¿Quiénes son los nuevos beatos mártires de Argelia?

Carmen Elena Villa

El 8 de diciembre fueron beatificados 19 mártires asesinados en Argelia, asesinados entre 1993 y 1996. Entre ellos están siete monjes de Tibhirine, secuestrados y asesinados en la primavera de 1996, así como Mons. Pierre Claverie, antiguo obispo de Orán.

En Argelia el 99 por ciento de la población es musulmana sunita y el uno por ciento restante se divide entre judíos y cristianos. Allí, en la zona del Atlas, en Tibhirine, cerca de la ciudad de Medea, se encontraba un monasterio en el que vivían ocho monjes benedictinos trapenses y un hermano más que estaba de visita.

Venían de Francia y en 1996 fueron asesinados de manos de los grupos terroristas asociados con la Guerra Civil Argelina.

Algunos llevaban allí hasta más de 40 años dedicados a la oración, el trabajo en el campo, la ayuda a los más necesitados y el cuidado a los enfermos.

Así, el monasterio era una especie de centro de salud donde acudía cualquier tipo de persona sin importar sus ideas religiosas. Con este gesto lo monjes buscaban la convivencia entre cristianos y musulmanes.

Pero este territorio comenzó a ser un peligroso corredor de grupos terroristas y en 1995 invadieron el monasterio.

A partir de ahí los religiosos se preguntaban si quedarse y permanecer junto con los habitantes de Tibhirine con quienes había un fuerte lazo de amistad. Pero corrían el riesgo de ser asesinados por el odio racial y religioso.

La película francesa “De dioses y hombres” (2010 y merecedora del gran premio de jurado en el Festival de Cannes) cuenta cómo transcurría la vida en este monasterio y narra la disyuntiva a la que se ven sometidos estos hombres que no querían dejar su misión pero que, a la par temían perder su vida.

Después de momentos de diálogo y oración decidieron de manera unánime quedarse. El amor a los lugareños les fue más fuerte que la protección de su propia vida.  En marzo de 1996 siete monjes fueron secuestrados y dos se salvaron (Jean Pierre yAmédée, quien falleció en 2008) porque los terroristas no los encontraron.

Los secuestradores pidieron a Francia un canje: ellos dejarían en libertad a los monjes mientras que este país abogaría por la liberación de varios terroristas. Francia se negó. Así el 21 de mayo los siete monjes fueron asesinados y después de nueve días se encontraron sus cuerpos sin vida en una zona desolada de Medea. Los hermanos Christian, Christophe, Michel, Célestin, Luc, Bruno y Paul se convirtieron en nuevos mártires de esta reglón.

“Todos los hombres de alrededor del monasterio vinieron. Ellos enterraron a los hermanos. La población civil llevó los ataúdes a las tumbas, y cada uno echó un puñado de tierra. Al final todos nos abrazamos”, contó el hoy, único sobreviviente de esta masacre, el anciano Jean Pierre Schumacher, en entrevista con el periódico El Mundo de España.

Estos mártires trapenses han dado con su vida una lección llena de amor que sobrepasa los límites de la vida misma, y de perdón a quienes son capaces de silenciar con un rifle a aquellas personas cuyo único pecado es propiciar que la hermandad subsane las absurdas diferencias religiosas. El perdón es “una mariposa frágil que, con el batir de sus alas, puede provocar una reacción en el otro extremo del mundo”, dijo el hermano Jean Pierre al portal Periodista digital.
Publicado originalmente en elcolombiano.com

Foto tomada de internet

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.