el número total de refugiados que podrían ingresar a los Estados Unidos en el próximo año fiscal.

“Este informe reciente, si es cierto, es preocupante y está en contra de los principios que tenemos como nación y como pueblo, y tiene el potencial de terminar por completo el programa de reubicación de refugiados”, dijo el 19 de julio Mons. Vásquez.

Los informes fueron filtrados a Politico.com por tres individuos cercanos a las recientes reuniones de los funcionarios de seguridad.

Estas cifras representarían una disminución dramática con respecto al límite del 2019: de 30 mil refugiados. En 2018, el límite fue de 45 mil y en 2017 fue de 50, mil. De acuerdo con los datos del Instituto de Políticas de Migración, reportados por el Washington Post, antes de la presidencia de Donald Trump, el límite de inmigración generalmente se estableció, desde la década de 1990, entre 70, mil y 80 mil.

Mons. Vásquez dijo que estaba preocupado por los informes de recortes cuando “el mundo está en medio de la mayor crisis de desplazamiento humanitario en casi un siglo”.

“Me opongo firmemente a cualquier otra reducción del programa de reubicación de refugiados. Ofrecer refugio a aquellos que huyen de la persecución religiosa y de otro tipo ha sido la piedra angular de lo que hizo a este país un lugar fantástico y de bienvenida. La eliminación del programa de reubicación de refugiados los deja en peligro y mantiene a sus familias separadas en los continentes”, sostuvo el Prelado.

El también Arzobispo de Austin señaló que los refugiados ya se someten a un intenso proceso de investigación que a menudo dura entre un año y medio a dos años, e incluye entrevistas extensas y verificación de antecedentes.

“Muchos de estos refugiados tienen vínculos familiares aquí y rápidamente comienzan a trabajar para reconstruir sus vidas y enriquecer sus comunidades”, agregó.

“Como dijo el Papa Francisco, debemos trabajar por la ‘globalización de la solidaridad’ con los refugiados, no por una globalización de la indiferencia. En lugar de cerrar el programa, deberíamos trabajar para restaurar el programa a sus normas históricas de una meta anual de reubicación de 95 mil”, concluyó Vásquez.

A principios de este mes, el Gobierno publicó un nuevo reglamento para los solicitantes de asilo, que establece estos deben probar que también buscaron protección en al menos otro país antes de llegar a Estados Unidos.

La medida, filtrada a Politico.com, parece estar dirigida a la ola de migrantes de los países de América Central, que pasan por México para llegar a la frontera de Estados Unidos.

Trump ha convertido el aumento de las restricciones y regulaciones de inmigración en la piedra angular de su campaña de reelección presidencial de 2020.

El tope final para el número refugiados del año fiscal 2020 se anunciará en septiembre.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA

Foto de David Ramos | CNA